Llegamos a ustedes gracias a:



Noticias

Forrester: La nube no es el futuro de TI

[12/06/2012] La computación en la nube no es el futuro de TI pero sí la comoditización, señala Forrester, aunque cada uno de ellos soporta al otro.
Forrester afirma que como resultado de la comoditización y modernización, los portafolios de TI evolucionarán con el tiempo hasta que muchas aplicaciones sean adecuadas para su despliegue en la nube, pero muchas no lo serán.
James Staten, analista de Forrester, señala en un reporte: No todo se irá a la nube ya que hay muchos procesos de negocio, conjuntos de datos y flujos de trabajo que requieren de hardware específico o soluciones propietarias que no pueden aprovechar la economía de la nube. Por este motivo probablemente tengamos mainframes por otros 20 años más.
El reporte Make the Cloud Enterprise Ready, que es parte de Playbook on Cloud Computing, urge a los CIO a aprovechar los servicios de nube en la actualidad y cosechar los beneficios de aprender tempranamente al hacerlo para ganar una ventaja competitiva en el futuro.
El Playbook on Cloud Computing es un marco para adoptar la nube, que detalla los beneficios y las desventajas de las nubes públicas y privadas, la economía de la nube, y que aborda el tema del cloud washing, es decir, de los esfuerzos por parte de muchos proveedores de marketear sus servicios TI usuales y productos de virtualización como productos de nube.
El reporte Make the Cloud Enterprise Ready afirma: en el largo plazo, las empresas tendrán un portafolio híbrido de deployments de cargas de trabajo en nube y fuera de ella que use estas opciones para optimizar los requerimientos de recursos y la agilidad.
Y añade: en este futuro estado la mayor parte de las cargas de trabajo del sistema residirán en la nube mientras que sus propios sistemas de registro evolucionarán hacia la nube a un paso más lento, aunque deliberado. El resultado final será un ambiente mixto administrado a través de un árbol de decisiones y una serie de sistemas de automatización de las cargas de trabajo que asegure el gobierno corporativo y el cumplimiento regulatorio en todo el portafolio.
El reporte también advierte que aquellas empresas que hayan escogido una arquitectura de nube privada como su principal estrategia de nube no disfrutarán de los ahorros que se pueden obtener a través de los servicios de nube pública o a través de una arquitectura que combine capacidades TI de nubes públicas y privadas, algo que usualmente se conoce como arquitectura de nube híbrida.
Antony Savvas, Computerworld UK