Llegamos a ustedes gracias a:



Columnas de opinión

El cloud computing como agente igualador entre Pymes y grandes empresas

Por: Pablo Massis, Country Manager de Soluciones Orión

[22/06/2012] Al pensar en nuevas tecnologías, se tiene la percepción errónea de que para implementarla en nuestra pequeña o mediana empresa, tendremos que invertir una gran cantidad de dinero, existirá una alta complejidad y requerirá conocimientos de expertos en TI. Con este paradigma, las Pymes sienten que las últimas tecnologías están fuera de su alcance. Frente a esto, deciden invertir en herramientas puntuales, programas o licencias determinadas que no perdurarán por mucho tiempo, y que solo entregan un valor agregado parcial o marginal.
Cuando nos insertamos en el mundo del cloud computing, vamos descubriendo una cantidad innumerable de aplicaciones o herramientas, muchas de ellas gratuitas, que las empresas pequeñas pueden aprovechar.
Con la nube, la tecnología ha dejado de ser una inversión fija o CAPEX (Capital Expenditures o Gastos de Capital) y se ha transformado en OPEX (Operating Expenditures o Gastos Operacionales). Es decir, ha evolucionado a un servicio de consumo On Demand pagando solo por lo que se usa. Esto permite a las pequeñas y medianas empresas acceder a tecnología de vanguardia según su tamaño y consumo, dando paso a una gran cantidad de beneficios como flexibilidad, rapidez, movilidad, actualización constante, entre muchos otros. Además, permite desprenderse de elementos y conductas habituales de tecnología como servidores, sistemas operativos, licencias, mantenciones, personas a cargo de estas últimas, etc. La arquitectura tradicional exige aproximadamente el 80% del presupuestos en mantención de lo que se adquirió y no en adquirir nuevas tecnologías. De ser así, la empresa podría destinar muchísimos más recursos que agreguen valor a la empresa.  
               
Si exploramos en el mercado digital de aplicaciones, como Google Marketplace, Chrome Store, Android Market, Apple Store, etc, son literalmente miles las aplicaciones que encontramos a costos muy accesibles, incluso muchas gratuitas. Entonces, solo al indagar un poco en la nube, las Pymes podrían acceder a muchos servicios sin costo.
Por su parte, las grandes empresas al entrar en la nube, consiguen generar un gran impacto en el TCO (Total cost of ownership o Costo de Propiedad), bajando de manera sustancial sus costos en comunicación, infraestructura, viajes, etc. Además de otros beneficios de trabajar en la nube -de los cuales ya se ha hablado bastante- como la mejora en la comunicación, movilidad, innovación y colaboración, aumento del trabajo en equipo, acceso desde cualquier momento, lugar y dispositivo, rapidez en la implementación, en fin, todos beneficios que aumentan la productividad en una gran empresa.
Hoy las Pymes pueden estar a la par con las grandes empresas gracias al cloud computing. Ambas podrán acceder a tecnología de vanguardia y competir en las mismas condiciones. Una vez más, el poder está en manos del usuario, es él quién decidirá cómo, cuándo y dónde contar con tecnología de primer nivel, lo que se traducirá, indudablemente, en la obtención de múltiples beneficios para su empresa.
CIO, Perú