Llegamos a ustedes gracias a:



Noticias

Hitachi anuncia transformación

[26/06/2012] Son tiempos duros para la industria electrónica japonesa, por ello no es de sorprender que se tomen decisiones duras, no solo para asegurar la continuidad de la firma sino también para generar una transformación.
Hitachi está tomando esas duras decisiones. Al mando de Hiroaki Nakanishi, presidente de la compañía, la firma decidió en marzo del año pasado vender su división de almacenamiento por 3.500 millones de dólares en efectivo más 25 millones de acciones; una transacción que le permitió poder presentar a inicios del mes pasado un aumento de 45% en sus ganancias netas -llegando a los 4.350 millones de dólares- correspondientes a su más reciente año fiscal.
Así lo declaró Nakanishi al diario The Wall Street Journal, señalando que no solo desea incrementar las ganancias de la corporación, también desea transformarla. Y para ello es necesario dejar atrás parte de la historia de la firma; es decir, seguir con el proceso de separación de las unidades no fundamentales para el nuevo perfil de empresa que desea Nakanishi.
Hitachi es una firma que conglomera a una serie de empresas que fabrican prácticamente de todo, incluso ollas arroceras. Nakanishi desea que la corporación se enfoque sólo en las áreas más rentables, las asociadas a los productos para empresas. Y de hecho, ya se encuentra en camino a hacerlo.
Según lo comentado por el ejecutivo, Hitachi ha comenzado un proceso que va a dejar de lado a las unidades dirigidas hacia productos para el consumidor final, como aquellas que se ocupan de los teléfonos móviles o componentes para computadoras y televisores de pantalla plana; y más bien se va a concentrar en productos para centrales eléctricas, líneas de ferrocarril e instalaciones para el tratamiento del agua.
El ejecutivo señaló también otro objetivo para la empresa: llegar a una rentabilidad de dos dígitos. La meta es ambiciosa, más si se toma en cuenta que, por lo general, las empresas japonesas se encuentran en cifras por debajo del 5% y tienen, por tradición, poco margen de maniobra para alterar su estructura.
Lo que el ejecutivo plantea, entonces, es un viraje radical que, aunque pueda parecer extraño al inicio, podría no solo dar resultado sino también servir de ejemplo para otras corporaciones japonesas.
Si en la actualidad las firmas japonesas se concentran en los grandes volúmenes y en las grandes cifras de ventas, con la transformación de Hitachi se podría dar paso a una empresa que se concentre más en la rentabilidad de sus operaciones. Y si una lo logra, las demás la seguirán.
CIO, Perú