Llegamos a ustedes gracias a:



Conversando con...

Johnnie Tirado, líder de Tecnología, Medios y Telecomunicaciones de Deloitte

Dentro de dos años será normal comprar una computadora con SSD

[26/06/2012] Hace unos días conversamos con Johnnie Tirado, especialista de la consultora Deloitte en el campo de las tecnologías de la información. El tema que nos reunió entonces fue el desarrollo del mercado de los SSD (solid state drives), y su paulatina adopción como reemplazo de los discos duros tradicionales.
Para el analista el reemplazo ya es evidente en algunos mercados como el de los gadgets, y será evidente en dos años y medio en el mercado de las computadoras personales.
¿Los discos de estado sólido son relativamente nuevos, donde es que primero han llegado?
Como dices, los dispositivos de estado sólido es una tecnología relativamente nueva que inicialmente se han utilizado mucho en dispositivos que no son necesariamente computadoras. Esto porque obviamente el costo, remontándonos al 2007 o 2008, de ponerle a una computadora un SSD como almacenamiento podría ser de mil a 1.300 dólares, y era prácticamente el mismo costo de la computadora.
Ahora el mercado ha cambiado, los SSD han bajado sus precios ostensiblemente, ahora podemos hablar de SSD de alrededor de 170 dólares que no es un costo tan elevado. Por eso los SSD se están usando mucho en dispositivos como los teléfonos inteligentes, y tabletas, pero obviamente no con la misma capacidad que tendrían para las laptops o las PC tradicionales. Y esto sin hablar del negocio en el parte empresarial, donde los SSD se pueden utilizar en unidades de virtualización ya que ofrecen velocidades hasta 10 veces mayores a las que ofrece un disco tradicional. Entonces para cierto tipo de funcionalidades da muchas ventajas.
Los SSD pueden llegar a varios tipos de dispositivos ¿varía también la forma en que se comercializan?
Si, y también dentro de la misma gama de SSD existen diversas tecnologías, dependiendo del mercado objetivo al que se quiere llegar. Entonces, definitivamente sí hay una optimización, y lo que veo es que cada vez más se están optimizando costos y usos; es decir, los fabricantes están siendo más especialistas y tienen un SSD para laptop, un SSD para smartphone, para las tabletas, etcétera. Lo que se está buscando es tener una relación costo beneficio.
¿Cual es el mercado más grande y podría representar el futuro del SSD?
Definitivamente, para mí, el SSD tendría dos grandes mercados. Uno de ellos es el de consumo masivo, y dentro de él las laptops. Creo que de aquí a dos años o dos años y medio será normal comprar una computadora con un SSD, porque va a representar mejor desempeño para la máquina y mayor calidad de información.
El otro mercado es el empresarial, donde se encuentra otro tipo de dispositivos: los de almacenamiento. Todo lo que tiene que ver con storage es un negocio muy importante.
Y a veces los grandes desarrolladores de la tecnología pueden estar enfocados en un único mercado como puede ser el de consumo masivo o al mercado empresarial.
Entonces por marcas se pueden ir especializando.
Así es. Por lo menos, IBM te aseguro que va a estar buscando, como lo está haciendo, tecnologías fuertes para el sector empresarial. Porque su intención es encontrar cómo reemplazar sus discos tradicionales de almacenamiento que tienen en sus computadoras, a unidades de almacenamiento de estado sólido que le den ventajas a sus clientes.
¿Dentro de dos años los costos del SSD se van a acercar a los de los discos tradicionales como para que sea más atractivo el reemplazo?
Obviamente, es lo que nos lleva a pensar lo que siempre ha sido la historia de las tecnologías. Si nos remontamos al 2007 o 2008, cuando aparecieron los SD, costaban mil o 1.200 dólares y almacenaban cuatro gigas u ocho gigas. Hoy estamos hablando de dispositivos de 256 gigas con precios de 170 dólares aproximadamente.
Hay una estadística que dice que en el año 2006 el uso de los SSD en los móviles era de 20% pero que ahora llega al 90%. ¿Por qué se ha dado este crecimiento?
Es por desempeño y por capacidad, ya que ocupan menos espacio -son chips- y por tanto son dispositivos muy especializados que requieren de menos área que un dispositivos tradicional de almacenamiento.
¿Y dentro del campo empresarial tiene un futuro en el mediano o corto plazo? Ya que si su ventaja es la velocidad, no todos los datos tienen que recuperarse rápidamente.
Obviamente, todo esto depende de cuánto más podrán abaratar los costos las empresas fabricantes y obviamente de la demanda. Cuando las empresas empiecen a ver las ventajas de estos dispositivos e incrementen la demanda se van a comenzar a reducir los costos, que es lo que está ocurriendo en el caso de los dirigidos al consumo masivo.
Jose Antonio Trujillo, CIO Perú