Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

Por una ciudad más inteligente

[26/06/2012] Las tecnologías de la información no solo han permitido el desarrollo de la industria, también han sido el catalizador de mejoras en nuestra forma de vida cotidiana. Y no estamos hablando de los clásicos gadgets que utilizamos para entretenernos; sino de dispositivos y tecnologías que, de manera imperceptible, han logrado que los lugares en donde vivimos -las ciudades- puedan resolver una serie de problemas.
De eso se trata básicamente la inteligencia de las ciudades, de la resolución de problemas que reducen nuestra calidad de vida. Y ese fue el tema que Ángel Bertolotti, consultor de IBM en Ciudades Inteligentes, desarrolló durante una exposición durante la pasada ExpoTIC.
Trabajar más duro no es una opción. Se requiere de un enfoque novedoso, sostuvo Ángel Bertolotti, consultor de IBM en Ciudades Inteligentes, durante su exposición desarrollada en la pasada ExpoTIC.
La inteligencia de la ciudad
La población del mundo ha crecido exponencialmente en los últimos 100 años. La mejora en la expectativa de vida, y en la tasa de mortalidad infantil, han disparado la cifra de habitantes del planeta como nunca en la historia de la humanidad. El resultado ha sido que cada vez más personas ocupen las ciudades, a tal punto que desde el 2007, por primera vez en la historia, la mayoría de la población mundial (3,3 mil millones de personas) viva en las ciudades.
Este cambio en la forma de vida de la humanidad ha ocasionado problemas, siendo el colapso de la infraestructura de las ciudades uno de los más apremiantes. Bertolotti sostuvo durante su presentación que los municipios pierden entre el 20% y el 50% del agua potable que producen, que los sistemas de transporte han llegado a tales límites que hace poco tiempo fuimos testigos del mayor atolladero de tránsito del mundo cuando en China 60 millones de personas quedaron inmovilizadas durante 10 días, y que en el caso de la energía un apagón dejó a oscuras a 55 millones de personas en el noroeste de Estados Unidos.
Trabajar más duro no es una opción. Se requiere de un enfoque novedoso, sostuvo el ejecutivo.
Ese enfoque novedoso implica dotar a las ciudades de un sistema de inteligencia que les permita enfrentar sus problemas. Ciudades inteligentes, por tanto, son aquellas que crean bienestar y crecimiento sustentable.
Y ese bienestar y crecimiento se logra, a decir de Bertolotti, a través de la explotación de la información para tomar mejores decisiones; de la resolución de los problemas, atendiéndolos en forma proactiva; y de la coordinación de recursos para operar eficientemente.
Un ejemplo de este enfoque es Rio de Janeiro, en Brasil. Esta ciudad implementó un Centro de Operaciones que tenía como propósito inicial la prevención de desastres y situaciones de emergencia, pero que luego se amplió hacia otras tareas de coordinación.
El Centro incorpora la información en tiempo real de la red de energía, agua, transporte y de algunos edificios importantes.
Se incrementó la eficiencia en el despliegue de recursos, coordinando diversas agencias para responder a los problemas, puntualizó el ejecutivo.
El Centro incorpora las mejores prácticas mundiales en tres sectores fundamentales: seguridad pública, transporte y respuesta a situaciones críticas. En el primer caso, ayuda a prevenir y predecir el crimen, integra y analiza información de inteligencia, y realiza un análisis avanzado de imágenes, texto y audio.
En el campo del transporte mejora la gestión del tráfico, optimiza el uso de las vías y mejora la experiencia del usuario. Mientras en situaciones críticas y desastres coordina respuestas que involucran a varias agencias y minimiza el impacto ante situaciones de crisis.
El sistema funciona, un video testimonial así lo muestra; además será la base para que el país adopte la herramienta a modo de preparación ante los próximos Juegos Olímpicos y la Copa Mundial de Futbol, señaló el ejecutivo.
Hacer las ciudades más vivibles
Luego de su presentación quisimos ahondar en el tema y charlar con el ejecutivo sobre lo que hasta el momento ha significado la implementación de las ciudades inteligentes.
En medio del bullicio de la feria tecnológica pudimos encontrar un espacio para conversar y hacerle algunas preguntas que surgieron al escuchar su presentación.
Los motivos por lo que una ciudad quiere ser inteligente son diversos pero en resumen es para resolver problemas, ¿no?
Resolución de problemas y, en términos más generales, para hacer las ciudades más vivibles y para que se pueda sostener el crecimiento. Cada una de esos motivos implica resolver muchos problemas, así que podemos decir que sí, que es para resolver problemas. Si no hubiera problemas no habría necesidad de transformar las ciudades en inteligentes.
¿Quienes son generalmente los que impulsan el hacer más inteligente una ciudad?
Por lo general, son los alcaldes, las altas autoridades de una ciudad, los gobiernos locales, los gobiernos regionales, dependiendo del país y de cómo se manejan las jurisdicciones en él. Perú es un país particularmente complejo porque las ciudades tienen muchos municipios; entonces, es necesario coordinar acciones entre varios actores, además también se debe considerar a los presidentes regionales. Es una estructura un tanto más compleja que la de otros países.
El caso más impresionante es el de Rio de Janeiro donde parece que controlan todo.
Sí, pero no controlan todo, sino que es el Centro está orientado a resolver los problemas de operaciones, como su nombre indica. Lo que sucede es que la operación diaria requiere la interacción con muchas áreas distintas de la ciudad.
Por ejemplo, cuando se produjeron los deslizamientos de tierra en Rio de Janeiro, se despachó una ambulancia para atender a una persona que necesitaba asistencia y esa ambulancia quedó detenida porque había una vía que estaba rota. El alcalde de Rio de Janeiro se preguntaba ¿cómo puede ser que nosotros no sepamos que esa vía estaba rota? En realidad, sí lo sabían, pero quien lo sabía era el área de tránsito y no el área de salud, que es la que despacha las ambulancias.
Así quedó manifiesta la importancia de la interacción de las diferentes áreas de una ciudad y de la visualización de la ciudad como un sistema de sistemas, que es lo que realmente es. Cuando nosotros queremos entender el tránsito es porque el objetivo final era que la ambulancia llegara a tiempo. Pero cuando entendemos el tránsito, también podremos saber cuándo se va a hacer una obra, cuándo se va a romper una vía, acciones que son manejadas por otras áreas del municipio.
Los centros de operaciones, entonces, ayudan a tener un control bastante integral de las operaciones de la ciudad para que realmente puedan realizarse de la manera más sencilla.
Asumo que ello también implica bastante trabajo con los procesos al interior de las organizaciones.
Sin duda. Una de las cosas que hay que realizar cuando se implementa un proyecto de este estilo es definir cómo se va a atender cada una de estas situaciones. Es una parte clave saber cuál va a ser el proceso por el cual se atiende a una incidencia operativa, un accidente o una catástrofe. En cualquiera de los casos, hay diversos grupos de procesos que hay que disparar, y esos procesos también tienen que ser mejorados e incorporados en la tecnología para que sean más eficientes y se puedan controlar. Además, uno de los objetivos es controlar lo que pasa, tener indicadores de gestión (cuánto se demora en la resolución, quiénes tienen que intervenir) para poder establecer prácticas y realizar una mejora continua de esos indicadores.
¿Las implementaciones de este tipo de proyectos se dan por etapas?
Se dan por etapas, y la primera de ellas es una decisión fuertísima de la máxima autoridad. Después tenemos que entender cuál es el área; en el caso de Rio de Janeiro, el área con la que se inició fue la prevención de inundaciones y deslizamientos y la gestión de sus emergencias.
Pero hay otras ciudades que comienzan por el control y la gestión del tránsito o empiezan por la seguridad pública, como Nueva York. Hay diferentes áreas por las que una ciudad puede comenzar su camino a ser una ciudad más inteligente.
¿En Nueva York que herramientas se utilizaron?
Para reducir la criminalidad se usaron muchas herramientas, pero te puedo contar de aquellas desde el punto de vista de la tecnología. Básicamente, además de un fuerte sistema de comunicación hacia la población -sustentado en información fidedigna tomada de sistemas de información- se implementaron sistemas de videovigilancia inteligentes y sistemas en donde se centraliza toda la información criminológica (quiénes son los criminales, permisos para portar armas, infracciones de tránsito, direcciones conocidas de los delincuentes, cómo éstos se vinculan, etcétera) que le permiten al Real Time Crime Center actuar de manera rápida y eficaz ante los problemas de seguridad pública.
Las herramientas que IBM ha utilizado son de su portafolio o creaciones ad hoc.
En realidad IBM viene hace muchos años ayudando a muchas ciudades a resolver problemas en seguridad, salud, transporte, gestión de emergencias, y similares. En todos esos años hemos aprendido muchísimo, y la decisión que se ha tomado con la estrategia de planeta y ciudades inteligentes es empezar a crear productos que incorporen toda esa experiencia, mejores prácticas y soluciones que se han creado individualmente.
Entonces tenemos una infraestructura de tecnología y de software que usamos y sobre esa infraestructura tenemos soluciones y productos específicos para resolver problemáticas específicas de las ciudades. Tenemos productos para transporte y tránsito, seguridad pública, entre otros; y todos ellos conforman las soluciones de ciudades inteligentes.
Jose Antonio Trujillo, CIO Perú