Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

Proyectos de ERP en las pymes

No olviden el ROI

[07/04/2009] Para las empresas pequeñas y medianas, las implementaciones de un ERP puede ser una empresa arriesgada. La implantación de un ERP involucra no solo grandes capitales sino también prolongados periodos de implementación, significativos recursos TI y un intenso cambio cultural. Estos factores pueden ser especialmente desalentadores para las pequeñas -pero crecientes empresas- que intentan salir de los familiares QuickBooks o las hojas de cálculo de Excel.

La implementación promedio de un ERP en una MyPE toma diez meses, aunque el trabajo de instalación continúa mucho después de la fecha de inicio de operaciones, de acuerdo a una reciente encuesta de Aborden Group en 920 pymes. Los costos financieros pueden ser igual de significativos: las pyme con menos de 50 millones de dólares como ingresos anuales generalmente tienen que pagar cerca de 300 mil dólares por el software y servicio de un ERP, mientras que empresas más grandes (con ingresos entre los 100 millones de dólares y los 250 millones de dólares) gastarán 1,4 millones de dólares, señalan los datos de la encuesta.
Dado este nivel de inversión, uno podría pensar que el ROI será la prioridad para la mayoría de las compañías, escribe Cindy Jutras, vicepresidenta y fellow de investigación de Aborden en un reporte de marzo de. 2009, Medición del ROI del ERP en las pymes.
Pero no lo es. Los datos muestran que el 52% de los que respondieron la encuesta algunas veces o nunca estimaron el ROI para justificar (en costos) un proyecto de ERP (48% siempre lo hace). Y luego de la implantación, el 75% algunas veces o nunca midieron el ROI luego de completar el proyecto ERP (sólo un 25% lo hace siempre).
En otras palabras, muchas pymes se sienten obligadas a realizar esta inversión, escribe Jutras, simplemente porque vieron que el ERP era una infraestructura necesaria para soportar la empresa.
Por su puesto, el punto de Jutras es que determinar el ROI antes y después de la implantación es fundamental para lograr el éxito en los proyectos de ERP, especialmente en las pymes, con recursos limitados, en estos tiempos difíciles.
Una implementación de ERP bien administrada puede ser una fuente continua de ahorros de costos y mejoras operativas que ayuden a las compañías a sobrevivir y luchar en estos tiempos de dificultad económica, señala. Las metas estratégicas de estandarización y aceleración de los procesos empresariales y de provisión de una visibilidad mejorada, son esenciales para mejorar la ejecución de la empresa, lo cual a su vez apoya a las metas organizacionales de ingresos y crecimiento de las ganancias.
Durante la última década, los proveedores de software empresarial y sus clientes han prestado particular atención en la reducción del costo total de propiedad (total cost of ownership — TCO) de las aplicaciones ERP. Sin embargo, centrarse exclusivamente en el TCO ya no es suficiente, sostiene Jutras. El foco de atención debe ampliarse ahora para incluir al ROI de los proyectos de ERP para justificar la continua inversión y la maximización de los beneficios de la empresa.
Las horrendas condiciones económicas que ahora enfrentan las pymes, han convertido a la reducción de costos en la prioridad de las listas de pendientes de las estrategias de ERP, de acuerdo a los datos de la encuesta de Aborden. El mantra de debes reducir costos ha desplazado al de expectativas de crecimiento y servicio al cliente como las principales motivadores de las empresas con ERP.
Sin embargo, Jutras señala que reducir la inversión en ERP simplemente no es la estrategia correcta ahora. Con la crisis económica, una mala reacción podría ser el detener cualquier gasto discrecional en los proyectos de ERP, justo cuando su potencial en ahorro de costos y mejora de operaciones se necesita más, escribe. Dada la actual incertidumbre económica, ahora es más crítico que nunca mantener vivos estos objetivos.
Thomas Wailgum, CIO