Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

La nube de Google vs. la nube de Amazon: Cómo se comparan

[08/08/2012] La nueva nube IaaS de Google se jacta de tener un gran desempeño en computación pero carece de la amplitud de características que se encuentran en la Elastic Compute Cloud de Amazon Web Services, de acuerdo a un analista de la industria.
Ninguna de las empresas proporciona detalles de los chips dentro de sus servidores, pero el analista Chris Gaun de Ideas International -recientemente adquirida por Gartner- ha utilizado la información de las declaraciones públicas para determinar el hardware que se encuentra detrás de cada una de las nubes de los proveedores.
Google ha señalado que utiliza procesadores Sandy Bridge de Intel y que cada unidad de su Compute Engine ofrece un desempeño que iguala, por lo menos, al de un chip Opteron 2007 de 1,0 a 1,2 GHz. Otros medios han reportado que Google utiliza procesadores de 2,6 GHz, lo que hace que Gaun considere que la empresa tiene chips Xeon E5-2670, los únicos en el mercado -al momento del anuncio de Google- que ofrece ese nivel de poder de cómputo bruto.
Gaun cree que Google está usando este chip de gran capacidad en toda su infraestructura de nube, mientras que Amazon lo utiliza en ciertos tipos de instancias de los clientes de la Elastic Compute Cloud. Parece que Google está utilizando solo los chips más recientes y poderosos del mercado, mientras que Amazon tiene una amplia variedad de chips para el uso de los clientes, señala Gaun.
Amazon, sin embargo, no se está quedando sin hacer nada. A finales de julio AWS, por ejemplo, anunció la capacidad para establecer las input/output operations per second (IOPS) en Elastic Block Storage.
Existen otras diferencias entre Google Compute Engine, que aún se encuentra en modo preview limitado, y los servicios de nube de Amazon. AWS tiene 11 diferentes tipos de tamaños de instancias de cómputo, que van desde pequeñas máquinas virtuales con 1,7GB de memoria, hasta clusters de cómputo muy grandes con 60,5GB de memoria, mientras que Google tiene solo cuatro. Google también ha puesto a disposición de sus clientes de nube los enlaces de fibra óptica que tiene entre sus propios centros de datos. Sin embargo, AWS tiene una gran variedad de características en su nube, como los volúmenes EBS, servicios de bases de datos relacionales, balanceadores de carga, entre otros.
Las dos empresas están atrayendo a diferentes clientes, señala Gaun. Mientras que AWS está dirigiéndose a los negocios que se basan en la tecnología y que están tornando hacia la nube para alojar sus sitios web, bases de datos y almacenamiento, Google se encuentra enfocada inicialmente en los equipos de investigación y desarrollo que puedan tener necesidad de computación de alto desempeño para completar un proyecto, por ejemplo. La estrategia se puede ver en los modelos de precios: AWS ofrece descuentos en los precios de las instancias reservadas, en las cuales los clientes acuerdan usar una instancia de cómputo por meses o incluso años. La nube de Google tiene un precio basado en periodos de tiempo más pequeños y, por tanto, se apunta a proyectos de vida más corta.
Gaun afirma que si Google quiere competir en un mercado más amplio con Amazon, probablemente tendrá que ofrecer una opción de precio con descuento para el uso en el largo plazo. Llegará con el tiempo, predice Gaun, dado que la cloud computing de la empresa no se encuentra disponible para todos aún.
Brandon Butler, Network World (EE.UU.)