Llegamos a ustedes gracias a:



Noticias

Un nuevo sitio le permite decirle de todo a su jefe, de forma anónima

[13/08/2012] Ofrecer retroalimentación, incluso si se hace de manera constructiva, puede ser un proceso complicado en un ambiente de alta presión. Happiily, una startup de Columbia Británica, sin embargo, está intentando hacerlo de manera menos tensa.
El nuevo sitio de la empresa, Tell Your Boss Anything (Dile a tu jefe de todo), es el equivalente moderno a la vieja caja de sugerencias; los empleados pueden proporcionar retroalimentación de manera anónima a sus gerentes, mientras que los gerentes que quieren instituir el sistema pueden invitar a los trabajadores a usar el servicio. Las cuentas de administrador se encuentran disponibles por 20 dólares cada una.
Naturalmente, el producto incluye rigurosos mecanismos de filtrado para evitar que sea usado como un simple medio para el abuso. Es más, señala el fundador Tom Williams, Tell Your Boss Anything pronto va a transformar la caja de sugerencias en una fuente real de entendimiento sobre lo que está ocurriendo en la oficina.
The Tell Your Boss Anything tendrá características que se desplegarán en las siguientes semanas y que se darán alrededor de cosas como ¿cuáles son los temas que están obteniendo más retroalimentación?, afirmó. Haremos trabajo de informática y de panel.
El sitio es un producto surgido a partir del principal producto de Happiily, un conjunto de aplicaciones web que permiten a los negocios rastrear el humor de los empleados. y tener una idea de aquello en lo que están pensando. Este servicio se cobra por posición, y -debido al anonimato- apunta básicamente a empresas con más de una docena de empleados.
La génesis de Happiily, de acuerdo a Williams, ocurrió cuando el equipo estaba trabajando en un sistema que permitiría que los asistentes a una conferencia se califiquen unos a otros en términos de su influencia profesional. Rápidamente se dieron cuenta que el proyecto podría ser adecuado para un uso diario, remplazando a las encuestas anuales o trimestrales como el principal mecanismo para obtener retroalimentación de los empleados.
Jon Gold, Network World (EE. UU.)