Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

Microsoft abre opciones de desktop virtuales

Opina una analista de Forrester

[13/04/2009] Los cambios que ha realizado Microsoft sobre su licenciamiento de virtualización del escritorio, le están proporcionando a las empresas más escenarios sobre las formas en que pueden virtualizar Windows XP o Vista en los desktops corporativos, pero aún esta es una iniciativa complicada y relativamente costosa, de acuerdo a un reciente reporte de Forrester Research.

Desde el 1 de enero, Microsoft ha flexibilizado algunas antiguas restricciones concernientes a la forma en que las PC puede acceder a un desktop corporativo virtualizado en su licencia Vista Enterprise Centralized Desktop (VECD), señaló Natalie Lambert, analista de Forrester, en el reporte Virtualización del Desktop: reglas actualizadas para el camino hacia la virtualización de Windows.
Sin embargo, el licenciamiento aún se encuentra atado a Software Assurance (SA), el costoso servicio de mantenimiento y actualización empresarial de Microsoft, y Microsoft aún solicita a las compañías que licencien Windows por sobre cualquier software de virtualización -el suyo propio, VMware, o el de cualquier otro- que la compañía esté usando, señaló la analista.
Aún es muy complicado, pero los escenarios se están abriendo lo suficiente como para hacer posible la visión de la virtualización del escritorio, señala Lambert.
La virtualización del escritorio permite a una empresa correr una imagen virtual del escritorio de un usuario -con el sistema operativo, las aplicaciones y los datos a los que un empleado normalmente tendría acceso- en el data center, más que localmente. Las compañías pueden, entre otras cosas, usar esto para remover este costo fuera de sus ambientes de TI.
Los cambios en el licenciamiento VECD, en particular, abren dos escenarios que permiten a los contratistas y a los empleados de tiempo completo de las empresas utilizar sus propias PC para acceder a un escritorio corporativo virtualizado, el cual es un proceso que se encuentra entre los problemas que las empresas están tratando de resolver utilizando la virtualización, afirma la analista.
Por un lado, las empresas están tratando de reducir el número de activos TI que proporcionan a sus empleados para reducir costos, señala Lambert. Esto es particularmente cierto en el caso de los contratistas que no trabajan a tiempo completo para una compañía. Por otro lado, los empleados de tiempo completo quieren acceso a sus escritorios corporativos, incluso cuando no se encuentran en sus oficinas, lo cual es otro problema que la virtualización del escritorio puede resolver.
Si una empresa ha virtualizado sus PC desktop en una red corporativa incluso antes del 1 de enero, estos escenarios eran posibles, señala, pero no les estaba permitido hacerlo con la versión anterior del VECD. Ahora Microsoft lo permite, pero con algunas advertencias y pagos adicionales, señala Lambert.
El nuevo licenciamiento funciona así: si una empresa ya tiene SA cubriendo todos sus dispositivos, les cuesta 23 dólares por dispositivo, al año, darles a los empleados la capacidad de acceder a sus PC corporativas a través del escritorio virtualizado de su compañía.
Si una PC no se encuentra cubierta por SA -digamos, en el caso de un desarrollador externo contratado en India sin un contrato Microsoft SA- entonces le cuesta 110 dólares por dispositivo, por año, permitir a alguien acceder al escritorio corporativo virtualizado. Más aún, la compañía que quiere darle a un contratista acceso a la red virtualizada tiene que comprar una versión empresarial de Vista o XP y tenerla instalada en la PC del contratista para que esta persona legalmente pueda acceder con VECD a la red virtualizada, señala Lambert.
Los empleados que quieran traer sus propias computadoras al trabajo, y usar el ambiente de desktop virtualizado corporativo puede acceder a un ambiente de desktop virtualizado de Windows por 110 dólares por dispositivo, por año, pero solo si cada empleado que quiere hacer esto ya ha comprado una copia de Windows y la tiene corriendo en la PC que posee, señala Lambert.
Este tipo de escenario incluso hace posible que un empleado, que prefiera trabajar en una computadora Mac de Apple en lugar de en una PC con Windows, use esa computadora en el trabajo para acceder a la red corporativa de desktop, añadió.
Elizabeth Montalbano, IDG News Service