Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

La importancia de la cadena de abastecimiento

[18/09/2012] En ocasiones olvidamos la importancia de aquello que no nos es tangible a simple vista. Eso es lo que ocurre, por ejemplo, con las cadenas de abastecimiento; sin las cuales, sin embargo, no podríamos disfrutar de ningún producto en la actualidad. La administración de estos vitales enlaces del comercio, se han hecho tan importantes que se han convertido en una industria en sí, con las complejidades y retos que esta naturaleza impone.
Precisamente para discutir sobre estos retos es que en días pasados se desarrolló en Lima el Forum Internacional de Logística y Cadena de Abastecimiento, XVII Expogestión, que en esta oportunidad llevó por título Visibilidad, Flexibilidad y Gestión del Riesgo en la Cadena de Abastecimiento.
El evento, organizado por la firma GS1, contó con la participación de David Simchi-Levi quien es el consultor y conferencista más reconocido del Instituto Tecnológico de Massachusetts en materia logística.
El evento incluyó dos días de conferencias y trató básicamente tres temas: la visibilidad, la flexibilidad y la gestión del riesgo.
Mediante el proceso de visibilidad se trata de ver y tener la información de lo que está ocurriendo en toda la cadena de suministro, ya sean las posiciones del inventario en los almacenes remotos, o el estado de los envíos en tránsito hasta que llegan al consumidor final.
La flexibilidad empresarial se define como la capacidad de respuesta rápida, eficiente y variada para adaptarse o anticiparse a los diferentes cambios que afectan a las organizaciones.
Finalmente, la gestión del riesgo representa la posibilidad de actuar adecuadamente ante un evento inesperado que afecte a la organización, influyendo negativamente en las actividades normales, o impidiendo que las cosas se realicen de acuerdo a lo planeado.
Precisamente sobre este último punto es que pudimos apreciar a uno de los expositores.
Karl B. Manrodt, investigador de la Universidad de Tennessee, expuso sobre este tema la exposición ¿Cómo manejar riesgos potenciales en la cadena de abastecimiento?.
El investigador inició su presentación realizando una breve síntesis de lo que consideramos al tratar un riesgo. Todo tiene que ver con uno mismo, sostuvo Manrodt. La percepción que tenemos del riesgo se enfoca en nuestras capacidades y en las necesidades que tenemos.
Karl B. Manrodt, investigador de la Universidad de Tennessee, expuso sobre este tema la exposición ¿Cómo manejar riesgos potenciales en la cadena de abastecimiento?.
Sin embargo, el investigador se encargó de mostrar a la audiencia que, en realidad, el riesgo tiene que ver con lo que se encuentra fuera de nosotros. Un ejemplo de este punto de vista fue el proporcionado por la experiencia que tuvo la marca de autos Jaguar en 1998.
En ese año, Jaguar se encontraba en la parte más baja de los rankings de satisfacción del consumidor; no porque la gente no quisiera estos autos, sino porque no podían encontrar repuestos para ellos. Se enfrentaban al riesgo de perder mercado.
Para enfrentar este riesgo Jaguar contrató los servicios de una firma de logística y creó una visión compartida y un interés alineado con la meta de subir posiciones en el ranking y llegar a la primera posición. El resultado fue un acuerdo a 10 años que animó a Unipart, el socio logístico, a invertir fuertemente en la cadena de abastecimiento de Jaguar; con ello luego de siete años alcanzaron la primera posición en el ranking de satisfacción al cliente.
De este ejemplo el expositor destacó que los resultados se lograron gracias a que se conformó una relación Win-Win en la que se pueden detectar cinco elementos fundamentales: foco en los resultados no en las transacciones, foco en el qué no en el cómo, el establecimiento de resultados claramente definidos y medibles, incentivos optimizados; y insight versus governance.
Y, por supuesto, ello implica que una de las soluciones más convenientes para mitigar los riesgos es el outsourcing de este tipo de servicios.
Pero también implica que el mejor tipo de relación que se puede dar en estos acuerdos es el que se basa en los resultados, no en las transacciones. A pesar de ello, en la actualidad, la mayor parte de las relaciones se basan en las transacciones; es necesario entonces cambiar hacia las relaciones basadas en los resultados.
Cuando uno va a un médico no le pagamos cada acción que realiza sino por curarnos, dijo el expositor a la vez que mostraba en un slide la necesidad que alguna vez tuvo de acudir a un doctor.
Con un modelo así se pasa de conseguir un proveedor que satisfaga mis necesidades a encontrar un forma de satisfacer las necesidades de ambos; se pasa de intentar hacer cumplir al proveedor los contratos, a trabajar juntos para lograr las metas de desempeño y compensaciones; se pasa de culpar y castigar al proveedor a comunicar los problemas para, conjuntamente, encontrar las soluciones; y se pasa de encontrar desagradables sorpresas a desarrollar un planeamiento comunicaciones integradas, señaló. Hay que administrar al negocio, no al proveedor, afirmó.
Esta es, entonces, una forma de administrar el riesgo compartiéndolo con el proveedor, pero también compartiendo las recompensas de estas acciones.
La mayoría desea reducir el riesgo pero no desean compartir los beneficios positivos de hacerlo, sostuvo el expositor e hizo las siguientes preguntas: Si un proveedor de servicios puede reducir tu riesgo ¿cuánto vale esto?, ¿cómo lo recompensas por tomar ese riesgo? y, sino hay recompensa, ¿por qué lo harían?
Entonces, una forma de reducir el riesgo es compartirlo con los proveedores de servicio, pero a la vez recompensarlos por su desempeño: dándoles más negocios, contratos más prolongados y un mayor margen de ganancias u otros incentivos.
Sin duda, esta fue una de las conferencias más interesantes a las que se haya podido asistir durante el evento; sin dejar de lado, claro, la exposición con la que se cerró toda la reunión y que fueron las palabras del expresidente Alan García.
Jose Antonio Trujillo, CIO Perú