Llegamos a ustedes gracias a:



Conversando con...

Carlos Truyenque, CEO de Amauta Cloud Services

Luego de adoptar la nube

[18/09/2012] La adopción de la nube es una alternativa muy oportuna para muchas empresas, y a partir de ella han nacido una serie de empresas que se dedican a la implementación de las diferentes opciones que tiene el mercado. Pero ¿qué hay después?
Un peruano que viajó a España a desarrollarse en la industria TI estuvo de paso por Lima, y nos explicó los planes que tiene para traer su emprendimiento a nuestro país. El diferencial que aporta es ocuparse de aquel momento posterior a la implementación, cuando todos ya tienen la herramienta pero quieren sacar el máximo provecho de ella.
Carlos Truyenque es CEO de Amauta Cloud Services y conversó con nosotros sobre su propuesta, pero también de la nube y de cómo se ve el mercado local desde la perspectiva de una empresa en España.
Me dijo que se fue hace ocho años a España pero ¿cuando fundó la compañía?
Hace cuatro años, el 28 de octubre del 2008, fundamos Amauta Technology Service. En ese momento éramos dos socios y la unidad de negocios principal era e-productivity, es decir, ofrecíamos servicios de productividad empresarial a las compañías para ayudar a transicionar al trabajador tradicional hacia un mundo nuevo en el trabajo, el de las tecnologías de la información y comunicaciones.
En ese momento surgía la nube de Microsoft pero fuimos antes socios de Google Apps y de Salesforce, dos de las empresas que nos dieron ingresos en los dos primeros años. A mediados del 2010 dividimos la empresa, yo me incliné más a la parte de nube de Microsoft y mi socio a la parte de Google Apps y Salesforce. Estas dos unidades de negocios no eran compatibles, si encontrábamos una empresa que era pro Microsoft no encajaba Salesforce, y si encontrábamos una organización pro Google Apps no encajaban las aplicaciones de Microsoft.
Por eso vimos por conveniente separarnos. Ahora no somos socios pero tenemos una labor en común todavía, mejorar el nivel de adopción del modelo de nube que es todavía inmaduro, de 20%. Por ello nos unimos para evangelizar y por ello me alegro cuando se adopta una solución de Google Apps, es un aliado, hay que decirlo. Se encuentra en un nicho de mercado distinto al que yo tengo, respetable y defendible.
¿Por qué escogió Microsoft?
Microsoft comienza a gestar la nube con la predecesora de Office 365 que es BPOS en el 2008, a España llegó en marzo del 2009. Tuvimos un primer cliente grande el cual ya es un caso de éxito que es Marie Claire, que en España es una gran empresa, tiene alrededor de 800 empleados y se dedica a la fabricación de ropa interior para damas.
Marie Claire era una empresa que se enfrentaba a una renovación tecnológica, tenía productos de Microsoft, y se encontraban convencidos que tenían que transicionar a la nube, la decisión estaba bastante madura y entramos y encajó perfectamente. Era un cliente donde Google Apps no hubiera encajado ya que tenían en claro que querían que sus clientes siguieran utilizando Outlook.
Cuando vimos esto y la posibilidad de seguir evolucionando con más servicios llegó la Cámara de Comercio de Valencia, que pasó de Lotus Notes a un entorno de Microsoft y logramos un nicho de mercado. Decidimos seguir alineados con Microsoft.
Lo interesante es que la hoja de ruta que nos ofrecía Microsoft era buena, a dos años tenían pensado lanzar su CRM en línea, que lo ha hecho, y tiene previsto lanzar el Project en línea cuya preview nosotros ya tenemos para pruebas. Ahora ya tenemos un offering bastante más amplio y quizás competimos con Google en casi todos los proyectos, tenemos un mensaje claro y somos sinceros en reconocer que en algunos casos mejor encaja Google Apps. Nosotros cedemos la oportunidad a nuestro antiguo socio cuando es lo mejor y viceversa.
¿Cómo se encuentra el mercado español en estos momentos?
El nivel de adopción en España se encontraba entre el 15% al 20%, y en Sudamérica se encuentra por sobre el 5%, aunque aquí hay más early adopters que en España. Aquí me encuentro con empresas de 500 trabajadores que deciden pasar porque era lo que quería y no es que pase una unidad de negocios, pasa toda la empresa.
Pero como dije, en España el nivel se encuentra por debajo del 20%, hay mucho techo pero la crisis sigue afectando la adopción. A pesar de ello seguimos creciendo, aunque de manera gradual, el mercado está resentido, puedes llegar con un buen mensaje, convences a los tomadores de decisión. pero se pueden tirar atrás por un tema presupuestal. Ese es un componente que tira hacia abajo la adopción en el mercado y creo que España lo va a notar.
Cuando se lanzó la nube uno de sus ganchos es que iba a hacer las cosas más económicas, ¿esto aún se mantiene?
Cada vez menos, yo soy más defensor de la parte funcional; en algunos proyectos no ha habido baja de precios, sino que le hemos dado a la empresa más funcionalidades, es decir, la hemos puesto en una autopista para que pueda correr. Pero en algunos casos hemos demostrado que sí se puede reducir costos -hasta 50% si se viene de una tecnología del 2003 o 2007- aunque es difícil cuantificar todo esto.
¿Cuál diría que es la diferencia que ha notado entre una empresa peruana y una española?
Diría que hablando a nivel individual, la española tiene menos dinero en la billetera para gastar, la peruana tiene un poco más de liquidez. Cuando llegamos aquí hicimos un roadshow y lo que te encuentras es crecimiento y proyectos en cartera en torno a las tecnologías de la información, pero bueno, se mantiene solo ese 5% de adopción.
Quizás en empresas que vienen de fuera o tienen un grado de internacionalización es más fácil entrar, que en otras que son locales o tienen una infraestructura que no se apoyan tanto en las tecnologías de la información. Pero las que se encuentran creciendo desean invertir en la nube porque eso les permite crecer.
¿Ustedes van a implementar una oficina en Perú?
Aquí teníamos dos unidades de negocio: despliegue y migración; y soporte. Prácticamente estas unidades de negocio correspondían a proyectos europeos, no hemos cumplido con traer las otras unidades para comenzar a diseñar proyectos, pero ahora queremos desembarcar con las dos restantes, donde la principal es la de productividad personal, que tiene una marca que es e-productividad y su labor es de evangelización.
Es decir, vamos a montar con un agente local un productivity lab con una infraestructura que permita una interacción y una demostración viva de qué puede aportar la nube. También vamos a ofrecer contenidos, es decir, talleres de cuatro horas en donde invitamos a los responsables de los negocios a tocar e interactuar con la tecnología, en este caso Office 365.
En los talleres de e-productividad nos enfocamos en cómo puede transicionar el trabajador tradicional a un mundo nuevo en el trabajo, hablamos de comunicaciones unificadas, mejora de la productividad con metodologías, y la tecnología puede ser diversa. Es un mensaje más de negocio el que se da en los talleres de productividad donde pueden alinearse otras tecnologías.
Queremos que participe un agente local que puede ser una universidad, como lo es en España o una cámara de comercio, que tenga un colectivo a quien convocar.
Lo importante es que se sepan utilizar las oportunidades que da la nube. Antes recibías 100 correos al día y ahora en la nube sigues recibiendo 100 correos al día, pero ahora te puedo ayudar a que el número de correos baje gracias a una buena metodología, con políticas y normas que te permita utilizar herramientas alternativas como la mensajería instantánea u otras.
Es decir, nosotros llevamos a la empresa a la nube y podemos hacerlo rápidamente, pero no se acaba ahí. Luego voy con una oferta evolutiva -incluso si fue otro el que llevó a la empresa a la nube- con talleres donde se puede sacar mejor partido a la herramienta que se acaba de adquirir. Son cuatro frentes los que atacamos: demasiados correos, demasiados desplazamientos, demasiadas reuniones y mucho papel; nuestras soluciones están orientadas a estas áreas.
En realidad, nuestro trabajo no se acaba con el despliegue, más bien ahí comienza.
Jose Antonio Trujillo, CIO Perú