Llegamos a ustedes gracias a:



Conversando con...

Luis Nikiel, director de Deloitte Analytics

Analítica, un paso más allá de la inteligencia de negocios

[25/09/2012] Hace unos días estuvo de paso por Lima Luis Nikiel, director de Deloitte Analytics, quien se dio un tiempo para conversar con nosotros sobre el tema que lo trajo a nuestra ciudad: la inteligencia de negocios y la analítica.
La presencia de Nikiel -quien vino desde Buenos Aires- obedecía a la forma en que se ha desarrollado la analítica en nuestro país, y en América Latina en general. Si antes era necesario conocer la historia del negocio para tomar decisiones, ahora es necesario predecir comportamientos y tendencias para realizar el mismo trabajo.
Los tiempos cambian y las necesidades se hacen más complejas, pero paradójicamente es necesario llevar de manera cada vez más sencilla la información para la toma de decisiones. Para ello es necesario primero ordenar la casa, contar con buenas bases de datos y un gobierno de los datos que nos asegure que la información que se genere a partir de ellos sea la más conveniente.
Sobre estos temas Nikiel profundizó durante nuestra charla.
¿Que podemos entender por analytics y business intelligence?
El concepto de business intelligence está asociado a la toma de decisiones, es decir, a la generación de información para la toma de decisiones. Sin embargo, éste es un concepto retrospectivo de la información, ya que se refiere a entregar información a la capa decisoria en base a hechos que ya sucedieron en la organización, mirando hacia atrás.
Sin embargo, el concepto evoluciona y aparece la analítica (analytics) que se basa en contar con información pero mirando al futuro, es decir, empezar a predecir qué es lo que va a suceder.
Por ello algunas organizaciones como Deloitte amplían el nombre de analytics a business analytics que comprende la inteligencia de negocios, el advanced analytics -que es la parte predictiva- y algo que es antiguo pero que está reapareciendo: el gobierno (governance)de los datos, ya que para poder tener información oportuna y de calidad necesitamos tener datos de calidad.
Pero ahora, gracias al avance tecnológico, no solo contamos con los datos que genera la propia compañía en forma interna, sino también con los datos de todo el contexto donde se mueve la organización. Ahora los datos son tantos que hay que enfocarse en administrar y depurar los datos para luego generar información.
Desde este punto de vista las herramientas están evolucionando a generar un nivel de integración más sencillo con los sistemas que generan datos, es decir, con los sistemas transaccionales; pero a la vez generan una mayor facilidad de uso para que los usuarios no tengan tanta dependencia de los conocimientos técnicos y poder autosatisfacerse en la demanda de información. Ahora, cuanto más sencilla es una herramienta más fácil es su consumo, por ello las herramientas están buscando mayores funcionalidades y curvas de aprendizaje más rápidas.
¿Cual es el nivel de adopción de estas herramientas?
Digamos que la inteligencia de negocios existió siempre, porque desde que existe la empresa el empresario ha tomado decisiones basado en algo. Obviamente, antes la cantidad de información que se disponía era baja y el marco de incertidumbre para tomar las decisiones era muy alto.
A medida que fuimos evolucionando, a lo que se apunta es a tener un mayor nivel de información para acotar ese marco de incertidumbre.
Las organizaciones se ocuparon durante los años 90 de cubrir necesidades de tipo transaccional, es decir, las cuatro funciones básicas de la empresa que son comprar, vender, pagar y cobrar; el foco estaba puesto en lo operativo, el empresario seguía ocupado en que su empresa tuviera cubiertos los procesos, y seguía tomando decisiones basado en su intuición y conocimiento personal.
En los años 2000 comienza a florecer la inteligencia de negocios y se comienzan a ordenar todos esos datos que se generaban en los sistemas transaccionales y se genera información un poco más estructurada para la toma de decisiones.
Ya en años recientes la información ya no se basa en el pasado sino también en las acciones que debo tomar, es decir, en una mirada hacia adelante. Uso la información que tengo de lo que me pasó, pero sobre esa información me proyecto hacia adelante. Esto es lo que está evolucionando ahora, la inteligencia de negocios está logrando niveles de madurez.
Pero ahora la inteligencia de negocios aparece incorporada en otras herramientas.
Las herramientas que en los años 90 salieron a cubrir las transacciones de la empresa generaban alguna información, entonces se desarrolló herramientas de información incorporadas dentro de los sistemas transaccionales.
Con la evolución se vio que eran dos mundos completamente diferentes que trabajan con datos que están organizados de forma diferente. Si trabajo en el ambiente transaccional, a mi me interesa tener el dato en forma única; es decir, tenerlo una sola vez, en un solo lugar, para no tener problemas de duplicidad o malinformación; y el nivel de desagregación es alto pero el nivel de validez de la información es corto, perecedero.
Si paso al ambiente de toma de decisiones ya no me interesa saber puntualmente un cliente, sino me interesa saber cómo se comporta una línea de clientes, entonces estoy en un nivel alto de agregación.
Entonces lo que hay es comunicación entre los ambientes pero las herramientas comienzan a separarse. Ahora lo que se está haciendo es incorporar funcionalidades como módulos, pero queda bien marcado lo que es el ambiente transaccional, lo que es el ambiente de inteligencia de negocios y medición de la gestión del rendimiento de la compañía y, la capa más alta, la analítica avanzada que es la parte predictiva, lo que se llama minería de datos.
Pero es necesario tener las bases de datos bien ordenadas entonces.
Ahí es donde puse de relevancia que es de interés de las empresas el tema de la inteligencia de negocios y analítica avanzada; pero también es de interés, en el segundo o tercer lugar el data governance o gobierno de datos. Es más, las organizaciones están creando departamentos especializados para la administración de los datos.
Antes los sistemas transaccionales de las empresas generaban datos estructurados, pero hoy la información no solo proviene de un sistema transaccional sino de muchos. Además, éstos tienen relación con sistemas externos y adicionalmente se tiene información que viene de la web y que no viene estructurada. Así que tengo que administrar datos estructurados y datos no estructurados.
Todo esto trae una problemática y te diría que en los próximos años las empresas van a trabajar en el tema de data governance.
¿Qué tan avanzado se encuentra el Perú en la adopción de estas herramientas?
Perú viene avanzando mucho, viene desarrollándose fuerte, es uno de los países que está destacando en Sudamérica. Mi presencia aquí desde Argentina es una muestra de ello, y en el caso puntual de Deloitte tiene una iniciativa que nació hace unos tres años de desarrollar fuertemente la analítica a nivel de toda la región latinoamericana; es decir, se está percibiendo que la región latinoamericana está avanzando mucho y el interés por disponer esta información es alto, las empresas están dispuestas a invertir en este tipo de soluciones.
Jose Antonio Trujillo, CIO Perú