Llegamos a ustedes gracias a:



Noticias

¿Podrá Oracle darle sentido al hardware de Sun?

[20/04/2009] Cuando Oracle compró Sun Microsystems el lunes, dio un salto al campo del hardware. Y entonces viene la pregunta: ¿Puede un fabricante como Oracle, concentrado en el software de bases de datos y aplicaciones, tener éxito con el negocio de hardware de Sun?

Se lo entregaría a Larry Ellison, ese hombre puede hacerlo, señala Laura DiDio, analista principal de la firma de investigación y consultoría Technology Intelligence Corp (ITIC). Este trato es muy, muy complementario para Oracle. Les da credibilidad instantánea en el hardware, virtualización, código abierto, almacenamiento y cloud computing.
Las adquisiciones en el campo de la tecnología y en otros lugares, sin embargo, están llenas de historias que comienzan con una prometedora credibilidad y terminan en cualquier otra situación. La compra que Compaq hizo del antiguo gigante Digital Equipment Corp. (DEC) encabeza la lista. Para Oracle, añadir las tecnologías de Sun a su colección, significa ingresar a campos donde no ha estado antes, a decir, el hardware. Incluso a pesar de que las ventas de hardware de Sun han decaído desde la primera explosión de la burbuja de las punto com a inicios de la década, los servidores de la compañía aún tienen una gran base instalada, señala Chris Ingle, director consultor del European Systems Group de IDC.
Eventualmente, esto le dará a Oracle una buena oportunidad de convencer a estos clientes a actualizarse a sistemas nuevos en los próximos años. Hay mucho dinero ahí, afirmó Ingle. Ahí hay mucha lealtad. También hay una historia en la que Solaris y los servidores de Sun han sido la plataforma líder para las bases de datos de Oracle. Y estrechar esa relación es algo atractivo, afirmó Andre Preoteasa, director de TI de Castle Brands, compañía productora de bebidas alcohólicas, especialmente luego de que aparezca la próxima generación de hardware. Creo que el hardware va a ser optimizado para las bases de datos de Oracle o por lo menos para que Oracle soluciones los problemas con el hardware además de con el software.
Pero la visión de Oracle de un paso fluido del hardware al sistema operativo y a las aplicaciones podría ser difícil de hacer realidad ya que las empresas generalmente usan aplicaciones muy hechas a la medida, y es extraño de que unos cuantos aparatos y el software que los acompaña se encuentren listos para trabajar justo saliendo de la caja, afirma Ingle de IDC. Esa integración también es el lugar del que los proveedores obtienen la mayor parte de su dinero, añade. El que Oracle pueda tener éxito en la contienda por el hardware depende de la forma en que proceda con Sun, señala DiDio de ITIC. Sun puede haber tenido problemas de márketing durante muchos años, pero tienen una excelente tecnología y un soporte superior. Si Oracle no toca la tecnología -como HP hizo con Compaq-, si dejan que Sun sea Sun, podrán dar la batalla, añade DiDio.
Lo que no te gustaría ver hacer a Oracle es dispersar sus energías. Es demasiado pronto para decir exactamente que va a hacer Oracle con Sun, pero Ray Wang, vicepresidente de Forrester Research dijo que a pesar del escepticismo, Oracle ha realizado un buen trabajo de adquisiciones [anteriormente] desde una perspectiva financiera, con crecimientos en las ganancias trimestrales, año a año, que generalmente se han encontrado por encima del 20%. Parte de la razón de ese éxito, dijo Wang, es que Oracle tiene a dos ex banqueros de inversión entre sus altos ejecutivos. Oracle tiene uno de los mejores equipos de integración para fusiones del negocio. Oracle ha podido añadir nuevas compañías y mantener su flujo de ingresos mientras que al mismo tiempo ha mantenido bajos sus costos.
De hecho, Oracle ha estado en una fiebre compradora por muchos años, adquiriendo compañías de software de alto perfil como BEA Systems, JD Edwards, PeopleSoft, y Siebel. Oracle el lunes acordó pagar 9,50 dólares por acción, o cerca de 7,4 mil millones de dólares por Sun. Hace sólo dos semanas, Sun rechazó una oferta de IBM, señalando que el precio de 9,40 dólares por acción, que totalizaba cerca de 7 mil millones de dólares, era muy bajo. En ese momento muchos analistas de la industria especularon que Sun tendría dificultades en encontrar otro comprador y que en último término se vería forzado a acordar un precio mucho menor.
Lo sorprendente es la elasticidad, la velocidad con la cual Sun cambio de un postor a otro, afirmó DiDio de ITIC. Más rápido que Madonna.
Tom Sullivan, InfoWorld (US)