Llegamos a ustedes gracias a:



Columnas de opinión

El acuerdo con Sun resucita el sueño de Network Computer de Oracle

Por: Don Tennant, Computerworld (USA)

[20/04/2009] Qué no daría yo en este instante por ser una mosca y posarme en la pared de la oficina del CEO de IBM, San Palmisano. Si es cierto que fue él quien tomó la decisión de jugar rudo en las negociaciones para adquirir Sun Microsystems, ahora mismo debe estar preguntándose cómo pudo permitir que Sun se le escapara de las manos para caer finalmente en poder del CEO de Oracle, Larry Ellison. Qué cara habrá puesto cuando descubrió que Sun lo había dejado frente al altar para fugarse con Oracle, asegurando una dote de 7,4 mil millones de dólares.

Puedo apostar que si Palmisano pudiera hacer retroceder el tiempo, no mostraría la misma arrogancia para regatear precios con Sun. Debería haber intuido que Ellison acechaba entre las sombras. Después de todo, tanto Ellison como Scott McNealy, presidente y ex CEO de Sun, son amigos hace mucho tiempo, y es muy típico de Ellison eso de robar cámara con una irrupción dramática que cambia todo el guion.
De haberse undo, IBM y Sun hubieran podido componer armonías muy bellas: gracias a la fortaleza de los servicios globales de IBM, el impresionante trabajo de Sun en el reino del cloud computing podría ser viable para las TI corporativas. En lugar de eso, Oracle obtendrá esa propiedad intelectual y, con toda seguridad, la capitalizará insuflándole nueva vida al sueño de Network Computer de Ellison.
Todavía recuerdo una conversación que tuve con Ellison, en 1997, cuando le pregunté cual había sido la decisión de negocios más inteligente que había tomado en los dos años anteriores.
"Supongo que fue la introducción de la arquitectura NC (network computer)," me contestó. Su respuesta se convertiría luego en una broma recurrente porque Ellison fracasó aparatosamente en su intento de lograr que las TI corporativas adoptaran la NC, y su propuesta pasó rápidamente a mejor vida sin pena ni gloria. Pero las ideas no mueren con tanta facilidad.
Ellison comentó en una reunión que tuvo con el entonces presidente Bill Clinton (también estaban presentes Mac Nealy y Michael Spindler de Apple) para discutir la posibilidad de llevar al mercado computadoras de bajo costo.
"Le pedí al presidente que le planteara a nuestra industria el reto de construir una computadora lo suficientemente barata como para llegar a todos los niños. Escogimos una cifra al azar, 500 dólares, como tope imaginario", contaba Ellison. "Y Scott McNealy, con un aire sarcástico, agregó ?Al diablo con 500 dólares, por qué no 200?' Mejor cállate, Scott."
Sin embargo, McNealy había comprendido que a los proveedores de TI corporativas como Oracle y Sun no les correspondía comercializar computadoras de bajo costo para los escolares. La Network Computer tenía que ser un thin client para redes corporativas. Dos años después, en setiembre de 1999, Sun lanzaba su thin client Ray. Y es justamente eso lo que hará realidad el sueño de hardware de Ellison.
El negocio de servidores de Sun no significa absolutamente nada para Oracle. Los servidores Unix son una especie en extinción y los servidores basados en Intel/AMD son moneda corriente. Es casi seguro que Oracle desactivará ese negocio tan rápido como pueda o lo venderá sin mayor reparo (quizás a Fujitsu). Pero la cosa es diferente con el negocio thin-client: para nadie es un secreto que el futuro de la computación corporativa está en la nube, y que una arquitectura thin-client será el mejor abono para que florezca.
Cuando ello ocurra, no me cabe la menor duda de que habrá un chubasco en los predios de Sam Palmisano.