Llegamos a ustedes gracias a:



Columnas de opinión

Transformar datos en conocimiento

Por: Marita Huamán, CEO de Ciclus Group

[05/10/2012] Las empresas afrontan dos grandes retos: qué hacer con las toneladas de datos e información que la empresa genera y la toma de decisiones en el día a día., ¿Tienen relación una cosa con la otra? ¿De qué sirven todos estos datos?
Si bien esta información regularmente se integra en reportes independientes que llegan a pocas manos y son revisadas por menos personas; la información, correctamente registrada y organizada puede sernos de mucha utilidad cara a la toma de decisiones de ventas, marketing, operativas, financieras, de proveedores, etc.
El historial de ventas, permite acceder a los datos del cliente y su comportamiento de compra. Pero si analizamos y cruzamos variables podemos identificar la frecuencia de compra, aptitudes hacia marca, preferencia por presentaciones, entre otras, bajo un enfoque de Inteligencia de Negocios, que nos va a permitir manejar proyecciones efectivas y un mejor control de un sinnúmero de variables.
La Inteligencia de Negocios (BI), es una herramienta para el aprovechamiento de la información de cara a la toma de decisiones. Aplicar BI en una organización es, en pocas palabras, transformar el exceso de información en conocimiento, acerca los datos a las personas de manera más rápida, segura y efectiva, y potenciar el proceso de toma de decisiones para lograr los objetivos de negocios.  
Conocer estos patrones le permitirá, por ejemplo, generar estrategias de venta que puedan derivar en otro tipo de ganancias como la generación de valor y procesos de diferenciación. Si tomamos en cuenta el mismo ejemplo, la compañía podría estar preparada con existencias para surtir el nuevo pedido, o incluso gestionar una nueva transacción si es que el cliente no se hubiera puesto en contacto para la llegada una determinada fecha.
A grandes rasgos, aplicar BI en cualquier organización (desde un emprendimiento hasta una gran empresa) es un proceso sencillo cuyo éxito se asegura en la metodología que se aplique. Cada empresa, según su sector y demás particularidades, debe desarrollar una metodología ad hoc que englobe todos los procesos y reglas de negocio para consolidar los resultados a mediano y largo plazo.
CIO, Perú