Llegamos a ustedes gracias a:



Columnas de opinión

Cómo realizar el seguimiento de la asignación de costos para las aplicaciones en la nube

[08/10/2012] Uno de los aspectos más interesantes de la computación en la nube es la forma en que cambia la asignación de costos durante la vida útil de una aplicación. Mucha gente entiende que pay-as-you-go (paga como lo use) es un modelo atractivo, pero no entienden las implicaciones que el nuevo modelo de asignación de costos implica para las organizaciones de TI.
El modelo pay-as-you-go aborda algunas limitaciones evidentes y dolorosas del modelo anterior, que se basaba en la compra de activos; es decir, antes de la implementación de aplicaciones, se tenía que hacer una importante inversión de capital para adquirir equipos de computación (servidores, switches, almacenamiento, etc.).
Las deficiencias del enfoque de compra de activos
* Se requiere una gran inversión de capital, que desplaza otras inversiones que la organización quiera hacer (es decir, obliga a un compromiso entre esta aplicación y otras inversiones de capital potencialmente útiles como nuevas oficinas, fábricas, etc.).
* La inversión de capital se debe hacer antes de que esté claro hasta qué punto serán necesarios los recursos de computación cuando la aplicación esté funcionando; tal vez la aplicación vaya a experimentar un uso mucho mayor y no habrá suficiente equipo, pero tal vez la aplicación no se utilice como está pronosticado y algo o mucho de la inversión habrá sido en vano.
* La necesidad de una gran inversión inicial hace que las organizaciones sean más conservadoras, y que no quieran invertir en aplicaciones que no pueden ser adoptadas, lo que tiene como efecto inevitable la obstaculización de la innovación, ya que las aplicaciones innovadoras son, por definición, difíciles de predecir y por lo tanto es más probable que tengan una adopción pobre.
Sin embargo, hay una gran ventaja de este enfoque: una vez que se realiza la inversión, la decisión financiera ha terminado. Suponiendo que la aplicación obtiene el capital necesario, no será necesario un compromiso financiero adicional. Por supuesto, esto dio lugar a problemas de utilización, ya que las aplicaciones comúnmente utilizaban solo porcentajes de un dígito del recurso informático que se les asignaba, sin que hubiera facturas vigentes para los recursos de la aplicación.
Muchas personas están entusiasmadas con la computación en la nube, ya que utiliza un modelo de asignación de costos diferente durante la vida de una aplicación. En lugar de un pago inicial grande, paga durante la vida útil de la aplicación y, además, tiene que pagar solo por los recursos reales utilizados, evitando de este modo la típica situación del capital de inversión subutilizado que se daba en el enfoque anterior.
Las ventajas del enfoque de computación en la nube
* Se requiere poca inversión inicial. Esto significa que las aplicaciones basadas en la nube pueden seguir sin tener que preocuparse por si la inversión será desplazada por la decisión.
* Este enfoque fomenta la innovación. Debido a que poca inversión está en riesgo, las aplicaciones innovadoras se pueden implementar con menos preocupación por los resultados. Si la aplicación es aceptada, se pueden agregar fácilmente más recursos sin necesidad de más inversión; si la aplicación es pobremente adoptada, puede ser cancelada y los recursos devueltos al proveedor de la nube, sin necesidad de un pago continuo.
* Se puede mejorar la agilidad, porque no se necesitan largos procesos de decisión de inversión antes de comenzar el trabajo. El cliché es que todo lo que se necesita para empezar es una tarjeta de crédito y en 10 minutos se está en marcha. Cualquier persona que ha sufrido a través de un proceso de decisión de inversión de capital sabe cuánto tiempo y cuán miserable puede ser esa experiencia. Ciertamente, el enfoque de 10 minutos es muy atractivo.
Los retos del enfoque Pay-As-You-Go
* El primero es obvio: en lugar de un solo pago, los usuarios reciben una factura mensual o cargo de tarjeta de crédito. Cada mes hay un recordatorio de que hay un costo asociado con el funcionamiento de la aplicación. El medidor está funcionando siempre.
* Los costos son impredecibles. Yo estaba hablando con el CIO de una gran compañía de medios y dijo que a su organización les encantó la facilidad de acceso a los recursos que Amazon Web Services (AWS) hace posible, pero uno de sus proyectos experimentó esto: el primer mes de trabajo sobre la aplicación fue genial -acceso inmediato y solo 400 dólares de costo; el segundo mes, sin embargo, la tasa fue de 10 mil dólares. Señaló que su empresa podría pagar los 10 mil dólares, pero quería entender qué causó el cambio dramático en el costo.
* Bajo consumo de recursos impone pérdidas cuantiosas. Si bien la mala utilización en el modelo anterior denotaba ineficiencia, por lo menos no había dinero gastado en curso. Cuando los recursos de la nube no se utilizan realmente, pero siguen funcionando, cada mes llega una factura por el poco trabajo productivo. Es como hacer funcionar su aparato de aire acondicionado con la puerta abierta. Y los malos hábitos de los regímenes de cómputo anteriores continuarán en el nuevo mundo de la computación en nube. En la reciente conferencia de la Cloud Connect, un nuevo servicio de seguimiento de costo llamado Cloudyn señaló que su investigación muestra que los recursos de AWS se utilizan comúnmente en 17% (la presentación de la conferencia se puede ver aquí).
Eso es mucho dinero desperdiciado. Añada la probabilidad de que estos recursos no estén siendo seguidos y que sus instancias sean frecuentemente iniciadas y luego olvidadas, las organizaciones podrían experimentar meses o años de costos extra.
¿Cuál es el enfoque correcto?
Entonces, ¿cuál es el enfoque adecuado para que las organizaciones de TI obtengan los beneficios de la computación en nube, pero eviten los desafortunados efectos de costos anteriormente mencionados? Aquí están cinco elementos críticos a los que hay que prestarles atención:
1. Diseño: La aplicación debe estar diseñada de manera tal que puedan ser asignados y utilizados los niveles adecuados de recursos. Piense en esto como un "recurso de computación justo a tiempo". Esto implica que la aplicación debe estar diseñada como una colección de recursos pequeños, finamente integrados, que pueden sumarse o restarse según indique la carga de la aplicación.
En lugar de una instancia muy grande, el enfoque correcto de diseño es utilizar varias instancias más pequeñas que pueden crecer o disminuir en número, según corresponda. Por supuesto, esto requiere que la aplicación sea ligera con respecto a la adición o sustracción de recursos durante su funcionamiento. Hay implicaciones en términos de la administración del estado y de la sesión, equilibrio de carga y control de aplicaciones y gestión, y éstas deben ser tomadas en cuenta para garantizar que la aplicación pueda responder a las cargas de trabajo cambiantes.
2. Operaciones: Supervisar la utilización de los recursos y cancelar los innecesarios. Como se mencionó anteriormente, muchos de malos hábitos del enfoque anterior de inversión inicial permanece en los usuarios de la computación en la nube. Probablemente, el peor es el hábito de comenzar recursos y nunca apagarlos; o, de hecho, nunca vigilarlos para determinar si están en uso o no.
En el mundo pay-as-you-go, todos los recursos no utilizados o subutilizados son agujeros por donde está perdiendo dinero. Un servicio como Cloudyn, o uno de sus competidores, puede ser de gran ayuda aquí; pero en mi opinión, la supervisión financiera tiene que estar casada con un seguimiento operativo en el que los desarrolladores y administradores de sistemas estén en constante vigilancia de los recursos para evaluar el uso, los niveles de uso y la potencial optimización del diseño para reducir el costo, manteniendo la eficiencia operativa y los niveles requeridos de desempeño.
3. Finanzas: Evaluar el gasto organizacional total. He trabajado con una serie de empresas que tienen muchas cuentas de AWS y no se dan cuenta que al centralizar el gasto, lograrían mayores descuentos. Si bien en algunas empresas ese enfoque descentralizado es deliberado (también conocido como "TI en la sombra"), todo el mundo se beneficiará de precios más bajos, así que tiene sentido pasarse a una factura colectiva.
4. Consecución: Negociar precios. Mientras que AWS envía sus precios, si hay suficiente gasto, demostrará flexibilidad. Ciertamente, todos los demás proveedores de servicios en la nube (CSP) son muy flexibles en materia de precios, especialmente en una situación en la que se viene de una cuenta de AWS. Por supuesto, es fundamental garantizar otros elementos críticos de la aplicación, como la disponibilidad y la seguridad, que se pueden obtener en otro entorno de nube.
Además, el diseño de la aplicación debe ser tal que pueda ser transferida de un entorno de nube a otro. Incluso si está "encerrada" por requisitos de la aplicación o del diseño, es increíble la flexibilidad en los precios que se puede generar incluso con la amenaza de un potencial cambio de proveedor.
5. Gestión: Reconocer que la computación en nube es un nuevo modo de operación y que el seguimiento de costos y el control de la aplicación son habilidades críticas de TI. Establezca un grupo que examine el desempeño financiero continuo para asegurar los máximos resultados de costo/beneficio.
Tampoco acapare al grupo con gente de finanzas. Las habilidades técnicas también son necesarias para permitir una evaluación completa del rendimiento de la aplicación financiera y técnica. Por encima de todo, dese cuenta que TI ahora está en el negocio de proveedor de servicios y los proveedores de servicios le prestan atención a los costos operativos en todo momento.
CIO.com
Bernard Golden es CEO de la firma de consultoría HyperStratus, que se especializa en virtualización, computación en la nube y temas relacionados. Él también es autor de "Virtualización para tontos", el libro más vendido sobre virtualización hasta la fecha.