Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

Cuando el data center es un reto (II)

[16/10/2012] Luego de que hace unas semanas publicáramos la primera parte de este informe, nos manteníamos con la curiosidad por saber qué otros retos tienen que enfrentar las personas encargadas de los centros de datos. Por ello, seguimos preguntando entre los CIO y otros profesionales con los que hemos mantenido algún contacto durante los foros que organizamos, y preguntamos a un par de ellos las mismas preguntas que hicimos a César Chang y Marco Agurto.
Sus respuestas nos ampliaron la perspectiva que teníamos sobre la problemática de los centros de datos en algunos casos, y en otros confirmaron algunas tendencias. Efectivamente, como en los casos anteriores se puede seguir diciendo que el crecimiento económico ha implicado un reto para los centros de datos de las organizaciones, pero también detectamos que la parte más básica de la infraestructura -la energía eléctrica, o mejor dicho, la eventual falta de ella- sigue siendo un tema que puede ocasionar dificultades.
En todo caso, las tecnologías y alternativas a las que han acudido estos dos otros entrevistados nos dan una idea de lo que se puede hacer también para enfrentar estos retos.
El crecimiento y los problemas
El incremento en el tamaño de las demandas de la firma sigue siendo un reto para los centros de datos. César Vergara, gerente de infraestructura de TI de Komatsu Mitsui, nos señaló, por ejemplo, que la empresa pasó de tener 160 usuarios en el 2004 a tener más de 1.600 en la actualidad.
Entonces el crecimiento de la empresa en lo que es demanda de información y de equipos del área de computo no ha ido de la mano con el crecimiento del centro de datos. Creo que quizás ha sido lo recurrente en todas las empresas, que han crecido, y lo han hecho bastante rápido, sostuvo el entrevistado.
César Vergara, gerente de infraestructura de TI de Komatsu Mitsui.
Vergara también aprovechó el momento para aclararnos que él en sí no es el CIO de la empresa, pues para este puesto se ha contratado más bien a Fernando Meza con quien se están estableciendo procedimientos, nuevos procesos y revisando procesos, además de determinar la manera en que TI entrega el servicio al cliente interno.
Nosotros estamos pensando que para el 2016 vamos a tener el doble de facturación de la empresa, entonces necesitamos la información y por eso estamos tratando que nuestro aporte en TI sea respaldado por una inversión significativa en nuestros recursos para poder atender a la empresa, detalla el ejecutivo.
Es por esto que se está diseñando la tercera versión de su centro de datos que se encuentra ubicado en el Callao, y con el que van a atender la demanda de la empresa actual y futura. Es decir, están pasando por una transformación radical de la misma forma en que tienen que hacerlo otras empresas en crecimiento. Pero también como parte de esta transformación es de destacar un problema que ahora hemos escuchado recurrentemente: la electricidad.
De hecho, Vergara sostiene que es uno de los retos que más desafíos le ha generado; pues es algo que también se debe medir y controlar, algo que probablemente no se encuentra en la mente de muchos administradores de centros de datos.
Lo que pasa es que el centro de datos entrega información en base a tecnologías; pero ese centro -para proporcionar esa información- necesita de elementos de terceros, como la electricidad, que no es algo que controlemos. Sin embargo, en nuestra instalación 3.0 de nuestro centro de datos, vamos a tener el control de la energía que llega desde Edelnor. Se instalará una caja inteligente que estará conectada a un generador inteligente; y éste va a utilizar llaves de paso inteligentes con sensores y conectados a los UPS, para que el servicio eléctrico sea lo mejor posible, detalló.
Este sumo cuidado con la energía se debe a que, obviamente, ya ha padecido un problema con ella. En una ocasión, nos relató, una de las llaves de paso saltó pero debido a que no es una llave inteligente no avisó de su acción. Los UPS comenzaron a funcionar pero, como tenían programado, pararían luego de 20 minutos. Pasando los 20 minutos no descubrieron lo que había ocurrido y los equipos se apagaron.
Para evitar que nuevamente ocurra una experiencia similar es que ahora se están tomando todas estas precauciones.
Algo similar ocurre con el centro de datos de la Secretaría General de la Comunidad Andina. El director de Tecnología de Información, Javier Carrillo, nos relató que en alguna ocasión la energía eléctrica había dejado de llegar al distrito donde se encuentra, San Isidro, y eso generaba inconvenientes con los servicios que prestaba.
Sin embargo, la solución que planea adoptar Carrillo es distinta a la de Vergara, pues el planea que la solución se encuentre en la nube; es decir, que los servicios más críticos de la Comunidad Andina sean soportados en una nube, un ambiente cuyos proveedores aseguran la continuidad de la operación a pesar de los inconvenientes que puedan surgir en la zona donde se encuentra la Comunidad Andina.
Javier Carrillo, director de Tecnología de Información de la Secretaría General de la Comunidad Andina.
Y aunque Carrillo y Vergara tienen en común haber padecido de problemas de suministro eléctrico para sus centros de datos, la experiencia que han tenido con respecto a los proveedores ha sido distinta.
Al preguntar a Vergara sobre el desempeño general de los proveedores, él nos respondió que hay proveedores que no cumplen plazos, condiciones y en general, aquello que ofrecen cuando se presentan. De hecho, en ocasiones uno no conoce bien cómo es que uno debe firmar un contrato con el proveedor de manera que el proveedor pueda darte [al menos] el 80% de lo que te ofrece.
La perspectiva de Carrillo es más positiva al respecto y nos señaló que cuando ha tenido problemas con partes o dispositivos, han respondido en los tiempos que se encuentran establecidos en los contratos.
Al parecer, aún hay cosas por mejorar en un significativo número de casos.
Las prioridades
Siempre preguntamos por las tendencias que dominan actualmente el discurso del mercado, es decir, por la virtualización y la computación en la nube.
Vergara nos afirmó que ha avanzado en la virtualización y, de hecho, tiene tres servidores en virtualización con VMware para poder ofrecer alta disponibilidad y redundancia. Esto le permite, por ejemplo, dar mantenimiento a uno de ellos y los otros dos balancean la carga. Lo mismo ocurre si alguno de ellos cayera por otros motivos. La virtualización ha sido una de las tecnologías que Komatsu Mitsui ha adoptado para mejorar su capacidad de atender sus procesos, pero eso no implica que la virtualización sea generalizada.
Como señala el propio Vergara, no todo está virtualizado; su Active Directory no lo tiene virtualizado porque como él mismo señala no confío al 100% en la virtualización.
Pero, por ejemplo, sí tiene Google Apps para gestionar su correo electrónico, e incluso maneja Salesforce.com dentro del ámbito de nube. Es decir, aunque la virtualización no es total en la organización, sí se maneja dentro de la nube en algunos servicios.
La nube es ya una realidad también para Carrillo quien también señala que hace tres años pasaron a Google Apps por las ventajas que ofrecía, básicamente porque la plataforma con la que contaba -Lotus Notes- ya no le permitía ofrecer mucho a sus usuarios, y porque con ello ya no tiene que preocuparse de la infraestructura necesaria para mantener ese servicio.
La Secretaría General de la Comunidad Andina tiene 300 usuarios internos; pero dada la forma en que está estructurada, tiene un número de usuarios externos que puede fluctuar y al que debe atender con alta disponibilidad dada la naturaleza gubernamental de los mismos.
El centro de datos de la Comunidad Andina es una especie de hub desde donde se administran servicios centralizados a los países miembros de la comunidad (Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú) y desde donde se realizan numerosas coordinaciones con estos miembros.
Por ello, es de resaltar, la tecnología que más intensivamente usan con sus usuarios es la de las videoconferencias.
Efectivamente, la Secretaría General de la Comunidad Andina, con sede en San Isidro, tiene una infraestructura de videoconferencias de Polycom, con el que permanentemente sirven a las reuniones de los diferentes representantes de cada uno de los países.
Incluso Carrillo se tomó la molestia de explicarnos, en un breve tour a las salas, la utilidad de las mismas, ya que al pasar por ellas se podía ver a funcionarios peruanos conversando con sus pares de otros países sobre el establecimiento de reglamentos, y otros parámetros comerciales de ejecución en la comunidad.
Es una herramienta crítica para la Comunidad, pues con ella se logra evitar los engorrosos y costosos viajes que en otras épocas había necesidad de hacer para realizar estas reuniones de colaboración.
Por ello, para Carrillo es fundamental el funcionamiento de esta herramienta y la permanente conexión a través de un ancho de banda que contratan con Americatel para llevar a cabo estas sesiones.
Y de hecho, es con el mismo proveedor con quien está gestionando su paso a la nube, para poder soportar los numerosos proyectos que surgen en los países miembros de la comunidad. Dado que el centro de datos no cuenta con todas las plataformas para soportar todos los tipos de proyecto, el plan de Carrillo es tener recursos de nube para poder soportar estos proyectos.
El futuro para Carrillo es la nube porque ya tiene confianza en ella, la suficiente como para subir a ella los elementos críticos del funcionamiento de la Comunidad y los proyectos de la propia comunidad.
Creo que en los próximos cinco años la Secretaría General debería tener gran parte de sus procesos mas críticos en una nube, porque esos procesos son de interoperabilidad, es decir, el intercambio de información entre los miembros de la Comunidad Andina, indicó.
Y por otro lado, el futuro de Komatsu Mitsui se encuentra en los grandes datos. PowerCenter es una herramienta que actualmente Vergara está probando para analizar los grandes datos que genera su empresa, él calcula que todas las semanas su organización genera dos terabytes de información y, con seguridad, en ella debe encontrarse mucho valor escondido. Todo es cuestión de saber buscar bien.
Jose Antonio Trujillo, CIO Perú