Llegamos a ustedes gracias a:



Noticias

Externalizar las aplicaciones puede llegar a ser caro

[16/04/2009] El outsourcing se ha convertido para muchas empresas en el elemento salvador que les permitirá reducir sus costos. Sin embargo, estos ahorros no son tales, según un estudio de Compass Management Consulting, ya que la externalización también puede llevar a una merma de la productividad.

Las corporaciones que se han apresurado a externalizar el desarrollo y despliegue de su software para conseguir rápidos ahorros, están poniendo realmente en riesgo importantes pérdidas en productividad, puesto que los desarrolladores externos muchas veces no llegan a entender completamente los requerimientos de las empresas.
Así, aunque los costos de personal pueden ser reducidos hasta en un 40% gracias a la externalización, este estudio ha llegado a la conclusión de que esos ahorros son minados por una caída del 60% en la productividad en operaciones donde el ciclo de vida completo del desarrollo de aplicaciones se externaliza.
Esto significa que la decisión de migrar el desarrollo, cuando se incluye un control de gestión adicional, un mayor gasto en infraestructura, degaste de los empleados, idioma y otros temas culturales, puede acabar costando hasta un 20% más que las operaciones realizadas dentro de la empresa, explican desde el grupo consultor.
Compass ha analizado más de 200 contratos de outsourcing, con un valor total de más de tres mil millones de libras en los últimos dos años.
Lo cierto es que muchas empresas ya han reemplazado los sistemas tradicionales y han actualizado sus aplicaciones para reducir costos, comenta Nigel Hughes, consultor de Compass, quien continúa declarando que, la complejidad del entorno de las aplicaciones es el mayor impulsor del incremento de los costos totales en las TI y el 2009 parece ser el momento ideal para emprender grandes cambios como ocurrió en el año 2000.
El desgaste de los empleados está relacionado con el traslado del desarrollo de aplicaciones a otras localizaciones subcontratadas, particularmente por la pérdida de experiencia práctica, lo que tiene un efecto negativo en la productividad.
El outsourcing no cumple las expectativas de ahorro. Es muy importante externalizar el proyecto de desarrollo correcto y asegurarse de que las capacidades de análisis de negocio se mantienen dentro de la empresa, explica Hughes, quien continúa detallando que más del 70% del presupuesto habitual de software se dedica a mantener sistemas.
Desde Compass afirman que racionalizar el uso del software consolidando aplicaciones podría reducir el gasto entre un 20 y un 40% en menos de un año. Compass aconseja a las empresas mantener internamente las aplicaciones estratégicas y contemplar la posibilidad del outsourcing de aquellas que no sean estratégicas, críticas o complejas. Para las aplicaciones estratégicas, complejas y críticas para el negocio, es más sensato mantenerlas dentro de la compañía.
Paula Bardera