Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

Cómo sustituir el faltante botón Inicio en Windows 8

[30/10/2012] Lo que sea que piense de Windows 8, en el arranque falta algo que lo puede enfadar, o dejar perplejo al menos, en un primer momento. De forma predeterminada, Windows 8 ahora arranca en una "pantalla de inicio" que muestra "mosaicos" que enlazan a un conjunto limitado de programas y características de las diversas opciones, como correo, video, música, y en algún lugar entre los 16 a 20 mosaicos, está una opción de escritorio. Al hacer clic en la opción de escritorio se abre una ventana que contiene -en realidad no mucho.
El familiar botón de inicio ha desaparecido en Windows 8 y en su lugar los usuarios se quedan mirando a un espacio vacío sin forma aparente para acceder a los programas y aplicaciones. Los primeros usuarios consideraron esto como una falla alfa o beta, pero Microsoft ha confirmado que el botón de inicio que falta, no va a hacer una reaparición en la versión de lanzamiento de Windows 8, y así fue.
En esta revisión se evaluaron tres diferentes remplazos para el botón Inicio (Power8, Start8 y Classic Start Menu). Las pruebas se realizaron en la versión Windows Preview build 8400. Cada producto genera un facsímil razonable del botón de inicio de Windows. En general, pensamos que Classic Start fue el mejor de los tres, ya que posee mucho más características de configuración y personalización que los otros dos productos.
Start
Start8 de Stardock se instala mediante un archivo ejecutable y al igual que los otros dos productos que se han probado, se instala rápidamente sin opciones presentadas durante la instalación. Una vez que la instalación se haya completado, aparece el botón redondo de inicio similar al de Windows 7. No solo el botón es idéntico, sino que todo el menú de inicio se parece a Windows 7 con las mismas opciones en el mismo lugar.
Como se mencionó en la introducción, Windows 8 ejecuta el nuevo menú de inicio por defecto. Una vez que aparecen los mosaicos en la pantalla, la barra de estado que hemos conocido desde Windows 95 también se oculta, pero Start8 añade un panel que puede utilizar para volver rápidamente a un territorio familiar. Start8 ha limitado las opciones de configuración, pero hay algunas opciones como la posibilidad de usar un estilo Metro en el menú de inicio, que es un híbrido entre el viejo menú de inicio de Windows y la nueva pantalla de inicio con mosaicos.
En esencia, toma los mosaicos y los organiza en un menú de inicio como configuración, que en realidad es solo una opción con grandes pantallas de alta resolución. En cuanto al aspecto, no puede hacer cambios de colores y temas, pero el menú de inicio automáticamente coincide con el esquema de color que ha seleccionado. La documentación afirma que Start8 puede ser configurado para arrancarse directamente en el escritorio.
A pesar de que se seleccionó esa opción, no se pudo hacer que funcione correctamente en una máquina virtual. El vendedor informó de que no son compatibles con su software en un entorno virtualizado, lo que nos pareció ser una limitación bastante sorprendente en un mundo en el que la virtualización es ahora tan común.
Start8 tiene un tamaño compacto que utiliza menos de 1MB de memoria.
Power8
Instalamos Power8 utilizando el archivo MSI disponible y con excepción de la ruta de instalación no hubo otras opciones presentadas durante la misma. Después que se completó la instalación, una gran flecha blanca le dirige al botón de inicio que nuevamente está disponible. Al hacer clic en el menú de inicio se parece mucho a lo que se ve en Windows 7, con accesos directos a los programas utilizados recientemente, el panel de control, incluidas las opciones familiares para bloquear, apagar, hibernar y cerrar la sesión en el equipo.
Una de las características que hemos encontrado muy útil es la capacidad de hacer un análisis de profundidad al estilo Explorer desde el menú de inicio, sin tener que abrir el explorador de Windows. En nuestra copia el botón de inicio era un poco estrecho y aunque tratamos de modificar esto, no pudimos encontrar ninguna opción configurable, a excepción de la opción de inicio automático de Power8 cuando se inicia Windows. Aun con auto arranque, Windows 8 aún carga la primera pantalla de inicio y tiene que hacer clic en el panel del escritorio para ver el acceso al escritorio y menú de inicio.
De los tres productos, este es el que se ve menos como el botón de inicio en Windows 7. Sin embargo, la diferencia no supone merma de la funcionalidad en general. La transparencia del menú de inicio hacía difícil leer sobre un fondo claro. Sin embargo, esto era solo un problema para el menú inicial, ya que una vez que se expande cualquiera de los elementos del menú, todos se vuelven opacos.
Power8 se anuncia como una solución de pequeño tamaño, sin embargo, encontramos que utiliza bastante memoria, con la ejecución de dos procesos por un total de más de 35MB.
Classic Start Menu de ClassicShell
Classic Start Menu es parte del paquete de ClassicShell que también incluye el clásico Explorer y Classic IE9. Durante la instalación, puede seleccionar las funciones que desea instalar y, aunque solo estábamos revisando el remplazo para el botón Inicio en este artículo, instalamos los tres.
Classic Start Menu ofrece tres opciones de estilo: Windows Classic (al estilo de Windows 95/98), Windows XP o Windows Vista/7. Nos decidimos por ir con el menú de Windows 7 y también seleccionamos una de las siete skins disponibles. Esto creó un menú de inicio que es esencialmente idéntico al del menú de Windows 7 con algunas variaciones. Por ejemplo, el panel de control ha sido incluido en un grupo de ajustes, que también contiene las impresoras y configuraciones de red. Esto no es una mala idea, ya que la mayoría de los usuarios no necesitan estas características muy a menudo. Otras características tales como la carpeta Mis Documentos, artículos recientes, búsqueda y ayuda están disponibles en el menú de inicio inmediato.
De forma predeterminada, una vez instalado, Classic Start Menu arranca en el escritorio en lugar de los mosaicos de la nueva pantalla de inicio. De los tres productos que probamos este fue el único donde esta característica realmente funciona como se anuncia. Otra característica interesante de Classic Start Menu es la posibilidad de guardar la configuración en un archivo XML o importarla desde un archivo XML. De esta manera se puede mover el menú de inicio personalizado a una computadora diferente.
Classic Shell fue el único de los productos que se instaló como un grupo de completo de programas para su producto. También tiene un enlace a la página de configuración desde el menú de inicio en sí. De los tres productos analizados, éste tenía por lejos la mayor cantidad de opciones; no hay menos de 13 diferentes pestañas de configuración en la página respectiva. Esto es algo excesivo para la mayoría de los usuarios, pero es bueno saber que puede modificar determinados ajustes, como el estilo y los elementos que desea mostrar en el menú de inicio.
Utiliza unos 2MB de memoria.
Una nota sobre el código abierto
Tanto Power8 como Classic Start Menú son productos de código abierto, lo que significa que puede descargar y revisar el código antes de instalarlo. La manera más segura de usar software libre es compilar el código fuente usted mismo, ya que esto asegura que nada más pueda ser "inyectado" en la distribución binaria, siempre y cuando se compile cada lanzamiento. Si no tiene las herramientas, el tiempo o la inclinación para compilar el código fuente, por lo menos utilice el archivo suministrado por vendedores para comprobar la descarga.
¿Y si su empresa no permite el software de terceros?
Si bien es alentador ver a terceros intensificando la platea para ayudar a que los usuarios hagan la transición a Windows 8, no todo el mundo será capaz de tomar ventaja de los productos de terceros, no importa lo útiles que puedan ser. Si su organización no permite el software de terceros, bien podría estar de vuelta en la pantalla en blanco preguntándose cómo hacer tareas sencillas que solían estar a su alcance, como la configuración de la impresora.
Afortunadamente, hay una característica integrada en Windows 8 que se puede utilizar en caso necesite restablecer ciertas funciones básicas asociadas con el botón de inicio en Windows 7. Aunque no es tan elegante como las soluciones aportadas en los productos que hemos revisado, si hace clic en la barra de tareas y abre las Propiedades de la barra de tareas se puede optar por mostrar una Barra de herramientas de escritorio incrustada. Se trata de un menú simplificado que le permite acceder a algunas funciones de Windows como el Explorador de Windows, panel de control y ver otros equipos de la LAN. Sin embargo, no proporciona acceso a las aplicaciones, lo cual es una restricción muy limitante. Esperamos que Microsoft lo reconsidere después de encontrarse con el inevitable reclamo de los usuarios que necesitan usar sus computadoras para algo más que streaming de videos y escuchar música -algunos de nosotros realmente tenemos que trabajar.
Susan Perschke, ITworld.com