Llegamos a ustedes gracias a:



Columnas de opinión

¿Está lista su compañía para asumir el desafío del Big Data?

Por: Steve Jones, líder global de Master Data Management de Capgemini

[01/11/2012] Todo líder de negocio sabe que en la actual economía, es esencial tener el control de la información para tomar decisiones acertadas. El desafío es identificar rápidamente qué debe ser guardado, evitar duplicación cuando sea posible y hacer uso del conocimiento generado. 
Sin embargo, el riesgo de tomar malas decisiones basadas en escasa información va en aumento, debido al crecimiento exponencial en el volumen y el tipo de datos que necesitan ser traducidos en información procesable.
Con el fenómeno del Big Data, las empresas ya no están en condiciones de optar por quedarse dentro o fuera. Hay en juego un mayor conocimiento de los mercados y de las oportunidades, lo que implica grandes cantidades de dinero. En el informe de mayo de 2011 Big Data: La próxima frontera para la innovación, la competencia y la productividad, McKinsey Global Institute afirmó que el aprovechamiento total de los volúmenes masivos de datos valdrá miles de millones de dólares. Las empresas ignoran esto y el riesgo que corren.
Big Data no se trata solo de obtener información desde afuera de la organización, sino de combinar dicha información con la generada a nivel interno. La unión de ambas proporciona la capacidad de hacer preguntas sobre qué ocurrirá y obtener respuestas más precisas.
Aprovechar el estallido
Datos claves acerca de proveedores, productos, materiales, servicios, locaciones (física y virtual), empleados y clientes, son manejados por las empresas todos los días. Las compañías deben controlar estas piezas centrales y desarrollar la capacidad de identificarlas a través de algún canal o fuente. Solo entonces un negocio puede aprovechar el estallido de información en lugar de cargar con miles de millones de dólares en costos adicionales como resultado de decisiones basadas en mala información.
Para realmente dominar sus datos, una compañía debe implementar reglas y medidas que garanticen control. Sin estas normas, el valor de la información se reduce fuertemente. Una gestión adecuada permite al negocio disfrutar de los beneficios que traen los grandes volúmenes de datos y de este modo, desarrollar todo su potencial.  
Tres tipos de controles
Son necesarias tres diferentes formas de manejo para aprovechar los volúmenes masivos de datos:
1. Es importante tener un amplio consenso sobre cuáles son los tipos de información más importantes (clientes, proveedores, productos, locaciones, etc) y qué constituye una identificación total o parcial. Muy a menudo, las organizaciones adoptan un enfoque laissez-faire, en el que diferentes áreas de negocios crean estándares locales. Esto significa que la información funciona bien si está contenida dentro de un área de negocio, pero esto no ayudará al aprovechamiento que realmente puede llegar a tener o reflejar para toda la compañía. Los estándares deben ser considerados como una práctica de cumplimiento, no como una serie de directrices de TI.    
2. Una vez que son establecidos los estándares, la pregunta es cómo se cumplirán de manera eficiente. Ésta es una cuestión de política. Elementos tales como la codificación de un producto y de jerarquías, son ideales para la tercerización o deslocalización. Los negocios más sofisticados que realizan la tercerización proponen dirigir la gama completa de desafíos empresariales, como la gestión de proveedores, compras, recursos humanos y dominio financiero. El objetivo de la política, como en la mayoría de los esfuerzos, es asegurar que el cumplimiento de los estándares se alcance al mínimo costo para el negocio. La ventaja del dominio de la información es que usted obtiene precisión en la toma de decisiones, lo cual es un requisito indispensable en el mercado actual.
3. La pregunta final para un negocio es cuánto confiar en un determinado conjunto de información. Cuando alcanza los estándares y criterios de la política, la respuesta es claramente mucho. Un minorista no debe basar sus compras únicamente en la cantidad de me gusta que su producto obtiene en Facebook, pero puede ser adecuado darle un raiting de confianza -digamos, un 5%- al hacer tales estimaciones. El punto es asegurar que todos sepan cómo deben ser usadas las fuentes de los volúmenes masivos de datos. Esto brinda claridad a aquellos que toman decisiones de negocios acerca de cuánto juicio personal deben aplicar a lo presentado.    
McKinsey Global Institute afirmó que el total aprovechamiento de los volúmenes masivos de datos valdrá miles de millones de dólares. Las empresas también ignoran esto y el riesgo que corren.
Uso óptimo
El error al trabajar con grandes volúmenes de datos es considerar simplemente un conjunto de información de la cual se pueden extraer tendencias generales pero no acciones específicas. 
Big Data puede ayudar a identificar las tendencias, pero esas tendencias son más valiosas cuando están vinculadas a sus clientes. Saber que el 10% de los clientes de Twitter se quejan sobre tu empresa es importante. Saber si ese 10% pertenece a clientes potenciales, es aún más relevante. 
El reto operativo
En la era de la información, las compañías suelen anunciar que la información de negocio es una ventaja muy importante. Pero, ¿puede su empresa examinar la oleada de los grandes volúmenes de información y decir que verdaderamente están bajo control y que puede aprovecharlos para obtener ventajas del mismo? 
La tecnología solo es capaz de automatizar, almacenar y buscar datos sobre la base de la autoridad y la calidad que le confirió el negocio. Las operaciones de negocios tienen la responsabilidad de asumir el desafío de dominar los volúmenes masivos de información. Ahora es tiempo de asegurar que su organización está en condiciones de beneficiarse del estallido, en lugar de ser una víctima de ello.
¿Su compañía está lista para el Big Data?
CIO, Perú