Llegamos a ustedes gracias a:



Noticias

La Unión Internacional de Telecomunicaciones debería ser desmantelada, considera un exfuncionario de la Casa Blanca

[29/11/2012] El gobierno de Estados Unidos debería presionar para que la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) de la ONU sea desmantelada y luchar contra las propuestas para imponer regulaciones restrictivas para Internet en la próxima conferencia de telecomunicaciones, sostuvo un exfuncionario de la Casa Blanca.
La UIT ya no cumple con su propósito de coordinar las regulaciones internacionales de las telecomunicaciones ya que las redes de comunicaciones del mundo se están trasladando hacia el Protocolo Internet, afirmó Andrew McLaughlin, emprendedor residente de Betaworks –startup de financiamiento–  y ex deputy CTO del gobierno del presidente Barack Obama. La UIT se estableció para defender la intervención gubernamental en las redes de telecomunicaciones, a expensas de los usuarios, y la organización carece de transparencia, sostuvo McLaughlin el jueves en la discusión Future Tense sobre el gobierno de Internet.
Las críticas de McLaughlin hacia la UIT se producen en momentos en los que la organización se alista para ser la anfitriona de la World Conference on International Telecommunications (WCIT), una conferencia que establece regulaciones internacionales en las telecomunicaciones. La WCIT se inicia el lunes en Dubái.
La delegación estadounidense en la WCIT está siendo muy cauta y muy tímida acerca del futuro de la UIT, sostuvo McLaughlin. Debemos establecer una meta significativamente más amplia y más ambiciosa. Es el momento de establecer, como política de Estados Unidos, el objetivo de desmantelar la Unión Internacional de Telecomunicaciones.
La estructura de la UIT, que da un voto a todos los países en algunos temas, permite que los países pequeños tengan sobre los temas de las telecomunicaciones e Internet una voz tan importante como la de los países grandes como Estados Unidos y China, añadió McLaughlin. Y los regímenes represivos usan la UIT y usarán la WCIT para impulsar la censura y la represión en Internet, afirmó.
La UIT es el vehículo escogido por los regímenes para quienes la Internet libre y abierta es vista como una amenaza existencial, sostuvo.
La organización también promueve relaciones cómodas entre los reguladores y las grandes empresas de telecomunicaciones, añadió. El papel pasado y futuro de la UIT ha sido tradicionalmente el promover la corrupción, el monopolio, para facilitar la vigilancia y la censura, dijo.
Muchas de las propuestas ante la WCIT son shows de terror que permitirían a los países vigilar de cerca a los usuarios de Internet, agregó McLaughlin.
Un portavoz de la UIT consideró que la propuesta de McLaughlin es extrema.
Las críticas de McLaughlin no tienen bases, añadió Richard Hill, consejero de la UIT. La Unión no es una organización que imponga las cosas de arriba hacia abajo ya que nada ocurre en la UIT a menos que haya comentarios de los miembros, afirmó en un mensaje de correo electrónico. Es una de las organizaciones más participativas en las que he estado, y he trabajado en ellas desde 1970.
Hill también cuestionó que la UIT ayude a los regímenes represivos. No sé de ningún acto de la UIT que tenga un efecto represivo, afirmó. Quizás alguien pueda señalarme alguno.
Terry Kramer, jefe de la delegación de Estados Unidos ante la WCIT, afirmó que no concuerda con McLaughlin. La UIT desarrolla muchas funciones valiosas, incluyendo el crecimiento de los servicios de telecomunicaciones e Internet en los países en desarrollo, afirmó.
No creo que en sí la UIT sea el problema, señaló. El tema más fundamental es, ¿Por qué algunas naciones están dejando de lado las propuestas [de la UIT]?.
El problema con la desmantelación de la UIT es que muchas naciones ven a otras organizaciones similares, como la Internet Corporation for Assigned Names and Numbers (ICANN), como muy ligadas al gobierno de Estados Unidos, sostuvo Milton Mueller, profesor de la Escuela de Estudios de la Información de la Universidad de Siracusa y autor de libros sobre el gobierno de Internet.
Otros países podrían ver la oposición de Estados Unidos a la UIT como algo inducido por la pérdida de influencia que el gobierno y las grandes empresas de Estados Unidos han sufrido sobre otros organismos de Internet, señaló.
Las organizaciones alternativas como la ICANN enfrentan críticas similares sobre su transparencia y forma centralizada de tomar decisiones, indicó Mueller.
Además, las críticas sobre la vigilancia y la represión desde Estados Unidos no sirven de nada cuando las agencias gubernamentales de ese país se encuentran comprometidas en prácticas similares, afirmó. Las preocupaciones sobre la vigilancia es un cargo extraño proviniendo de la tierra de las intervenciones telefónicas sin autorización judicial, señaló Mueller. ¿A quién realmente tememos más en términos de vigilancia de las comunicaciones? ¿A la UIT… o al FBI?
Grant Gross, IDG News Service (Washington)