Llegamos a ustedes gracias a:



Columnas de opinión

El éxito en los negocios requiere de generosidad

Por: James Wong, cofundador y CEO de Avidian Technologies

[24/04/2009] Acabo de terminar de escuchar el CD de Outliers, el nuevo libro de Malcolm Gladwell. Ahí señala que el éxito requiere más que ser ambicioso, extremadamente listo o trabajar duro. Todos nosotros conocemos bastantes personas ambiciosas que no llegan muy lejos en la vida, o personas muy trabajadoras que solo ganan 10 dólares la hora.

El punto de Gladwell es que el éxito no sucede simplemente con el individuo. Para que una persona logre resultados extraordinarios y sea considerado un Outlier, uno debe también ver su cultura y comunidad y familia, y lo que está sucediendo en su generación.
Gladwell usa a Bill Gates como un ejemplo particular. Escribe que Bill Gates se convirtió en el hombre más rico del mundo no solo a través de su inteligencia, sino que extraordinarios circunstancias le sucedieron; por ejemplo, tuvo un extraordinario acceso a las computadoras en la escuela secundaria en los años 60, cuando los profesores en las principales universidades tenían acceso limitado a las computadoras. Y también, Bill Gates tenía conexiones con las personas indicadas debido a las circunstancias de su familia.
Entonces si no tenemos el afortunado grupo de genes que tiene Bill Gates, ¿significa esto que estamos condenados al fracaso? No, en lo absoluto. Comience a mirar alrededor y comience a contar sus dones. Creo que las oportunidades únicas en la vida ocurren todos los días. Aquí están mis tres lecciones para lograr el éxito:
El éxito no se produce solo
Para logre el éxito, necesita a otras personas en su plan. Nadie que ha logrado algo grande lo ha hecho solo. No importa si está hablando de asistencia financiera o contribuir positivamente a una gran causa. Las compañías empresariales necesitan empleados leales e inteligentes que construyan y logren la visión del empresario. Necesita involucrar a otros en su plan.
Haga una clara distinción si es un profesional o un empresario
No hay nada de malo con ser profesionales en su empresa. Hay muchos profesionales exitosos teniendo una buena vida ayudando a muchos clientes, y disfrutando y viviendo una vida muy efectiva.
Sin embargo, si su meta es cambiar una industria o cambiar el mundo, entonces necesitará pasar de ser un profesional a un empresario. Un empresario trabaja para su negocio, no en su negocio. Recientemente, escuché un buen ejemplo en donde los dentistas son profesionales porque se encuentran tan metidos en su negocio que aún trabajan en su boca. Uno necesita salir de la boca para pasar de la odontología a la industria dental. ¿En qué nivel está trabajando en su negocio?
Comparta su éxito con otros
He visto a muchos empresarios cometer el error de alegar que ellos quieren que otros sean exitosos. Luego crean mil millones de acciones, se quedan con el 97% para ellos y luego les dan a sus empleados 10 mil opciones de acciones. Si la compañía que construyeron llega a valer 50 millones de dólares, lo cual es muy bueno para muchos empresarios, esas 10 mil acciones valen 500 dólares. ¿Quién estaría motivado a ganar 500 dólares para ayudar a construir una empresa de 50 millones de dólares?
Todo aquel que esté deseoso de trabajar para usted y es un buen empleado merece una participación decente de esos 50 millones de dólares. Bill Gates se hizo el hombre más rico del mundo porque también ayudó a miles de personas a volverse millonarios. Sea realista al compartir su riqueza.
Como empresario que ha construido tres empresas, y que ha invertido en otras tantas, personalmente me esfuerzo mucho con el concepto de compartir la riqueza. Tengo que luchar duro con mi ser interno para dejar salir mi lado generoso y compartir la riqueza con mis empleados.
Como tal, Avidian ha tenido opciones de acciones por muchos años y damos a nuestros asociados, incluso a los que recién ingresan, cantidades significativas de acciones de tal forma que tengan un buen momento cuando la compañía cotice en bolsa o sea adquirida. Como negocio creciente con 28 empleados, nuestros paquetes de beneficios son muy buenos comparados con otras pequeñas empresas del mismo tamaño.
Finalmente, en el 2009 implementamos un plan de utilidades generosas para nuestros empleados que distribuirá el 10% de todas las utilidades comenzando en alguna meta de utilidades, y llega al 20% cuando alcanzamos una meta, y esa meta es alcanzable.
Recuerden el viejo proverbio del buen libro, el generoso prosperará; aquellos que refresquen a otros ellos mismos serán refrescados. Si quieren el éxito, necesitan involucrar a otros y compartir la riqueza.
James Wong es cofundador y CEO de Avidian Technologies, fabricante de Prophet, el sencillo software de CRM para Outlook. James es un experimentado empresario y fundador de tres compañías exitosas, y un activo inversionista y partidario del empresariazgo.