Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

El modo XP de Windows 7 podría significar pesadillas en el soporte

[27/04/2009] De acuerdo a los analistas, la decisión de Microsoft de ofrecer a algunos usuarios de Windows 7 una herramienta para correr aplicaciones de Windows XP en una máquina virtual, podría ser  necesaria para convencer a las personas que realicen la actualización, pero podría crear pesadillas en el área de soporte.
La semana pasada, Microsoft anunció que ofrecería una extensión llamada Modo Windows XP (XPM) para los usuarios de Windows 7 Professional, Ultimate y Enterprise cuando salga el nuevo sistema operativo. Professional y Ultimate son las versiones más costosas de Windows 7, mientras que Enterprise solo se vende a través de acuerdos de licenciamiento por volumen.
Microsoft ha sido claro acerca del propósito de XPM. El Modo Windows XP se encuentra especialmente diseñado para ayudar a las pequeñas empresas a mudarse a Windows 7, afirmó Scott Woodgate, director de Estrategia Empresarial y de Virtualización de Windows, en un blog el pasado viernes.  Creo que esto va a ayudar a la adopción de Windows 7, porque remueve un problema, y ello nunca es algo malo, afirmó Michael Cherry, analista de Direcciones en Microsoft.
La idea de usar la virtualización para proporcionar una compatibilidad hacia atrás con aplicaciones más antiguas no es ni nueva ni sorprendente, sostuvo Cherry. Él llama a esto una simpática red de seguridad para los usuarios que se encuentran preocupados por abandonar XP y que no tienen acceso al MED-V (Microsoft Enterprise Desktop Virtualization) de administración centralizada.
MED-V se encuentra disponible solo para organizaciones que tienen un plan Software Assurance y que también compran el Microsoft Desktop Optimization Pack (MDOP). Microsoft lanzó el MDOP 2009, que incluye el MED-V 1.0, a inicios de este mes.
XPM es un movimiento necesario e inteligente, dada la recepción que los usuarios le dieron a Windows Vista, señaló Cherry. Debido a la forma en que Vista fue recibido -que ya es de por sí suficiente carga-, mientras más puedan hacer para cumplir con todas esas cosas [por las que Vista fue criticado] con Windows 7, más probabilidades existen de que la gente se pase al nuevo sistema operativo, manifestó Cherry.
Michael Silver, analista de Gartner Inc., respalda la opinión de Cherry en cuánto a qué fue lo que motivó a Microsoft a ofrecer el XPM. Muestra la medida en la [que] Microsoft quiere que las personas que usan XP pasen a Windows 7, observó. Pero Silver ve algunos grandes problemas. Tendrás que soportar dos versiones de Windows, sostuvo. Cada una de ellas necesita tener seguridad, antivirus, firewall, y patches. Las empresas no quieren soportar dos versiones de Windows en cada máquina. Si una compañía tiene 10 mil PC, esas son 20 mil versiones de Windows.
El otro gran problema que Silver prevé con el XPM es que puede ocasionar que algunas compañías descuiden la verdadera tarea: asegurarse que el software que corren sea compatible con Windows 7. Este es un gran parche, pero lo que las compañías necesitan es curar sus aplicaciones, formuló Silver. Se estarían haciendo a sí mismas un flaco favor si, debido al XPM, no se están asegurando que todas sus aplicaciones soportan Windows 7.
También señaló que, aunque Microsoft está efectivamente extendiendo la vida de Windows XP al ofrecerlo como una extensión para Windows 7, no se encuentra presupuestado su soporte. Microsoft sacó a Windows XP del flujo de soporte principal hace dos semana, y proporcionará lo que denomina soporte extendido solo hasta mediados de abril de 2014.
El [XPM] le dará a algunos una falsa sensación de seguridad, advirtió Silver. ¿Qué pasará en el 2014 cuando XP ya no sea soportado? Pienso que las compañías se encontrarían mucho mejor si hacen que todas sus aplicaciones corran en Windows 7.
Al final, XPM ilustra un problema de larga data para Microsoft, afirmó Silver: soportar viejas aplicaciones. Silver y el también analista de Gartner, Neil MacDonald, tuvieron resonancia el año pasado cuando sostuvieron que Windows estaba colapsando bajo el peso de casi dos décadas de código y decisiones legacy.
Esto nos da luces sobre los problemas de compatibilidad de Microsoft, afirmó Silver hoy, lo cual desanima a las personas a adoptar el sistema operativo más reciente. Están usando esto como una forma de poner a Windows [en las PC empresariales] más rápidamente, pero esta no es la respuesta. Necesita cambiar hacia algo que sea soportable en el largo plazo.
Microsoft ha señalado que pronto iba a sacar una beta del XPM, pero no ha establecido una fecha más específica para su disponibilidad. Sin embargo, la compañía lanzará el Windows 7 Release Candidate (RC) para los usuarios de su servicio MSDN y TechNet el jueves, y para el público general el 5 de mayo.
Gregg Keizer, Computerworld (USA)