Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

Escalabilidad de la virtualización

Chocando contra el techo de la nube

[28/04/2009] Pascal-Louis Pérez acudió a los servicios de nube cuando se convirtió en CTO de la naciente compañía kaChing.com, un sitio web que ayuda a los inversionistas minoritarios a realizar mejores negocios. Poco después, su proveedor de servicios de la nube, Xignite, que dirige datos del mercado financiero para kaChing.com, comenzó a presentar problemas.

El tráfico de sus clientes y un bug afectaron su sistema, y por lo tanto nuestro sistema, recuerda Pérez. Los procesos de comercialización se interrumpieron dos veces. Si no podíamos obtener precios en tiempo real, no estábamos en capacidad de permitir a nuestros clientes que realizaran sus transacciones.
Xignite estaba llegando a los límites de su capacidad a medida que nuevos clientes iban llegando a la nube. Pérez le dijo a Xignite que necesitaba más espacio y Xignite se convirtión así en cliente de los servicios web Elastic Compute Cloud (EC2) y Simple Storage Service (S3) de Amazon.
La cloud computing ha atraído a muchas compañías pioneras, tanto clientes como proveedores. Pero estas compañías generalmente carecen de los recursos y la experiencia para proporcionar servicios de clase empresarial. Surgen entonces problemas de escalabilidad, confiabilidad y tiempos de respuesta. Ahora las compañías, mayormente proveedores de la nube, están volviendo a los servicios de infraestructura de las empresas fuertes de la industria tecnológica -como Amazon- para apuntalar sus propuestas.
Hace unos años, Xignite daba servicios a unos cuantos millones de solicitudes de datos de vista de página por mes para el cliente promedio. Hoy, podría llegar a 50 millones al mes para un cliente y 100 millones para el otro, señala Stephane Dubois, CEO de Xignite. Los clientes más notorios incluyen a ING, Forbes.com, Wells Fargo, NetSuite, Starbucks, entre otros.
La capacidad de hits del data center del Xignite tuvo una sobrecarga durante un pico repentino el año pasado, y poco después el sistema de un cliente tuvo inconveniente técnico que ocasionó que un gran número de solicitudes fueran a los servidores de Xignite. En ambas ocasiones kaChing.com experimentó lentitud y caídas. La necesidad de administrar órdenes de gran magnitud fue el evento que desencadenó que Xignite vaya a la plataforma de Amazon, señala Dubois.
Al inicio, Dubois tenía dudas sobre cuánto iba a costar el uso de los servicios de Amazon. Los precios fluctúan dependiendo del uso, y el tráfico es difícil de predecir particularmente en el mercado financiero. El costo podría ser significativo, afirmó Dubois. Nos arriesgamos un poco. Sin embargo, luego del uso, Dubois señala que el costo real solo es una cuarta parte del que proyectaba.
Hoy, Xignite utiliza los servicios EC2 y S3 de Amazon para hacer que sus aplicaciones trabajen con muchos clientes. Los servicios permiten a Xignite calcular las necesidades de ancho de banda, almacenamiento y procesamiento de cada cliente y luego ampliarlas y reducirlas dependiendo de la carga de tráfico.
No todos los clientes de Xignite se encontraban inicialmente entusiastas con los cambios; uno de ellos, irónicamente, era kaChing.com. Pérez se preocupaba mayormente por los potenciales problemas de sincronización de datos. Me preocupaba de que pudiera haber una demora, afirma.
Cuando los proveedores de servicios trasladan la infraestructura a la nube de Amazon, explica Dubois, añaden un nuevo paso al proceso. Tenemos nuestro data center en donde recogemos datos de los intercambios [en el mercado] y esencialmente reproducimos esta información en la nube, señala. Tenemos que asegurarnos de que haya la menor latencia posible en el proceso.
Los ingenieros, tanto de Xignite como de kaChing.com, están trabajando juntos para asegurarse que el tema de la latencia no sea un problema. Antes de ir a producción, tendremos un periodo de prueba con los dos sistemas corriendo en paralelo, afirma Pérez, y asegurándonos que el nuevo sistema [con los servicios de Amazon] se desempeñe mejor que el antiguo.
Tom Kaneshige, CIO.com