Llegamos a ustedes gracias a:



Noticias

Se avecinan turbulencias en la economía digital

[12/02/2013] De acuerdo a la firma de análisis Ovum, los consumidores digitales están empezando a rechazar que sus datos personales estén almacenados en Internet, algo que puede suponer un retroceso al desarrollo del CRM social, las aplicaciones de geolocalización y el aprovechamiento económico del Big Data.
Así lo pone de manifiesto su última Encuesta de Consumer Insights, que entrevistó a 11 mil personas, y reveló que el 68% de la población de Internet seleccionaría la casilla de "do-not-track" (DNT) si fuera fácilmente disponible.
Ovum afirma que esto sugiere un agujero negro de datos que pronto podría abrirse bajo la economía de Internet, pintando un escenario amenazador ya que los consumidores buscan nuevas herramientas que les permitan seguir siendo "invisibles" en la Red.
El endurecimiento de las actitudes de los consumidores, junto con la dureza de la regulación, podría disminuir las líneas de obtener datos personales y tener de este modo un impacto considerable en publicidad dirigida, CRM, análisis de Big Data y otras industrias digitales.
Según un analista de Ovum, Mark Little, los consumidores están cada vez más motivados a utilizar nuevas herramientas y servicios que supervisan, controlan y protegen sus datos personales: "En la fiebre del oro que es el Big Data, el hecho de que se corte el suministro de información personal es un grave problema acechando a la industria.
Tan solo el 14% de los encuestados cree que las empresas de Internet son honestas acerca de su uso de los datos personales de los consumidores, lo que sugiere un reto para las empresas online a la hora de cambiar las percepciones de los consumidores.
"Las compañías de Internet necesitan un nuevo conjunto de mensajes que cambien las actitudes de los consumidores. Estos mensajes deben basarse en relaciones directas positivas, el compromiso con los consumidores y la prestación de controles de privacidad auténticos y dignos de confianza", explicó Little.
Hafizah Osman, ARN