Llegamos a ustedes gracias a:



Noticias

McAfee afirma que la seguridad web SaaS es una opción más económica

[30/04/2009] La empresa de productos de seguridad, McAfee Inc., lanzó una herramienta de seguridad web de software como servicio (software as a service, SaaS) que puede ser usada para proteger una fuerza laboral dispersa de las amenazas en la web, al mismo tiempo que se genera a los departamentos TI menores costos directos, a la luz de las actuales restricciones presupuestarias.

El modelo SaaS de provisión de software, como el Web Protection Service de McAfee, especialmente en momentos económicos difíciles como los actuales, ahorra dinero a las organizaciones que lo necesitan ya que el personal TI no tiene que gastar su valioso tiempo administrando equipos, señaló Mark Campbell, gerente senior de márketing de producto de McAfee Inc. Obtienen las ventajas de tener una herramienta que siempre se encuentra funcionando, siempre actualizada y con garantías de uptime, sostuvo Campbell.
Un desafío de las herramientas on-premise (aquellas que se encuentran presentes físicamente en la empresa), manifestó, es que cuando los proveedores publican la actualización de una característica, puede transcurrir un lapso antes de que las mejoras estén funcionando en el ambiente, expresó Campbell.
Las características de la seguridad alojada ofrecida incluyen filtros por reputación, basados en TrustedSource, el sistema de reputación de McAfee, que bloquean aquellas amenazas que constantemente se encuentran mutando. Hay un administrador de políticas flexible para establecer políticas para ciertos grupos de empleados, éstas incluyen acceso a ciertos sitios de red social por parte de empleados contratados versus ejecutivos. Los usuarios tienen la capacidad de realizar reportes y usar paneles para observar el uso de Internet en la organización. ¿Están todo el día en Facebook? y ver cómo es que esto se aliena con el uso apropiado de las herramientas web?, sostuvo Campbell.
Otras características incluyen protección contra malware, soporte remoto a la oficina y el usuario, y autenticación transparente del usuario.
El producto, expresó Campbell, es bueno para los clientes que buscan trasladarse de un enfoque on-premise a un enfoque alojado, pero también puede complementar las inversiones ya realizadas en la infraestructura on-site, así que ahí es donde el servicio puede llegar y llenar algunos vacíos.
El producto es escalable hacia arriba y hacia abajo, declaró, y desde una perspectiva de costos, muy predecible, ya que se basa en el número de usuarios.
James Quin, analista senior de investigación de Info-Tech Research Group Ltd, de Londres, Ontario, aún no puede decir si el producto SaaS de McAfee será más económico en el largo plazo, dado un costo recurrente mensual por el servicio. Dicho esto, en este clima de presupuestos de capital eliminados, Quin afirmó una solución como esta les ofrece valor.
Las organizaciones pequeñas, en particular, declaró Quin, se beneficiarán de no tener que retener mucho personal experto en seguridad.
Ofrecer una opción SaaS de tecnología contra malware que se encuentra muy comoditizada ciertamente es una jugada para diferenciarse en un espacio que se encuentra muy poblado, sostuvo Quin. Y los coloca en el primer lugar, ya que no van a ser los últimos en ofrecer este tipo de servicio, opinó.
Campbell considera que la percepción de los clientes sobre los productos de seguridad alojados ha cambiado para mejor, ayudada por la exitosa adopción de herramientas CRM alojadas como Salesforce.com. Más y más departamentos de TI están comenzando a aceptar y realmente darse cuenta los beneficios de esta tendencia, propuso Campbell.
Hay un mejor nivel de comodidad con las soluciones de seguridad alojadas, pero solo entre ciertos aspectos de la seguridad, observó Quin, explicando que las funcionalidades más básicas como aquellas ofrecidas con esta herramienta han ganado aceptación. Pero Quin considera que las capacidades más complejas como el acceso a archivos de datos internos no han disfrutado del mismo nivel de confianza, y quizás nunca lo hagan.
Kathleen Lau, ComputerWorld Canada