Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

Convertirse en consultor

Cómo los CIO se dan cuenta que es el paso apropiado para sus carreras

[30/04/2009] Quizás ha visto escrito en la pared que su despido es inminente. Quizás está cansado de la vida corporativa y quiera abandonar a El Hombre y convertirse en su propio jefe. Pero si está considerando convertirse en consultor, escuche: algunos CIO no están hechos para el trabajo.

Si tiene hambre de poder, por ejemplo, probablemente es mejor que mantenga su puesto. La consultoría es diferente a una carrera como CIO, ya que un consultor no manda en un departamento de TI. El consultor o consultora ofrece consejos, pero no emite directivas, señala James Sutter, socio senior de la firma de administración TI The Peer Consulting Group, y ex CIO de Xerox y Rockwell. En ausencia de autoridad jerárquica, la influencia y la persuasión son ahora partes importantes del trabajo, señala Sutter. Tiene que lograr que se hagan las cosas, casi de la misma forma que un CIO, pero tendrá que poner énfasis en habilidades diferentes a las usadas en el pasado, indicó.
Y si pregunta a aquellos que lo han hecho, escuchará que la transición no es necesariamente fácil. La consultoría involucra márketing, que es algo que no llega naturalmente a todos, especialmente cuando el producto que estás vendiendo es uno mismo, sostiene Jesús Arriaga, presidente y CIO de CIO Strategic Solutions, firma consultora que comenzó hace dos años luego de haber trabajado como CIO de Keystone Automotive y Spirent Communications. Arriaga no hace mucho márketing formal usando brochures o publicidad, señala. Más bien, hace mucho trabajo de red, conversando con muchas personas todo el tiempo.
Para aquellos que no se encuentran listos para esto, aconseja unirse a una consultora TI establecida con su propia función de márketing. Luego puede haber una lenta transición al manejo de su propia compañía y relaciones.
Cuando Rick Carney dejó su puesto de CTO en Barr Pharmaceuticals, se unió a Melillo Consulting, una firma en donde es vicepresidente y gerente general. Ir por esta ruta es menos riesgoso que comenzar su propio negocio, señala Carney, ya que tiene los beneficios del márketing, una fuerza de ventas y relaciones con los clientes, ya existentes. Sin embargo, su habilidad para construir relaciones sigue siendo crítica.
Transformarse a sí mismo de un CIO a tiempo completo a consultor puede abrirle opciones de carrera, especialmente en momentos en los que los presupuestos se están reduciendo. De acuerdo a Martha Heller, directora gerente de la firma de búsqueda ejecutiva ZRG Partners y columnista de CIO, no muchas compañías pequeñas o medianas están contratando CIO en estos días, pero sí están deseosas de contratar buenos consultores para emplearlos en sus estrategias TI de alto nivel y en proyectos.
Sea inteligente cuando formule su puesto. Si se considera a sí mismo un innovador y necesita financiamiento para poner en marcha las cosas, eso no será vendedor en estos momentos. Pero si es un gran reducidor de gastos, ese sí es un conjunto de habilidades que vende, señala. Acomode su curriculum vitae de tal forma que haga énfasis en sus diversas experiencias en compañías e industrias, señala la ejecutiva, además de otras consultorías realizadas.
Finalmente, recuerde ajustar su actitud. Como consultor, usted es considerado un proveedor ahora, añade Heller. Pero tiene una ventaja: como ex CIO, puede alinearse emocionalmente con el cliente porque usted ha contratado consultores antes, y sabe exactamente que es lo que fastidia a los gerentes TI de los consultores, señala. Eso puede ayudarle a conseguir compromisos. Quiere dejar en claro que usted no está ahí para acumular horas facturables, señala, sino para hacer un trabajo.
Kim S. Nash, CIO (US)