Llegamos a ustedes gracias a:



Noticias

Oracle porta DTrace a Oracle Linux

[05/03/2013] Oracle ha portado una de sus más codiciadas herramientas de Solaris a la plataforma Linux, una herramienta de debugging en tiempo real llamada DTrace, aunque la compañía la ha puesto oficialmente disponible solo para su propia distribución Oracle Linux.
Con el release de Oracle Linux 6.4, Oracle anunció que los participantes de su Unbreakable Linux Network (ULN) -disponible con una licencia de soporte Oracle de paga- pueden descargar una copia de DTrace para Linux.
Muchos desarrolladores y administradores de Linux han deseado una versión de DTrace que corriera en Linux, e incluso algunos señalan a DTrace -junto con el ZFS (Zettabyte File System)- como una de las razones más importantes por las que no se trasladaban de Solaris a Linux. El SystemTap de Red Hat, entre otras alternativas, duplica algunas de las funcionalidades de DTrace para Linux, pero no ofrecen los mismos niveles de granularidad.
Originalmente desarrollado para Sun Microsystems, que fue adquirido por Oracle en el 2010, DTrace (Dynamic Tracing Facility) proporciona la capacidad a los desarrolladores de hacer debug, o rastrear, los problemas en el kernel del sistema operativo, así como en los programas que corren en el sistema. El software fue originalmente diseñado para la distribución Solaris Unix de Sun, pero desde entonces ha sido portado a Mac OS X, FreeBSD y NetBSD.
A través del uso de sondas y un módulo kernel, el software ofrece información muy detallada acerca de los procesos que corren en un sistema en cualquier momento, mientras que al mismo tiempo solo añaden una mínima cantidad de esfuerzo al sistema. Los desarrolladores y administradores pueden escribir scripts que extraigan información acerca de lo que está haciendo el kernel o una aplicación, en términos de llamadas al sistema y utilización de los recursos del sistema.
Oracle no hizo comentarios acerca de si esta versión correría en otras versiones de Linux. Oracle prueba su versión de DTrace sólo contra su propia distribución Oracle Linux. Sin embargo, en un foro Oracle Technology Network, varios comentadores señalaron que aunque el propio paquete de software no correría en otras distribuciones, compilar un kernel de Linux con un módulo DTrace no debería ser demasiado difícil para aquellos que tienen experiencia en compilar kernels.
Oracle no se encuentra solo en la tarea de portar DTrace -el código que se encuentra disponible bajo una licencia de código abierto- a Linux. Paul Fox, desarrollador del Reino Unido, también está liderando un esfuerzo en ese sentido. En un correo electrónico, Fox señaló que aunque su versión tiene más características que la versión de Oracle, ninguna de las versiones está tan sólida como la versión de Solaris.
El desafío principal para portar DTrace a Linux ha girado en torno a soportar los viejos kernels de Linux, sostuvo Fox. El core de DTrace funciona bien, pero algunas diferencias sutiles en el kernel entre Linux y Solaris pueden conducir a pánicos o inestabilidad en el kernel, afirmó. Y a diferencia de Solaris, cada nueva versión del kernel de Linux usualmente requiere de algunos cambios en DTrace.
Sin embargo, a diferencia de la versión de Oracle, lo que Fox ha portado de DTrace funciona en múltiples distribuciones, incluyendo CentOS, Fedora, Red Hat Enterprise Linux (RHEL), Suse y Arch, para las versiones de la 2.6.18 a la 3.6 del kernel de Linux. También funciona como un guest en el hipervisor Xen, para las plataformas i386 y AMD64.
Oracle Linux es la distribución Linux de Oracle y, como CentOS, se basa mucho en Red Hat Enterprise Linux (RHEL). Sin embargo, Oracle Linux viene con un kernel especializado que se concentra en la seguridad que es mantenida por Oracle.
Otras nuevas características del Oracle Linux 6.4 incluyen el soporte de XFS, que es un sistema de archivos escalable de alto desempeño, y una actualización de su actualizador de kernel KSplice. Éste proporciona la capacidad de actualizar el kernel del sistema operativo sin poner el sistema en offline. Esta nueva versión permite que el kernel se actualice incluso si el sistema no se encuentra conectado a Internet en el momento de la actualización.
Joab Jackson, IDG News Service