Llegamos a ustedes gracias a:



Noticias

Por qué la Ley de Moore, y no la movilidad, está acabando con los PC

[08/03/2013] Aunque todavía son muy exagerados algunos vaticinios sobre el final de la PC, una industria que mueve más de 350 millones de unidades no puede estar muerta. Las computadoras ya no se venden como antaño, pero los estudios de los analistas señalan que sus ventas seguirán superando con creces las de las tablets en el horizonte cercano, aunque las tasas de evolución de ambas son totalmente opuestas.
Por supuesto, la gran pregunta es ¿por qué hay esta gran diferencia en el crecimiento de ambos segmentos?
La mayor parte de los expertos culpan del estancamiento en ventas de PC a una economía igualmente estancada o al increíble crecimiento de los teléfonos inteligentes.
Al igual que la mayoría de los sectores económicos, el mercado de PC se ve influido por numerosos factores y estas teorías tienen, todas, algo de verdad. Pero al observar a nuestro alrededor, tenemos que coincidir en que hace unos años era casi obligatorio cambiar la computadora cada pocos años, si se quería utilizar los programas más recientes. Ahora, señala el analista Linley Gwennap, de The Linley Group se puede mantener una PC cinco, seis o siete años sin ningún problema. Puede que sea algo lento pero no lo suficiente como para afectar a su uso diario.
Los procesadores antiguos todavía ofrecen buenas prestaciones para trabajar, entrar en redes sociales, mandar correo y ver videos en YouTube a resoluciones normales, por ejemplo. Si somos honestos, la mayoría no necesitamos un procesador refrigerado por agua con enormes prestaciones y velocidad de reloj. Si tiene una actividad normal no va a notar la diferencia entre un chip a 2,5GHz y otro a 3GHz, describe Gwennap.
Creo que estamos siguiendo la Ley de Moore desde que Intel derribó la barrera de potencia en el 2005. En ese momento, la potencia se convirtió realmente en el factor limitante, no los transistores, señala el experto. Las mejoras de rendimiento se ralentizaron más espectacularmente después de que Intel presentara la arquitectura Nehalem en el 2008.
La Ley de Moore choca contra el muro de la potencia. La Ley de Moore toma su nombre del antiguo CEO de Intel, Gordon Moore, quien predijo en 1965 que el número de transistores en circuitos integrados se duplicaría cada dos años. La mayor parte de la gente utiliza una versión modificada de esta predicción, mencionada por el ejecutivo de Intel, David House, que afirmó que el poder de computación se duplicaba cada 18 meses. Pero la letra de la Ley de Moore técnicamente sigue siendo válida.
En los últimos tiempos, el rendimiento se ha ralentizado hasta casi detenerse y puede incrementarse un 10% al año en equipos de escritorio y un 16% en portátiles, muy lejos de los crecimientos (60%) de otras décadas.
Por ello, el experto asegura que definitivamente la desaceleración en el rendimiento de los chips es un factor importante en la desaceleración de las ventas de PC. ¿Por qué comprar una nueva PC si no es mucho más rápido que la que compramos hace dos o tres años?, se pregunta.
Además, los grandes de los chips están apostando más por el ahorro de energía y por la potencia gráfica de los sistemas, pero no tanto en la potencia final de la CPU. Por ello, el futuro de los procesadores debe estar en una visión unificada con altas prestaciones gráficas, mínimo consumo de energía y la velocidad indicada.
A este tema, Intel está destinando nada menos que 18.200 millones de dólares para mejorar sus sistemas de fabricación para permitirle producir transistores más pequeños. La innovación en este campo aportará novedades muy interesantes que, esta vez sí, pueden convencer a muchos usuarios a renovar sus viejas PC.
Brad Chacos, PC World (US)