Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

Innovation Next 2013: Innovación y desarrollo

[12/03/2013] La innovación es un concepto que se encuentra íntimamente ligado al desarrollo tecnológico. Sin ella, el vertiginoso avance del que hemos disfrutado en los últimos 50 años no hubiera sido posible; y, sin embargo, esta cualidad no se presenta en todos los países en las mismas magnitudes.
Como parte del evento Innovation Next 2013, organizado hace unos días por IBM del Perú, pudimos escuchar a Gustavo Crespi, especialista líder de la división de competitividad e innovación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), quien nos señaló cuales son las características de la innovación y las falencias que tiene nuestra región y el Perú en especial en cuanto al desarrollo de esta actividad.
Innovación: situación y obstáculos
Luego de una breve introducción al evento por parte de Ricardo Fernández, gerente general de IBM del Perú y Bolivia, Crespi comenzó su exposición definiendo la innovación basándose en el concepto que de ella tiene la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OECD, por sus siglas en inglés): una innovación es la implementación de un producto o servicio, proceso, método de marketing, modelo organizacional o de organización del trabajo nuevo o significativamente mejorado.
A partir de esta definición el investigador sostuvo que, por tanto, la innovación es más que mejoras tecnológicas de productos o procesos, ya que también incluye aspectos organizacionales o modelos de negocios.
Además, la innovación considera cambios menores, incrementales y radicales, con la condición de que debe ser algo nuevo para la firma u organización. Se aplica tanto a empresas como también a organizaciones no basadas en el mercado, e incluso a la producción de bienes públicos.
¿Cómo se genera la innovación? Es difícil responder a la pregunta pero el expositor señaló que se puede asegurar que no es un proceso lineal; es decir, no es continuo entre la ciencia, la tecnología y, finalmente, la innovación. Es más bien un proceso de aprendizaje con numerosos insumos entre los que se encuentran la investigación y el desarrollo pero también la capacitación, la adquisición de maquinaria.
También es cierto que en la generación de la innovación intervienen varios actores y es ahí donde pueden empezar a surgir los problemas, pues las descoordinaciones entre estos actores pueden ocasionar que las interacciones necesarias para la innovación no surjan espontáneamente. Además, siempre existe el riesgo de que aquel que innova, tema que se copie su innovación.
Luego de estos conceptos Crespi pasó a examinar el estado de la innovación en el Perú.
Ya hablando del caso peruano, el investigador presentó una tabla en la que se podía ver el gasto en investigación y desarrollo como porcentaje del PBI con cifras del 2009. En el punto más alto del gasto se encontraba Suecia con un nivel superior al 3.5%, superior al promedio de la OCDE que se encuentra un poco por debajo del 2,5%, y también al de América Latina que se encuentra alrededor del 1%. Brasil es el país latinoamericano con mayor nivel con 1,3% aproximadamente, mientras que Perú se encuentra aproximadamente en 0,2%, por debajo de Argentina, Costa Rica, Chile, Uruguay, Panamá y Colombia, países que también se encontraban en la muestra.
Cuando se pregunta entre las empresas cuáles son los principales obstáculos a la innovación, el expositor sostuvo que entre las respuestas más destacadas se encuentran los obstáculos de costos y financieros, la escasez de personal calificado, el mercado dominado por empresas establecidas y también que la innovación es fácil de imitar.
Crespi sostuvo que en un estudio del 2011 se estableció que el sistema de innovación en el Perú tiene algunas debilidades.
Una de ellas es el hecho de que existen rezagos importantes en materia de comportamiento innovador; es decir, una reducida inversión pública y privada en innovación e investigación y desarrollo, además de presentar resultados pobres en materia de producción científica y de innovaciones.
Otra de las debilidades es el pobre desempeño por parte de los institutos tecnológicos públicos -con algunas excepciones. Esto se traduce en bajo nivel de resultados, poca vinculación con las empresas, reducido financiamiento institucional y problemas de gestión.
A pesar de este panorama negativo, existen algunas luces en el campo de la innovación. Una de ellas es la que proporcionan los Centros de Innovación Tecnológica (Cite). Estos proporcionan servicios vitales en materia de difusión tecnológica, provisión de servicios certificados, testeo y entrenamiento. Y son también articuladores con las universidades e institutos tecnológicos.
En la actualidad existen 14 Cites, de los cuales tres son públicos y 11 son privados. Crespi sostuvo que aunque han colaborado mucho con la innovación en el Perú estos organismos presentan algunas fallas. La más importante es su financiamiento. Dado que estas organizaciones básicamente tienen que autofinanciarse lo hacen mediante la venta de servicios y esto ocasiona que sus esfuerzos se centren en conseguir servicios que sean fácilmente aceptados por el mercado, es decir, en muchos casos, servicios estándares, lo cual va a contrapelo de su fin que es la generación de innovaciones, de productos y servicios novedosos.
En otros países, indicó el expositor, estas instituciones se financian sectorialmente (quizás hasta con un impuesto específico), además de la venta de servicios.
Además Crespi señaló otros problemas con los que hay que lidiar.
Por ejemplo, el régimen de competencia y propiedad intelectual (es decir, mucha informalidad), las barreras al emprendimiento (trámites para las empresas, reducido capital de riesgo) y el régimen tributario (que no es claro para estos casos).
Incluso sostuvo que hay obstáculos institucionales, como el hecho de que las universidades que cuentan con canon pueden usarlo para implementar un laboratorio pero no para contratar a los científicos que puedan usar ese laboratorio.
He conocido de universidades peruanas que tienen un laboratorio mejor que el de sus pares de Estados Unidos, pero que no pueden contratar un investigador para que trabaje en él, dijo a modo de explicación.
Nuevamente, a pesar de todos estos problemas, se pueden encontrar algunos bolsones de excelencia. Quizás el más evidente es el de la agroindustria.
¿Cómo se logró la innovación en la agroindustria? Fue la combinación del descubrimiento de excelentes condiciones climáticas y un importante esfuerzo innovador. De acuerdo al investigador, esto se hizo tangible en la introducción de nuevos productos y apertura de nuevos mercados, en el ingreso de nuevas empresas, en la investigación aplicada, la adopción y adaptación de tecnologías ya existentes en otras partes (irrigación, control sanitario, selección de variedades, embalaje, cadena de frío, etcétera).
Todo esto ha dado como resultado que el 50% de las firmas se encuentren trabajando en la actualidad en innovaciones a nivel mundial en colaboración con socios extranjeros (clientes, distribuidores, etcétera).
Y, por sobre todo, como resaltó el investigador, estos logros se han debido a una intensa colaboración público-privada que se ha visto bajo la forma de universidades del exterior colaborando con universidades locales, y Cites. Además del apoyo de Senasa, PromPerú, asociaciones de productores y otras instituciones.
Si se pudo hacer en la agroindustria, ¿por qué no hacerlo en otras industrias?, se preguntó Crespi.
La opinión del panel
Luego de la intervención de Crespi se conformó un panel para que comentara los puntos más resaltantes de la exposición del investigador.
El panel estuvo conformado por Maite Vizcarra, directora general del Centro de Innovación de IPAE; Liliana Alvarado, directora de marketing de la Escuela de Postgrado de la UPC; y Alberto Cabello, director de Empresarios por la Educación y director gerente de Métrica; además del propio Crespi y Ricardo Fernández.
Creo que el contexto económico lo que está haciendo es favorecer que las empresas comiencen a preocuparse, están saliendo de las zonas de confort y empiezan a invertir en capacidad. Y creo que éste es el tema, si quiero hacer un proyecto en innovación, dónde está el experto que me ayude a desarrollarlo. Claramente hoy en día hay un problema de información asimétrica en el Perú, no sabemos dónde están los expertos, los investigadores; entonces lo que hay que tratar de hacer es acercar a las empresas con los investigadores, sostuvo Vizcarra como parte de su intervención.
Luego de la intervención de Vizcarra fue el turno de Cabello.
Creo que la reflexión que Crespi ha mostrado hoy día debería ser una política de Estado, de los empresarios y de los líderes. Los que hemos participado y participamos en instituciones sin fines de lucro buscamos el largo plazo y la solución integral de la problemática. Siempre sabemos que vamos a estar deficitarios para cualquier actividad de innovación y desarrollo, y mientras no cambiemos y pensemos para 10 o 20 años creo que va a ser muy problemático un desarrollo sostenible, afirmó el empresario a manera de reflexión.
Finalmente, Liliana Alvarado ofreció su perspectiva con respecto a la exposición.
A nivel de investigación académica casi no se hace porque no existen los recursos para hacerlo. Y en las empresas muchas veces la innovación no te da resultados de corto plazo y nosotros somos cortoplacistas. Entonces por ahí es que tenemos que comenzar a cambiar, que las empresas deben entender que esta es una inversión que redunda finalmente en beneficio del consumidor y que ese consumidor se quedará con nosotros en la medida en que lo que le estamos ofreciendo sea distinto y mejor, señaló la académica.
Las opciones del evento
Luego de la presentación central y del panel de discusión, como ya se viene haciendo costumbre en muchos eventos, las exposiciones se dividieron en tracks.
El evento ofreció tres tracks, cada uno de los cuales constaba de cuatro exposiciones relativas a las diferentes soluciones con las que cuenta IBM para cubrir las necesidades de las empresas.
Posteriormente, y como fin del evento, se realizaron cuatro demos relativas a analítica, bases de datos, los nuevos PureSystems y los sistemas de almacenamiento.
Nosotros nos dimos un tiempo para visitar una de las presentaciones en los tracks y decidimos ingresar al relativo a cómo transformar la empresa en una firma social. Esta exposición estuvo a cargo de Roberto Chiabra, evangelista de IBM con respecto al tema social en la empresa, un tópico que ya antes habíamos conversado con él.
Su exposición se centró en la solución IBM SmartCloud for Social Business, en la que ofrece prácticamente las funcionalidades que se pueden encontrar en una red social pero para uso interno en la empresa, aunque también con la posibilidad de incorporar a los colabores externos, partners y a todos aquellos que consideremos deben ser parte de la red.
El evento fue bastante completo y, como siempre, el tiempo queda corto para escuchar todos los temas que son de nuestro interés.
Jose Antonio Trujillo, CIO Perú