Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

El mejor consejo que recibieron nuestros CIO

[12/03/2013] Parte de nuestro crecimiento profesional se lo debemos a las personas que compartieron su experiencia con nosotros. Ésta nos pudo haber llegado bajo distintas formas pero, sin duda, no hay mejor manera de retener estas enseñanzas que dándoles vida a través de su uso en nuestro quehacer profesional diario.
Estamos seguros que cada uno de nosotros puede recordar aquel consejo que alguien con más años en la firma que nosotros nos dio ante un reto o ante una disyuntiva. Recordamos a aquella persona que nos brindó indirectamente aquella solución, e incluso las circunstancias en las que se nos ofreció esta ayuda. Estos consejos no sistematizados y muy personales se nos quedan en la mente.
Indagamos entre los CIO con los que recientemente conversamos sobre aquel consejo que ha marcado alguna etapa en sus carreras, y lo que obtuvimos fue una nutrida colección de muestras de sabiduría colectiva. Si a ellos les sirvió probablemente haga también algo por nosotros, y por ello es que compartimos con ustedes estos pequeños tips de crecimiento profesional.
¿Quién no ha hecho su trabajo?
Tito Otero, gerente de Informática de Ferreyros, cuenta que recuerda un par de consejos que recibió en los años 80. Dos ejecutivos le mostraron a sacar lo mejor de la gente y a preguntar cuando ocurría algún problema.
La persona que más influyó en mi carrera fue sin duda Alec Hughes. Él era el CFO de IBM del Perú en los 80s y venía de hacer una muy buena carrera internacional en la empresa. Sin que me fuera dando cuenta, él conocía muy bien a la gente y trataba de sacar lo mejor de cada uno. En mi caso, debido a mi espíritu de investigación y profundización en asuntos de tecnología y de control, me encargó mejorar los controles internos, sin comprometer la eficiencia. Esto nos llevó a lograr ser una de las sucursales de IBM con mejores controles internos y una de las más eficientes del mundo. A partir de esto, siempre he tratado de sacar lo mejor de las personas, de acuerdo a sus cualidades.
Otra buena enseñanza de Alec fue que decía que cuando algo salía mal era porque alguien no había hecho su trabajo, bien sea la ejecución, la dirección, el control o la gestión. En ese caso, bien podría haber sido el mismo gerente, alguno de sus colaboradores o algún empleado de otra área. Esta enseñanza la llevo siempre conmigo y la aplico donde voy. Cuando algo sale mal, pregunto: ¿Quién no ha hecho su trabajo?
Aprender y explicar
Miguel Ángel Camacho, jefe de Sistemas de Andrade Gutierrez, no recuerda exactamente quién le ofreció el consejo pero sí recuerda cuál fue: la capacitación es una tarea ineludible para el profesional.
Uno escucha muchas consejos pero creo que el mejor tiene que ver con la capacitación. Siempre hay que estar leyendo, actualizándose y conociendo nuevas cosas. Siempre hay que tener la mente abierta a nuevas ideas, sean de tecnología o de la vida, siempre hay que escuchar. Yo, por ejemplo, he seguido un diplomado de oficial de seguridad, también leo artículos y asisto a seminarios. Siempre hay que documentarse bastante, y Google también nos ayuda para empaparnos de cualquier nuevo conocimiento que surja. Lo que podamos escuchar cuando conversamos en los eventos es la punta del iceberg, pero ello nos abre ventanas para poder encontrar puertas muchos más grandes.
Y además hay que explicar, y pasar estos conocimientos a los usuarios. Soy una persona a la que le gusta explicar, si alguien no sabe cómo utilizar una herramienta le explico para que pueda hacerlo. No hay que quedarse con el conocimiento.
Saber escuchar las necesidades
Rosa María La Rosa, IT senior manager del HSBC Bank Perú, señala que el mejor consejo que le han dado es saber escuchar a sus clientes internos.
Saber escuchar y ser muy objetiva en los planteamientos. Es decir, ser clara, directa y objetiva, y sobre todo saber escuchar porque mi trabajo consiste mucho en entender las necesidades de los clientes internos. Entonces, saberlos escuchar es el mejor consejo que me han dado siempre para seguir avanzando.
Hay que escucharlos, tratar de traducirlos e interpretarlos. Los clientes normalmente piden cosas que en ocasiones son inalcanzables y por ello hay que ayudarlos a que ellos mismos procesen y revisen su planteamiento. Ese es el rol que he venido jugando en este banco. En el sector financiero siempre hay mucho movimiento en cuanto a ideas y cosas que se quieren hacer por el movimiento del mercado entonces hay que escucharlos para entender por qué quieren aquello que piden.
No inventar lo que ya existe
Víctor Flores, chief information officer de Pesquera Diamante recuerda el consejo que hace mucho tiempo le dio un ejecutivo amigo suyo.
Tengo muchas experiencias en mi vida profesional, he sido jefe de fábricas industriales y jefe de planta, he trabajado también en banca y en algún momento he tenido mi propio negocio. Estas experiencias me han servido para realizar un trabajo, diría adecuado, y de todo ello creo que lo que se puede sacar es que no hay que inventar lo que ya existe, eso alguien me lo recomendó un día.
Cuando estaba en los inicios de la carrera conté orgulloso que estaba desarrollando un programa de contabilidad y me encontré con un ejecutivo amigo mío que me dijo qué haces desarrollando un paquete de software que ya existe. O sea que si necesitas mañana un carro ¿te vas a poner a diseñarlo? Tú necesitas el carro para mover rápido tu empresa. Compra tu paquete de software y úsalo. Y en realidad me di cuenta que había que apuntar rápidamente a darle soluciones a la empresa. Esto me ha servido mucho para tenerlo en mente todos los días.
Hacer bien las cosas, y hacerlas con amor
Agustín Gamarra, gerente de Sistemas del Grupo Drokasa, resume todo consejo en hacer las cosas bien, pero además con amor.
Creo que todo se puede resumir en tratar de hacer las cosas bien. Y podría agregar que hay que hacer las cosas bien y con amor. Cuando uno hace las cosas con amor generalmente las va a hacer bien porque el producto resultante, que puede ser un informe o un trabajo, llegue bien a la otra persona.
Por ejemplo, cuando los cocineros cocinan lo hacen porque les gusta, pero también porque les gusta que las personas disfruten con lo que han hecho. Pero ¿cuántos de nosotros informáticos hacemos las cosas para que los usuarios disfruten de ellas? Generalmente se hace por dinero, se construye porque alguien lo está pagando, pero no debería ser así. Uno debe construir porque le gusta y porque quiere que el producto salga bien, que sea algo bueno para las personas. La mayoría de las veces disfruto mi trabajo y en ocasiones no, pero eso es parte de la vida; hay momentos ingratos que hay que saber entenderlos y manejarlos. Y este tema es difícil de transmitir a las personas, pero hay que hacerlo todos los días.
Comparta con nosotros, en la sección de comentarios, su mejor consejo recibido
Jose Antonio Trujillo, CIO Perú