Llegamos a ustedes gracias a:



Noticias

GNOME 3.8 ofrece mayor privacidad y un nuevo modo "Clásico"

[04/04/2013] Los incondicionales de Linux recordarán el último anuncio del proyecto GNOME de la pasada primavera en el que se planeaba abandonar su modo fallback, dirigido a sistemas que no disponen de representación 3D, ofreciendo a cambio un rebautizado modo Clásico. Pues la semana pasada se dio el lanzamiento de GNOME 3.8 y, entre otras muchas e importantes nuevas funciones y mejoras, figuraba el prometido GNOME Classic tradicionalmente orientado al desktop.
Concretamente, GNOME Classic mantiene todas las tecnologías subyacentes del actual entorno de escritorio Linux, GNOME 3, pero además añade varias funciones populares del muy reconocido GNOME 2. E incluso incorpora una variedad de extensiones creadas por la comunidad.
GNOME 3 es elegante por defecto y extremadamente configurable por diseño, señala Karen Sandler, directora ejecutiva de GNOME Foundation. La versión de GNOME Classic es la evidencia de nuestra habilidad para personalizar GNOME, mediante extensiones y demuestra cuánto han aprendido y respondido nuestros desarrolladores al feedback de la comunidad, subraya.
La considerable anticipación de la adición de GNOME Classic puede responder a la controversia que ha rodeado a GNOME 3. Tanto ésta como el desktop Unity están por defecto en Ubuntu Linux, desde 2011, tomando prestado elementos de diseño del mundo móvil, pero ha generado importantes sentimientos en contra.
GNOME 3.8 incluye nuevos controles de privacidad e intercambio, diseñados para ofrecer a los usuarios mayor control sobre quién accede a los contenidos de sus ordenadores. Además, GNOME 3 es la primera versión que soporta integración OwnCloud y de ofrecer la nueva aplicación Clocks, que incluye las diferentes zonas horarias, así como alarmas, cronómetro y minutero.
La nueva búsqueda mejora la representación de animaciones e introduce varias actualizaciones y parches.
GNOME 3.8 es el resultado de seis meses de trabajo y ha integrado casi 36 mil contribuciones de unas 960 personas. Los usuarios de Linux pueden descargar el nuevo software open source cuando estén disponibles los repositorios de su distribuidor.
Katherine Noyes, PC World (EE.UU.)