Llegamos a ustedes gracias a:



Noticias

El fin de la Ley de Moore está cerca, según AMD

[05/04/2013] La Ley de Moore, que afirmaba que la capacidad de proceso de las computadoras se duplica cada dos años, está llegando a su fin, según la compañía AMD.
Como destaca el físico Michio Kaku, esta regla tiene casi una década y se formuló antes de que los transistores cada vez más pequeños se toparan con las limitaciones que imponen las leyes de la física cuántica y la termodinámica. Puede que el día de la verdad para la industria todavía tarde unos años, pero el apocalipsis de Moore parece estar muy cerca.
El arquitecto jefe de producto de AMD, John Gustafson, ve dificultades en la transición de los chips de 28 a 20 nanómetros, lo que demuestra que llegamos al principio del fin. Ya se puede apreciar que la Ley de Moore se está ralentizando, ha señalado. Llevamos esperando bastante tiempo a que esta transición se produzca, pero está llevando más tiempo del que predijo Moore. Este es el principio del fin.
La medida en nanómetros de los transistores incluidos en un chip es fundamental para que progrese su rendimiento, pero predicciones apocalípticas, como la de Gustansof, se llevan oyendo casi desde que Gordon Moore, cofundador de Intel, formuló su famosa Ley en 1965.
El mismo Gustansof predice que este final en la carrera de los chips podría ser muy peligroso para Silicon Valley, si no se encuentra un recambio para la tecnología de silicio. La Ley de Moore no se refería solo a la capacidad de aumentar el número de transistores en un chip, sino también a la rentabilidad económica de hacerlo. La Ley de Moore original se refiere a que el número de transistores, más baratos de producir, se doblará cada dos años, explica Gustafson.
Estas declaraciones coinciden con las de otros representantes de AMD que han asegurado que la Ley de Moore se refería siempre al costo de los transistores y al aumento del rendimiento que se podría obtener de ellos.
Pero estos argumentos pueden revelar la impotencia de AMD para rebajar el tamaño de los transistores de los 28 nanómetros, frente a los 22nm que ha logrado Intel para su última generación de procesadores, Ivy Bridge. Su próxima generación Haswell, prevista para el 2014, también llevará transistores de diminuto tamaño y la compañía estima poder producir chips de 10nm en el 2016.
Otros fabricantes también confirman que los chips siguen siendo cada vez más pequeños, pero no se están logrando mejoras equivalentes en velocidad de proceso. Sin embargo, los chips sí que están evolucionando en cuanto a consumo energético, mucho más que en rendimiento final.
Para Michio Kaku, los siguientes pasos en este terreno serán los transistores moleculares y, más lejos, las computadoras cuánticas. Hasta entonces, AMD, Intel y otros fabricantes de chips seguirán exprimiendo hasta la última gota al silicio, en cuanto a velocidad y potencia.
Ian Paul, PC World (EE.UU)