Llegamos a ustedes gracias a:



Casos de éxito

La Universidad de Lima cambia su infraestructura

Con una red de 10 gigabits, para satisfacer las nuevas demandas de sus usuarios

[30/04/2009] Siempre es tiempo de cambiar. Con más de 40 años de presencia en el mercado educativo, la Universidad de Lima ha crecido no solo en número de alumnos, catedráticos y aulas, sino también de necesidades TI. Una de ellas, la más crítica, era la renovación de su infraestructura de comunicación y servicios, por una que pudiese soportar tanto las aplicaciones cliente/servidor, de uso cotidiano entre el personal administrativo de la universidad, como las nuevas aplicaciones web, de uso masivo entre los estudiantes.

Por su puesto, esta no es la primera vez que la universidad realiza cambios. Hasta antes del 2001, la institución contaba con una red ATM. Ese mismo año se decidió migrar a una red Gigabit que les ofrecía más ventajas. Sin embargo, con el tiempo, se hacía evidente que eran necesarios más cambios.
Los primeros indicios se produjeron en el 2005, cuando la universidad decidió construir un data center que alojara los equipos que antes se encontraban en los cuartos de servidores y comunicaciones. Éstos se encontraban en ambientes separados geográficamente dentro del campus y era necesario mudarlos.
Otro factor que intervino y que hizo notar la necesidad de un cambio en la infraestructura, fue la implementación de nuevos sistemas que demandaban mayor capacidad de acceso a los recursos. Particularmente, los nuevos sistemas basados en web que ofrecían servicios a los alumnos, demandaban mayores recursos. El uso de separatas virtuales para las clases, bibliotecas virtuales y el propio portal universitario son ejemplos de las nuevas necesidades que necesitaba soportar la infraestructura.
La gran mayoría de aplicaciones académicas se corren sobre web y las de negocio sobre aplicaciones cliente/servidor, entonces, tenemos que apuntar a los dos planos. Por ejemplo, hace varios años que la matricula se realiza a través de Internet, pero hoy el 90% de los alumnos se matricula desde su casa, usando Internet, y tenemos que darle una matricula eficiente. Esto implica ofrecer alta disponibilidad para la aplicación web más critica que tiene la universidad, que es justamente el proceso de matrícula, sostiene Harold Ilave, jefe de Redes de la Universidad de Lima.
Si se toma en cuenta que la universidad cuenta con más de 10 mil alumnos, cinco mil puntos de red y 14 pabellones, queda claro que se debía realizar el cambio.
Se decidió buscar una solución que ofreciese una infraestructura de 10 gigabits, y que además proporcione una escalabilidad adecuada para el crecimiento futuro de la institución.
Se realizó un proceso de selección en el que participaron cuatro postores y que ganó el equipo conformado por Panduit, Cisco e IBM, como integrador.
Ojo: quizás todas las marcas podrían haber soportado nuestros requerimientos, pero son las propuestas técnico-económicas que presentaron cada postor las que diferenciaban a una marca de la otra. Puede que el postor tenga muchas opciones, pero si lo que presenta en la propuesta es limitado se tiene que tomar en consideración esto, enfatiza Ilave.
El proceso de selección tomó dos meses, aproximadamente, y en él se consideraron temas como la seguridad, disponibilidad, escalabilidad y rendimiento de las propuestas. Además, como señala Ilave, una de las características que se tomó en consideración para elegir a Panduit, fue que la fibra que ofrecían era la que soportaba 10 gigabits a mayores distancias, un elemento importante a considerar dadas las distancias al interior del campus.
Otra de las características que también jugó a favor del trío elegido fue la escalabilidad. De acuerdo a Ilave, la solución propuesta era la que con el tiempo iba a requerir menor inversión para su crecimiento.
Por otro lado, el ejecutivo señaló que la solución que primó lo hizo porque era muy administrable. Se instaló el sistema PanView de Panduit que monitorea y rastrea cambios en la red, y reduce las posibilidades de que ésta se caiga.
El proceso consistió en la instalación del cableado de fibra óptica; incluyendo el diseño de las rutas, habilitación de parte del sistema de ducterías requerido, tendido del cableado, instalación del sistema PanView y conectorización. Además de la supervisión permanente y las pruebas de todo el sistema. Por otro lado, en la solución se consiguió tener un sistema de monitoreo y alerta de todo el backbone, en forma constante y centralizada en una única consola, la cual puede ser administrada desde cualquier punto del backbone.
La nueva infraestructura soporta voz y video, por lo que la universidad podría en el futuro implementar una solución de telefonía IP, cuando lo requiera. Por lo pronto, estas capacidades se usan especialmente en el ámbito académico, pues ayuda a soportar las presentaciones multimedia de los profesores.
El monto total de la implementación fue de 350 mil dólares y el proceso duró seis meses aproximadamente. La decisión final la tomó un comité de adquisiciones, ante el cual se presentó la propuesta elegida, a través de un sistema de puntajes elaborado por el departamento de Ilave.
¿Recomendaciones? La primera es analizar bien cuáles son las necesidades que la organización tiene, en ocasiones éstas se pueden sobredimensionar o subestimar. Se debe también tener en cuenta el futuro; cuál es el crecimiento, por ejemplo, a cinco años. Y, por último, consultar bastante con los propios fabricantes e integradores; no necesariamente una marca es buena en todo, finaliza Ilave.
Jose Antonio Trujillo