Llegamos a ustedes gracias a:



Columnas de opinión

LTE, la solución para afrontar el reto 4G

Por: Carlos Romero, gerente de marketing para América Latina de Gemalto

[09/05/2013] Un fin de semana salimos al parque con la familia y usando el teléfono móvil grabamos un video en alta definición, lo compartimos al momento con los amigos dentro de una red social, llegan los comentarios y los "me gusta" al instante. Más tarde descargamos música, algunas canciones que escucharemos en el auto camino a casa. Al parar en una tienda para comprar una lámpara nueva hacemos una llamada y pedimos ayuda en línea para decidir el mejor color y estilo antes de llegar a la caja. En esa tienda hay cupones de descuento que descargamos al momento de pagar con el mismo teléfono móvil que nos acompañó todo el día.
Hasta hace unos pocos años, un día así no podía ser posible usando una conexión móvil, los servicios que requerían una gran cantidad de datos y una respuesta instantánea solo podían ser provistos por una computadora conectada a una red fija en casa, los teléfonos móviles estaban limitados a una conexión de Internet de baja capacidad. Gracias a la evolución de las redes móviles a nivel mundial será posible navegar desde cualquier smartphone o tableta a un ritmo superior al que nos provee una banda ancha.
El último eslabón en esta evolución de redes móviles es la 4a generación y dentro de ella es LTE (Long Term Evolution) la que cobra fuerza, ya que ha sido el estándar seleccionado por la mayoría de los operadores móviles para mover a los usuarios de las actuales redes CDMA EVDO y 3G HSPA hacia un internet móvil de alta velocidad. Las instalaciones y lanzamientos están ya ocurriendo en América Latina y los países más grandes como México, Brasil, Colombia y Chile tendrán varias en funcionamiento durante el 2013.
De acuerdo a 4G Americas, LTE logrará velocidades de descarga de hasta 100 megabits por segundo (mbps) y velocidades de carga de más de 50 mbps, con una tecnología basada en protocolo de Internet (IP) y que puede apoyarse en otras tecnologías como WiFi y Femtoceldas para lograr una cobertura total". Para sentar un comparativo, el promedio en los hogares de Latinoamérica es de 10 mbits por segundo para una conexión a Internet fija compartida por varios usuarios. Por esto con LTE, aun teniendo una velocidad final de 30 mbps, habrá un cambio notorio y significativo en el tipo de aplicaciones y tareas que un usuario móvil podrá realizar desde su teléfono.
El mapa de redes LTE está creciendo en todo el mundo. De acuerdo a la Global Mobile Suppliers Association (GSA) actualmente existen 163 redes comerciales en 67 países. Desde el norte de Europa, Estados Unidos, Medio Oriente y Asia, los operadores móviles han adoptado la tecnología.
Para el operador móvil hay un beneficio inmediato al adoptar ésta tecnología ya que LTE cuenta con una arquitectura eficiente que permite costos de operación bajos, de tal modo que los servicios de datos son más baratos de proveer.
De acuerdo con Ovum Research, la importancia de esta tecnología puede observarse cuando se considera que la cantidad de suscriptores a banda ancha móvil crecerá cerca de 1000% para el 2014 y que habrá más de dos mil millones de usuarios, generando ganancias anuales de 137 mil millones de dólares.
La instalación de la tecnología LTE representa un cambio importante y una inversión significativa para los operadores móviles, ya que todos los elementos para la red móvil requieren ser modificados o reemplazados en su totalidad. Los diferentes proveedores de cada elemento requerido en una red LTE, desde la infraestructura interna, las antenas, teléfonos y servicios están haciendo posible el contar con soluciones que son confiables y eficientes para tener redes funcionando en un periodo corto de tiempo.
Muchas aplicaciones nuevas y usuarios se verán beneficiados con la llegada de las redes LTE, no solamente para diversión sino también en otros campos como la telemedicina y los pagos móviles. Esto hará nuestra vida más segura y las aplicaciones más confiables. Esta evolución representa solo el inicio de lo que una red de alta velocidad puede traer consigo y está en camino ahora.
CIO, Perú