Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

Malos hábitos tecnológicos -y cómo romperlos

Su teclado está a solo un derrame para que ocurra un desastre ¿Suena familiar? Entonces tiene un hábito tecnológico muy malo.

[17/05/2013] Se muerde las uñas. Su casa es una pocilga. Nunca hace una señal antes de cambiar de carril, y cuando finalmente llega a su destino, tienes 30 minutos de retraso.
Todos tenemos malos hábitos en la vida real. ¿Por qué la tecnología no puede ayudar a curarlos? Mientras que la tecnología debe ayudar a romper los malos hábitos, muy a menudo empeora las cosas.
¿Es usted culpable de un mal hábito tecnológico? Aquí están 21 de los peores hábitos orientados a la tecnología, además de soluciones potenciales para todos ellos. (Y tenemos un bono al final, cómo corregir malos hábitos en el correo electrónico).
1. Dejar los dispositivos a la vista
El gadget típico no es robado por ladrones que han elaborado un gran plan. No, la mayoría de los robos de gadgets se conciben y se ejecutan en segundos, y probablemente debido a que dejó el aparato desatendido. Esa acogedora ventana en el rincón de la cafetería es genial hasta que tiene que volver corriendo al mostrador por su pedido. Un ladrón puede llegar, apoderarse de su dispositivo, e irse. A menudo lo mismo sucede con los miembros de seguridad en los aeropuertos (por desgracia, a veces por los propios agentes de la TSA), mientras que está esperando que lo revisen de pies a cabeza. Su auto cerrado tampoco es seguro. Un ladrón deseoso estará feliz de romper la ventana y agarrar el bolso con la laptop del asiento de copiloto, incluso a plena luz del día.
Solución: No deje las computadoras portátiles y otros aparatos desatendidos. Sí, eso significa que o bien las debe llevar hasta para ir al baño, o dejarlas con alguien de confianza. En un café, no se pierde nada con preguntar al personal si puede dejar algo detrás de la barra por un minuto. En cualquier caso, no pregunte: "¿Puede verla un momento?" ni señale su PC a través de la habitación.
2. Uso inconsciente de gadgets
Así es como los ladrones callejeros se llevan su teléfono. Ellos se esconden en la parte superior de las escaleras, o caminan furtivamente detrás de usted mientras está descansando en un café al aire libre. De cualquier manera, no tiene ni idea de que están ahí, porque su nariz está enterrada en el feed de Facebook de su smartphone. Lo siguiente que siente, es un puñetazo en la cara, y ve a los ladrones huir en un auto. ¿Puede identificar a los sospechosos? No, porque lo último que vio antes de que sucediera era la foto de un cachorro.
Solución: Todo el mundo utiliza los teléfonos en todas partes, por lo que no se siente el riesgo de sacarlo en el bus o mientras camina hacia su casa en la oscuridad. Pero los artículos electrónicos siguen siendo algunos de los elementos más fáciles de llevar al mercado negro, y vale la pena estar alerta cuando se utiliza en una situación desconocida. Establezca una política de utilizar dispositivos móviles en zonas donde esté completamente seguro de que no será víctima de un ataque por parte de los ladrones. Esa recomendación vale el doble sobre el uso del teléfono mientras conduce. ¡No se convierta en una estadística más!
3. Utilizar los dispositivos con las manos sucias
Cualquier persona que le haya dado un teléfono celular a un niño sabe que el dispositivo volverá cubierto de una costra de suciedad, migas, chocolate, y hasta restos de estornudos.
Pero usted no es mucho mejor. Jugar Bejeweled mientras se come un burrito no deja un aspecto fresco en el teléfono, y mantener el aparato contra su cara para hablar puede dejar una sombra de grasa.
Esto no solo es asqueroso, sino que también trae riesgos para la salud: El viejo adagio de que su teclado es más sucio que el inodoro se aplica a su teléfono también. Un informe del año pasado afirmó que un ladrón de Uganda contrajo Ébola desde un teléfono robado.
Solución: Mantenga un kit de limpieza electrónica en su escritorio a la vista. Limpie el teléfono, tablet y otros dispositivos de pantalla táctil a diario. Dele una pasada rápida con un trapo cada vez que vea suciedad visible.
4. No limpiar el equipo
Cubrimos el problema de la pantalla táctil sucia (cada vez más problemática en la era de Windows 8) en el párrafo anterior. Pero ¿qué pasa con todo lo demás?
Literalmente, todo en su arsenal de alta tecnología, es vulnerable a los daños causados por el polvo y la suciedad. Todo se filtra por cualquier grieta, pero las máquinas como las computadoras de escritorio, computadoras portátiles, e incluso impresoras, que tienen aberturas de entrada de aire para la refrigeración, son las más afectadas. El polvo generalmente no daña los componentes electrónicos, pero puede obstruir los ventiladores, los mecanismos de la unidad óptica y otras partes móviles, lo que puede dar lugar a fallas de los componentes y el recalentamiento si los ventiladores dejan de funcionar correctamente. El polvo en los escáneres e impresoras puede también afectar la calidad de las impresiones.
Solución: La limpieza de su equipo no es difícil, pero es importante hacerlo con regularidad antes de que las cosas se acumulen demasiado. Debe hacerlo una o dos veces al año. ¿No lo recuerda? Trate de limpiar su PC al mismo tiempo que haga un cambio de aceite en su vehículo. Un recordatorio en el calendario de su PC también puede ayudar.
5. Sentarse en una mala postura frente a la computadora
Las lecciones de la postura, cuentos con moraleja y aparatos ergonómicos de los últimos 30 años, al parecer, no nos han enseñado nada, y como resultado, el síndrome del túnel carpiano es la forma más común del síndrome neurológico llamado neuropatía por atrapamiento, que afecta a un 5,8% de la población. El tratamiento típico, incluso para los casos moderados, es la cirugía. Y todo porque les daba pereza sentarse con la espalda recta.
Solución: La solución de este problema requiere de un ambiente de trabajo adecuado. Mantenga su silla a cierta altura para que sus rodillas se doblen en un ángulo de 90 grados, también mantenga los pies apoyados en el suelo, el monitor directamente en frente de la parte superior de la pantalla a la altura de los ojos, y el teclado puesto de tal forma que sus muñecas estén paralelas con el suelo.
Esto es más fácil decirlo que hacerlo si, como lo es para muchos, su oficina es ahora un Starbucks. Pero los guantes de Imak Computer pueden mantener su muñeca en el ángulo correcto para escribir y amortiguar la mano -una solución fácil que puede colocar en la bolsa de su gadget.
6. No tomar descansos
La mayoría de los padres no tienen problemas para limitar el tiempo que sus hijos pasan frente a la pantalla, pero les resulta difícil apagar sus computadoras portátiles o teléfonos inteligentes cuando el trabajo exige una acción (o Angry Birds los llama).
Los descansos son esenciales para la buena salud. Sus articulaciones, sistema muscular, sistema circulatorio y ojos se benefician de un cambio de escenario de vez en cuando. Permanecer sentado durante largos períodos de tiempo puede causar coágulos de sangre (a veces incluso mortales). Y mirar a la pantalla durante horas y horas puede causar fatiga visual que puede afectar su visión después y hacer que sea peligroso conducir a casa.
Solución: Afortunadamente, los programas como Scirocco Take a Break, aplicaciones móviles y plug-ins de los navegadores pueden recordarle a alejarse de sus aparatos, estirar las piernas, tomarse el día lejos de la computadora.
Otra manera fácil de solucionar el problema es mantener, en todo momento, un gran vaso de agua en su escritorio (la solución para otro mal hábito: no estar hidratado). Beber un trago de agua con regularidad le obligará a tomar un descanso ocasional para ir al baño.
7. Trabajar con la computadora portátil en su regazo
Sí, la llaman computadora portátil, pero no se supone que tenga que tomárselo tan literal. Utilizar su computadora portátil en el regazo puede llevar a toda una serie de problemas, muchos causados por el calor que la mayoría de portátiles generan desde su parte inferior. Las enfermedades pueden ir desde la simple sequedad de la piel, a la decoloración y reducción del número de espermatozoides, y hasta -aún sin confirmar- cáncer.
El calor no es el único problema. Colocar un objeto pesado en los muslos durante horas puede causar daños neurológicos, sobre todo cuando se combina con la típica postura laptop en las rodillas: encorvado, con las piernas extendidas, el cuello estirado. Con el tiempo también se puede desarrollar artritis.
Solución: Corregir esto no es fácil a menos que desee mover su escritorio a la sala o el dormitorio para que pueda ver Game of Thrones mientras trabaja. En su lugar, comience con un escritorio portátil que protege los muslos de calor, y siga los consejos del punto # 6.
Cambiar periódicamente la laptop de una pierna a otra puede ayudar. Evite trabajar en su computadora portátil con las piernas extendidas. Su sistema nervioso y muscular estará en una mejor alineación si mantiene las rodillas dobladas y los pies en el suelo.
8. No hacer una copia de seguridad de los datos
Deténgame si ha escuchado esto antes. Todo está funcionando a las mil maravillas hasta que un día, de repente no lo está. Tal vez se estropee su disco duro, tal vez esté infectado con malware, tal vez su computadora portátil sea robada. De una forma u otra, sus datos desaparecen de repente, y se queda llorando porque no hizo una copia de seguridad de sus datos.
Las excusas para no realizar copias de seguridad de sus datos son cada vez más flojas. Muchos servicios de copias de seguridad en línea sincronizarán los archivos de forma automática con un sistema de almacenamiento en la nube, si utiliza una PC, tablet o un teléfono. No piense que no tiene nada importante en ese dispositivo. Ya sea una foto olvidada de su bebé o un juego a punto de terminar, se sentirá extraño cuando no lo tenga.
Solución: Con tantos sistemas de copia de seguridad hoy en día, no tiene que hacer nada más que instalar una aplicación y configurarla. Si eso es demasiado esfuerzo, bueno, tal vez es hora de volver a la pluma y el papel.
9. Reutilizar contraseñas una y otra vez
Todos somos culpables cuando se trata de este mal hábito. ¿Cómo se supone que debe recordar sus 100 diferentes contraseñas para los servicios de redes sociales en los que está inscrito? Toma el camino fácil y reutiliza una contraseña que le ha funcionado una y otra vez.
La fuerza de una contraseña es un poco ilusoria. Todo lo que necesita es un sitio web que no almacene las contraseñas de forma segura y sea pirateada, o un viejo disco duro sin cifrar que se elimina de forma descuidada, para que todo el castillo de naipes se caiga, no importa la cantidad de números, letras mayúsculas, y caracteres especiales que utilice.
Solución: La solución consiste en idear un sistema para crear una contraseña única en función de cada sitio web que utilice. Genere una frase base y añádale algo único para cada sitio. Tomemos, por ejemplo, Flurpb&rgl3r como base y añádale FB8 al final para Facebook o TW7 para Twitter. (En este ejemplo, el componente numérico de la etiqueta de cierre es el número de caracteres que tiene el nombre del sitio).
10. Una cuenta, múltiples usuarios
La expectativa típica de un padre, al darle a su hijo su primera computadora, es esperar lo mejor. La madre entonces se pregunta qué pasó con su libreta de direcciones (del e-mail), y su jefe se pregunta por qué ella le envió 20 mensajes de correo electrónico llenos de figuritas.
Solución: La creación de múltiples cuentas de usuario en Windows no es difícil, y es una precaución muy prudente si más de una persona va a utilizar la máquina. No importan los problemas de privacidad -los accidentes ocurren, incluso entre los adultos que comparten una PC. Tener a dos personas trabajando en diferentes archivos llamados "resume.doc" solo puede terminar en algo malo.
Para los niños, la seguridad es la preocupación más grande. Configurar a los niños con cuentas de usuario estándar (en lugar de administrador) es lo mejor que puede hacer para evitar que se instale software no deseado, y es la clave que le permite configurar el control parental en la computadora. La próxima vez que Júnior quiera usar su PC "rápido, solo para ver algo", dígale que sí, y dele su propia cuenta.
11. Falla al actualizar
El software publicado hoy se actualiza en un horario casi constante. Si tiene una docena de aplicaciones en su smartphone o tablet, probablemente esté acostumbrado a descargar las actualizaciones a diario -a menos que sea una de esas personas que nunca actualiza nada.
Las actualizaciones de software se liberan por una variedad de razones. Los desarrolladores de aplicaciones añaden funciones, corrigen errores y agujeros de seguridad. La instalación de las actualizaciones una vez liberadas -en particular las del sistema operativo y de seguridad- es esencial para mantener su dispositivo seguro y estable.
Solución: Cada aplicación tiene que ser actualizada, por lo que es perdonable si no quiere hacer frente a la constante persistencia de instalar, reiniciar y repetir todos los días. Las actualizaciones automáticas se ocupan de algunas de las molestias de la operación, pero la mayoría de las actualizaciones de software de hoy todavía tienen que ser instaladas manualmente. No hay una solución fácil a estas. Si instalar inmediatamente las actualizaciones cuando aparecen en la bandeja del sistema o en el teléfono no se ajusta a sus hábitos de cómputo, haga un evento semanal para actualizar todo a la vez -tal vez después de botar la basura.
12. Imprimir todo
Usted ha visto una solicitud en la parte inferior de muchos mensajes de correo electrónico: "Por favor considere el medio ambiente antes de imprimir este correo electrónico." ¿Es realmente necesario en el 2013? ¿Quién no está considerando el medio ambiente? Y lo más importante, ¿quién imprime su correo electrónico?
En una era de discos duros de un terabyte a 75 dólares y almacenamiento en la nube sin fin, ¿por qué todo lo que empieza en formato digital, como el correo electrónico, tiene que regresar al papel? Incluso las utilidades y estados de cuenta bancarios se archivan en línea (a menudo durante años), mucho más seguros que las copias que guarda en su casa.
¿Qué necesita ser legítimamente impreso? Lo único que se me ocurre son etiquetas de correo para los productos que tienen que ser enviados físicamente a algún lugar, y tal vez las guías o recibos que se incluyen en los paquetes. También podría decirse que es aceptable la fotografía impresa ocasional cuando desea enmarcarla y ponerla en la pared.
Solución: Desconecte la impresora y guárdela en un armario durante una semana. Vea si no puede trabajar sin papel, de golpe.
13. Faxear siempre
Al igual que la impresión, un mal hábito es faxear todo. Aquí, tiene la oportunidad de romper el ciclo del papel, pero lo continúa, de hecho lo empeora por la duplicación del papel, y posiblemente acumulando altos cobros de larga distancia en el proceso.
No hay que faltar el respeto a la máquina de fax. Fue una pieza clave en las empresas durante años, pero ahora es una reliquia obsoleta a la par con el módem de acceso telefónico. Sí, la tecnología ha mejorado -puede incluso enviar faxes a color ahora- pero no tiene calidad. La mayoría de los documentos enviados por fax siguen siendo difíciles de leer, algunos llegan torcidos, y a menudo incompletos, cortados por un atasco de papel o un problema con la línea telefónica. Muchas personas recurren a los faxes cuando necesitan enviar un documento firmado a otra parte, pero en muchos casos un fax con una firma puede incluso no ser legalmente aceptable.
Solución: Afortunadamente, para la mayoría de la gente, faxear es un hábito bastante fácil de romper. Simplemente ver la cantidad de faxes no deseados que la mayoría de las empresas sigue recibiendo es suficiente motivación. Si bien la máquina de fax puede estar unida a una impresora multifuncional, puede desconectarla simplemente sacando el cable de la línea telefónica, y ahorre unos cuantos dólares al mes si está pagando por una segunda línea. Muchos servicios gratuitos o baratos le permitirán enviar un fax digital, en caso de que realmente necesite hacerlo.
14. Tirar el equipo de cómputo a la basura
Si ha sido un usuario de computadoras por mucho tiempo, ha acumulado decenas de periféricos antiguos, laptops obsoletas o malogradas, antiguos teléfonos celulares, y muchos cables. ¿Qué hacer con esa montaña de cables telefónicos que se incluye con cada módem que compró? ¿Qué pasa con todos esos viejos cables A/V rojo-blanco y amarillo incluidos con los reproductores de video de antaño?
Por desgracia gran parte de ese material termina en los vertederos de basura. Algunos, como el cable del teléfono, no son exactamente peligrosos, pero sí lo son una batería o una tarjeta de circuitos. (La electrónica moderna por lo general no es tan tóxica como el material antiguo, pero eso no es lo que está tirando, ¿verdad?)
Solución: La buena noticia es que ya hay empresas en nuestro país que reciben la mayor parte de esta basura, cables, incluso impresoras malogradas y caducas. No se olvide de eliminar los datos personales de cualquier disco duro o una unidad flash a reciclar. Utilice una herramienta de limpieza de múltiples pasos como BCWipe para asegurarse de que las declaraciones de impuestos del año pasado no terminen en manos de otra persona.
15. No leer las preguntas frecuentes
Cuando surgen problemas en línea -como siempre- la reacción instintiva es dejar una alerta a soporte o llamar de inmediato al servicio de asistencia. Luego pasará media hora en espera de alguien que probablemente no pueda hacer mucho para ayudar.
Solución: Que sea un hábito recurrir a las preguntas más frecuentes. A las empresas les encanta crear páginas de preguntas frecuentes porque realmente responden a muchas de las preocupaciones comunes. Aunque algunas preguntas frecuentes son más profundas que otras, siempre vale la pena darle una revisión rápida para ver si puede encontrar una respuesta rápida a lo que cree que es un problema único. Utilice la función de búsqueda en su navegador para revisar un documento de gran tamaño en busca de las palabras clave de su problema.
16. Compartir demasiado en las redes sociales
Es una buena noticia que por fin haya resuelto sus problemas con los juanetes. Fue buena la foto de su desayuno. Y la historia del perro de juguete chirriante que compró fue también una joya.
Sí, las quejas por historias banales, fotos y comentarios en Facebook y otros sitios de medios sociales se han convertido en un problema mundial de primer orden, pero teniendo en cuenta cómo se entrelazan los medios sociales y el mundo de los negocios, la persona que sufrirá más es la que hace la alharaca.
Solución: Si le preocupa cómo se ve ante el mundo, trate de que sus comentarios sean únicos e inesperados. Copiar obedientemente la última publicación "Siga estas instrucciones o si no?" en Facebook no es mejor que enviarle cadenas por correo electrónico a sus amigos. Restrinja el parloteo de medios sociales a unas pocas publicaciones al día. Puede publicar el resto de sus teorías de conspiración en su blog.
17. Mensajes de texto en la mesa
¿En serio? ¿Es tan importante? Todos amamos nuestros teléfonos inteligentes, pero su uso en compañía de los demás, sobre todo a la hora de comer, es simplemente grosero. (También es grave. Ver el punto # 3).
¿Y el truco de teléfono en el regazo? No. Incluso Emily Post lo dice. Y eso vale para cualquier tipo de situación social, ya sea la escuela, el trabajo, o una simple conversación con alguien más.
Solución: Si tiene que hacer frente a otra conversación, basada en voz o texto, llévela a cabo en otra habitación o en el exterior. Y asegúrese de que la regla que dice "no hay teléfonos en la mesa" se aplique a todos en su hogar, incluido usted mismo.
18. Uso del teléfono o tablet sin un case
¿Cómo va a terminar? Con el tiempo su teléfono o tablet morirán. La batería puede explotar. La CPU se puede fundir. Los rayos cósmicos pueden freír la RAM. Pero, siendo realistas, es probable que solo se le caiga.
No importa qué tan hábil sea con las manos, ni con qué cuidado trate a sus dispositivos, un día van a deslizarse fuera de un bolsillo, o simplemente caerán al suelo cuando el codo de alguien lo golpee.
Solución: La única solución es envolver los gadgets en cases o fundas de buen espesor (las resistentes). La cubierta inteligente flippy para su iPad es inútil cuando un preadolescente lo deja caer al piso. Busque una goma gruesa o funda de silicona que cubra todos los rincones del dispositivo, como la Otterbox Defender. Una caja de plástico delgado puede hacer el trabajo, pero reemplácela cuando esté dañada.
19. No contestar el teléfono
El teléfono suena. Ve el número y no lo reconoce. Deja que la llamada vaya al correo de voz, y esa pequeña luz roja parpadea durante todo el día hasta que finalmente reproduce el mensaje.
La tecnología nos ha dado una media docena de maneras de comunicarnos unos con otros - prácticamente todas a costa del más rápido y más conveniente, el teléfono. Es fácil entender por qué no contestamos el teléfono: probablemente no queremos hablar con un abogado, un vendedor, o un agente robótico de telemercadeo.
Solución: No estamos hablando de romper la regla en contra de los mensajes de texto en la mesa (punto# 17), pero una política general en contra de contestar el teléfono podría no tener sentido. Considere cuánto más rápido sería responder a una pregunta sencilla a través de voz que leer y responder a un mensaje de correo electrónico. Imagine que su abogado de 500 dólares por hora es el que está llamando. ¿De verdad quiere obligarlo a pasar 10 minutos escribiendo un correo electrónico para usted, cuando él podría haber dicho algo en el teléfono en 30 segundos?
20. No poder silenciar el teléfono
En estos días, casi toda presentación pública comienza con una súplica a la audiencia para que silencie o apague sus teléfonos celulares. Treinta minutos más tarde, el tintineo inconfundible de "Marimba" se hace presente, y su dueño no tiene ni idea.
Los teléfonos celulares que suenan en los momentos más inapropiados son una epidemia cultural, e irónicamente -sea porque hemos escuchado tantas órdenes para apagar nuestros teléfonos- ya no les hacemos caso.
Solución: Si bien es probable que no pueda solucionar el comportamiento de la persona sentada a su lado, por lo menos usted puede asegurarse de no ser parte del problema. Simplemente haga que su configuración predeterminada sea silencio. Encienda el timbre solo cuando sepa que tiene que escucharlo -es decir, cada vez que no está en un bolsillo y fuera del alcance de la mano.
21. Nunca reiniciar
A pesar de sus avances en la fiabilidad, nuestros gadgets siguen siendo muy sensibles a pequeños errores de todo tipo. Las pérdidas de memoria son todavía muy extendidas en aplicaciones de Windows, inundando la memoria RAM hasta que se vuelve inutilizable. Numerosas aplicaciones requieren todavía el reinicio después de que se instalan o actualizan, y la aplicación quedará atrapada en el limbo hasta que se produzca el reinicio.
Windows 8 ha mejorado los tiempos de reinicio (y su frecuencia), pero cada sistema operativo -ya sea de escritorio o móvil- se beneficia con un reinicio de vez en cuando. Piense en ello como un buen sueño para un dispositivo: Un reinicio permite empezar de nuevo, libre de equipaje digital. Un reinicio puede mejorar la vida de la batería de su dispositivo.
Solución: Reinicie en el tiempo de inactividad natural de su día, por lo general cuando se vaya a la cama. Reinicie el dispositivo para darle un refresco. Mejor aún, apáguelo por completo y ahorrará energía.
Bonus: Corrija estos malos hábitos de correo
* Mantener una bandeja de entrada llena (¡límpiela!): Trate a su bandeja de entrada como su escritorio, con solo lo esencial que necesita en ese momento. Lo demás, archívelo, bórrelo, o transfiéralo al calendario. Algunas tareas de gestión de las aplicaciones favorecen las la "bandeja de entrada cero" (haciendo que su bandeja de entrada esté completamente vacía), pero el objetivo de "no-scroll" (que todos los contenidos de la bandeja de entrada estén en una sola pantalla) es más accesible para muchos.
* Responder el spam (¡no lo haga!): Hay una diferencia entre una lista de correo o un boletín promocional al que está suscrito y el spam. Puede cancelar la suscripción del primero -y debería hacerlo- y del segundo no. Utilice los enlaces para retirarse de una suscripción en el primer caso e invierta en un filtro de spam para el segundo. Si el correo no deseado se convierte en un problema que no puede manejar, considere la opción nuclear: cambiar su dirección de correo electrónico.
* Responder al instante (¡piense primero!): Es tentador volver a escribir un correo electrónico tan pronto como sea posible para que pueda sacarlo de su mente (y de su bandeja de entrada), pero hacerlo puede crear sus propios problemas. Considere la posibilidad de configurar su cliente de correo electrónico para retrasar su envío/recepción por 10 o 15 minutos. Esto le da la oportunidad de editar un mensaje, añadirle algo (para que no haya un segundo mensaje, manteniendo así bajo el número total de mensajes que está enviando), y evite tener que decir "hice clic accidentalmente en el botón Enviar". Más críticamente, un retraso permite que el destinatario sepa que usted se tomó el tiempo para armar una respuesta reflexiva.
* Responder todo (¡Alto!): Una de las razones por las que nuestras bandejas de entrada están tan llenas es porque enviamos demasiado correo electrónico. Bob le envía un correo electrónico a una docena de personas, ya que no sabe quién puede ayudarle a resolver un problema -y las docenas de personas luego responden a todos. Use 'Responder a todos' con moderación y tenga la certeza de cada destinatario del correo electrónico leerá su respuesta.
Christopher Null, PC World (EE.UU.), Ilustraciones: Anders Wenngren