Llegamos a ustedes gracias a:



Columnas de opinión

Correcta implementación del BYOD en las organizaciones

Por: Tulio Werneck, gerente de Marketing para Dell Software Latinoamérica

[29/05/2013] Las actividades que realizamos diariamente han cambiado respecto a unos cinco años atrás. Son cada vez más urgentes, y muchos han optado por llevar su trabajo consigo, a modo de ser más productivos y aprovechar al máximo las ocho horas laborales diarias.
Ante esta tendencia, surge la necesidad de conectividad constante, y hoy en día la tendencia Bring Your Own Device se hace más fuerte. Trae tu propio dispositivo o BYOD, por sus siglas en inglés, es una política empresarial donde los empleados llevan sus propios dispositivos a su lugar de trabajo para tener acceso a recursos de la empresa tales como correos electrónicos, bases de datos y archivos en servidores, así como data y aplicaciones personales.
Según IDC, para este 2013 se espera que el 10% de todos los teléfonos inteligentes fabricados, así como el 15% de las tablets en Latinoamérica, estén bajo la modalidad BYOD en los negocios. IDC predice que en el 2013 más de la mitad de los trabajadores usarán un dispositivo móvil para fines de negocio. De esta forma, habrá 24,9 millones de notebooks, 73,2 millones de smartphones y 11,9 millones de tablets enviadas, creciendo un 9%, 39% y 70%, respectivamente, en comparación con el año 2012.
Cabe resaltar que las empresas tienen mucho que ganar del hecho de aprender a desarrollar sus actividades en un ecosistema tecnológico dotado de una diversidad cada vez mayor: ahora la diversidad, cada día más, surge desde sus propios empleados.
Entre las razones que impulsan esta medida está el hecho que los medios sociales se han convertido en un componente fundamental de la vida laboral, lo que sumado al incremento en la adquisición de nuevos dispositivos móviles y plataformas de aplicaciones, hay más gente trabajando desde su casa, obligando a las compañías cambiar sus políticas corporativas tradicionales sobre el uso la computadora personal, la seguridad de datos y el uso de las aplicaciones.
La consumerización para la organización representa riesgos de pérdida de información, ataques a la red que perjudiquen la reputación del negocio. Para los CIO, la delgada línea entre el entorno de trabajo y el hogar complica el desarrollo de políticas sobre la tecnología de los empleados. El trabajo flexible que permite la posibilidad de trabajar desde casa -o en cualquier lugar- hace que sea difícil controlar el uso de la tecnología que emplean los miembros de la compañía.
Sin embargo, de acuerdo al estudio que recientemente publicó Dell e Intel, se obtuvieron resultados interesantes sobre los beneficios que obtiene la empresa. Uno de ellos es que las opciones tecnológicas impulsan la productividad y el espíritu de trabajo, y la otra se refiere al cambio de actitud con respecto a la movilidad ya que la convergencia de aplicaciones entre los dispositivos fomenta una fuerza de trabajo aún más dinámica.
La tecnología y los procesos de flujo de trabajo son claves para el éxito en la adquisición de conocimientos de los trabajadores, y se han convertido en fuentes de diferenciación importantes. Aquellos capaces de utilizar las nuevas tecnologías para remodelar su funcionamiento están encontrando otras fuentes de productividad. Finalmente existen otros beneficios que impactan directamente en la reducción de costos de la empresa como servicios e infraestructura.
Este panorama plantea retos a los departamentos de TI que suelen decidir qué dispositivos y software desplegar para su entorno. Este enfoque incluye el soporte, gestión de imágenes, implementación de aplicaciones, así como el mantenimiento de dispositivos, seguridad y gestión.
Con la proliferación y llegada de nuevos dispositivos, aplicaciones y sistemas operativos, los departamentos de TI se enfrentan a enormes desafíos para prestar el servicio al usuario final. Sin embargo, ya hay muchas empresas que están preparando la infraestructura de sus sistemas con la integración de servicios de nube, servidores y soluciones de seguridad que les ayuden en la protección de datos.
Los departamentos de TI necesitan desarrollar políticas que les permitan entregar y asegurar al mismo tiempo, la información de propiedad intelectual que circula por los equipos personales. Para adoptar la consumerización, las compañías necesitan entender los patrones de uso de aplicaciones. y que necesitan para tener idea clara del cumplimiento de licencias de software.
Para la mayoría de las organizaciones, será necesario tener en cuenta tres escenarios como parte de sus esfuerzos de consumerización:
* Derechos para acceder a las aplicaciones del servidor de correo electrónico y otros de los nuevos dispositivos.
* Derechos para ejecutar un servidor basado en el sistema operativo en un entorno virtual o entorno de escritorio si se utiliza.
* Derechos de acceso a las aplicaciones que se ejecutan en un servidor o en un entorno de escritorio (es decir, de la oficina).
Se espera que en el mediano plazo podamos observar un replanteamiento de las empresas frente a sus políticas y regulaciones de TI de sus empleados que permitan la integración de nuevas soluciones y sistemas tecnológicos al ámbito laboral de una manera más flexible. A un largo plazo podremos ver un modelo más sólido, así como una oferta de soluciones, que ayuden a las empresas a cuidar la seguridad de la información mientras que avanzan hacia un modelo de trabajo maduro.
Las empresas que se adaptan rápida y activamente a este cambio de la relación entre la TI y los usuarios finales serán mejores para atraer talento, ejecutar nuevos modelos de negocio y evolucionar las capacidades de gestión al mejorar la competitividad.
CIO, Perú