Llegamos a ustedes gracias a:



Columnas de opinión

Nubes commodity y lo que los usuarios de nube realmente necesitan

Por: Bernard Golden, grupo de Soluciones de Computación Empresarial en la Nube de Dell.

[10/06/2013] Durante el evento Interop llevado a cabo en días pasado, los analistas Ben Kepes y Krishnan Subramanian organizaron recientemente Cloud2020, un intento para llevar la discusión acerca de la nube más allá del trillado conjunto de definiciones de La nube híbrida significa X, donde X es lo que el fabricante quiera representar.
Uno de los temas se convirtió en la cuestión central del día: ¿Es la computación de nube pública una victoria consumada para los proveedores de este servicio, ejemplificado por Amazon Web Services, pero también por las ofertas de Microsoft y Google?
Independientemente del éxito de AWS, la nube empresarial ya viene
Esta cuestión ha salido a la luz debido a que AWS es, de lejos, el mayor proveedor de servicios en la nube en la industria.
Amazon no oculta su oferta estructural:
* Los servicios estandarizados se entregan a través de las API en un estilo completamente manos libres.
* Los clientes no pueden solicitar hardware específico o configuraciones de infraestructura.
* Los componentes de hardware de productos básicos son seleccionados por el costo y se hacen muy sólidos gracias a la redundancia.
* Los precios bajos, junto con un historial de disminución frecuente de precios, socavan significativamente las ofertas tradicionales de hosting de los proveedores de alojamiento y de servicios administrados.
* A pesar del enorme éxito de Amazon, muchos otros proveedores y usuarios sostienen que, con el tiempo, el mercado de la nube "empresarial " va a surgir. Para muchos de ellos, hay una clara implicación de que los usuarios llegarán a encontrar insuficientes las ofertas de nube general (de tipo commodity) para las tareas típicas de trabajo corporativo, y eventualmente saltarán a un CSP empresarial.
Como sostén a esta postura, está la observación de que muchas de las cargas de trabajo de hoy requieren afinamientos significativos para lograr un rendimiento aceptable -aún en ambientes de infraestructura hecho de motores empresariales de los gigantes de la industria como Cisco Systems y EMC. Hay mucho de verdad en esta observación: ajustar la configuración de una aplicación para se desempeñe adecuadamente, puede requerir ajustar una asombrosa cantidad de factores, incluyendo direccionamientos de memoria, afinamiento de redes y hardware y distribución de almacenamiento.
Un corolario de estos factores es que las aplicaciones que requieren este tipo de esfuerzo son las "joyas de la corona" de los sistemas transaccionales de la corporación que, en caso de que no funcionen adecuadamente, podrían afectar negativamente el desempeño financiero general de la empresa. De hecho, es tan importante que estas aplicaciones sean configuradas adecuadamente que las organizaciones de TI sesgan sus procesos operativos para asegurar que estas aplicaciones reciban el cuidado suficiente.
Por lo tanto, no es de sorprender que muchos proveedores de nube crean que el uso de las nubes commodity decaiga a favor de ofertas que soportan esta clase de afinamiento. Tampoco es de extrañar que muchos usuarios se sientan de la misma manera. Ellos creen que el enfoque del proveedor de las aplicaciones promedio y los bajos costos excluyen a esos proveedores de ser capaces de hacer frente a las complejidades del mercado empresarial.
Además, creen que el perfil de las aplicaciones que requieren afinamiento, representa en realidad la mayor parte del mercado, ya que eventualmente emergerán. Después de todo, estas aplicaciones representan la mayoría de los mercados de hoy en día, ¿verdad?
La nube commodity no es una moda
Dicho de otra manera, esta perspectiva ve la base de usuarios actuales de productos de nube commodity como una breve explosión de aplicaciones sencillas que con el tiempo dará lugar a un mercado compuesto principalmente por aplicaciones similares a la mayoría de las cargas de trabajo que hoy se ejecutan en los centros de datos corporativos.
Desde esta perspectiva, el mercado de la computación en nube del futuro es el siguiente:
Es un error, sin embargo, examinar el perfil de aplicación dominante de hoy y las prácticas operacionales y de proyectos que representan la mayoría de los mercados de mañana. Clayton Christensen, en su trabajo pionero El dilema del innovador, observó que muchas tecnologías complejas y costosas son una exageración para muchos usuarios potenciales. En sus palabras, estas tecnologías exceden las necesidades de muchos usuarios.
En consecuencia, por razones de costo o molestia, estos potenciales usuarios atendidos en exceso renuncian a utilizar la tecnología y no están representados en el mercado, tal como existe en la actualidad. Caracterizada de manera diferente, esta capacidad de afinamiento enriquecido es vista por estos usuarios atendidos en exceso como un impuesto-un costo adicional que se debe pagar a pesar de ser no deseado y de ser innecesario. Y el impuesto es lo suficientemente alto que disuade a muchas personas de implementar las aplicaciones.
Cuando la tecnología más barata y más fácil de usar emerja, estos usuarios atendidos en exceso emergerán y adoptarán la nueva tecnología, a pesar de su perfil inadecuado inicial para satisfacer la base actual de usuarios del mercado. En última instancia, esos usuarios atendidos pobremente llegarán a dominar el mercado, la tecnología emergente mejorará lo suficiente para satisfacer a los usuarios anteriormente comprometidos con la tecnología existente, y el mercado se desplazará a la nueva tecnología.
Desde esta perspectiva, el mercado de cloud computing en realidad se parece más a esto:
En otras palabras, las ofertas de nube de los productos básicos facilitarán las cosas al grupo de usuarios que anteriormente no podía utilizar el enfoque de la tecnología existente, debido a que sus aplicaciones no eran lo suficientemente importantes como para conseguir la atención de TI (para lograr que se pongan a trabajar en el afinamiento); o, aún más común, no podían justificar económicamente el costo asociado con el acercamiento de manipulación.
La nube commodityno será para todos
Sin embargo, este no es el final del asunto. Cuando lo que Christensen llama una tecnología disruptiva emerge, hace más que incrementar el pastel, permitiendo a los usuarios atendidos en exceso que finalmente consigan sus guantes en una forma de satisfacer sus necesidades. La tecnología disruptiva fomenta un nuevo conjunto de usuarios, los que podríamos llamar no atendidos. Este es un mercado que no podría existir sin las características de la nueva tecnología, y es uno que solo emerge cuando se exploran las posibilidades de la nueva tecnología. Los nuevos negocios construidos sobre aspectos de la nueva tecnología solo llegan a entenderse después de que se colocan en el mercado.
Como un ejemplo del mercado desatendido (o mercados, en realidad), tenga en cuenta la tecnología de conexión a Internet de banda ancha. Mientras mayor ancho de banda soportan los sitios web más complejos, las consecuencias posteriores de cómo un gran ancho de banda afectará el mundo del negocio ahora se despliega: La explosión de los videos generados por los usuarios, el potencial de la telemedicina y de toda la "Internet de las cosas", que postula miles de millones de dispositivos aplicados a tareas especializadas, generando datos y permitiendo que todo, desde termostatos que aprenden hasta automóviles que pueden conducirse a sí mismos.
Visto desde esta perspectiva, el mercado de la computación en nube probablemente se parecerá más a esto:
Sin embargo, se podría argumentar que, muy bien, las nubes commodity tienen un futuro muy brillante; pero todavía habrá necesidad de proveedores que ofrezcan configuración de calidad empresarial, y afinamiento para soportar aquellas aplicaciones que no pueden, por razones técnicas, ser atendidas con ofertas de commodity.
Eso puede ser cierto, pero aún está por verse qué tan grande puede llegar a ser el mercado de nube. Es difícil ver cómo un proveedor de servicio puede hacer que la tecnología y los engranajes estén disponibles como servicios que puedan ser manipulados a través de una API.
Si bien gran parte de la comunidad de proveedores de cloud computing (y redes) está actualmente chocha con el networking definido por software, la mayor parte de la discusión gira en torno a los dominios de configuración relativamente simples, como la configuración de direcciones IP y mantener relaciones (por ejemplo, este servidor tiene que hablar con ese servidor) . No he visto ningún debate acerca de las capacidades de configuración y afinamiento del tipo requerido para exprimir la última gota de rendimiento de una configuración de red.
En otras palabras, ¿Esta capacidad de afinamiento complejo requerida para un determinado dominio de aplicaciones puede realmente ser ofrecida como un servicio en la nube, o estamos realmente hablando de colocación o alojamiento de servicios administrados presentados como una lustrosa oferta de nube? La pregunta crucial es que profundidad de afinamiento se requiere para las aplicaciones que residen en la cima de la pirámide, y qué proporción de los requisitos de desempeño de esas aplicaciones se puede atender a través de una API.
En general, no estoy convencido de que las aplicaciones sensibles al rendimiento que requieren afinación, representen el futuro del mercado de la computación en nube.
CIO, (EE.UU.)
Bernard Golden es parte del grupo de Soluciones de Computación Empresarial en la Nube de Dell. Antes de eso, fue vicepresidente de soluciones empresariales para Enstratius Networks, una compañía de software de gestión de nube, que Dell adquirió en mayo del 2013. Es autor de tres libros sobre la virtualización y el cloud computing, incluyendo la virtualización para principiantes.