Llegamos a ustedes gracias a:



Columnas de opinión

El lado oscuro de las tendencias tecnológicas de moda

Por: Peter Wayner, editor de InfoWorld

[10/06/2013] El mundo de la tecnología es un esclavo de la innovación y la promoción que la rodea. Todo es mejor, más brillante y más esencial que la última oleada. Compre la última tendencia o se quedará fuera.
Al menos ese es el argumento de venta.
Por supuesto, no todas las tecnologías o estrategias de TI promocionadas son cebo de culebra. El plato principal puede muy bien estar lleno de asombro. Por desgracia, todo, no importa lo maravilloso, viene con uno o varios problemas, molestias e incomodidades. Al mundo de la tecnología le gusta centrarse en el plato principal, y se olvida de la porción de las cosas necesarias para equilibrar la comida.
Lo que sigue es un resumen del lado oscuro de las tendencias actuales de moda. Considérelas como una alerta por lo peligroso e inquietante de algunas las últimas ideas increíbles que flotan en entornos tecnológicos. Piense en esto también como una advertencia de lo que TI debería vigilar cuando el entusiasmo por lo último y grandioso en TI desaparezca.
El lado oscuro de PaaS
El trato siempre parece mejor de lo que es. Renunciar a gastar miles de dólares para comprar y alojar un servidor en favor de una suscripción a un servicio limpio basado en la nube que cuesta como una taza de café o, en algunos casos, un chicle. ¡Ni hablar! El servicio mismo incluso podría ser enteramente soportado con publicidad.
La idea de alquilar la tecnología por unos centavos es genial, incluso si es solo por un microsegundo. ¿Quién no quiere ir de compras a la nube por cinco o diez centavos en lugar de lidiar con órdenes de compra de miles, si no de cientos de miles de dólares? Cualquiera que haya tenido que recuperarse de la caída con una de estas empresas gratuitas o baratas, seguramente no quiere. En muchos casos, el hecho de que solo uno de los servicios falle, arruina el software que ha escrito para los cuatro servicios ofrecidos de PaaS. Se caen como dominó.
Nuevas herramientas de este tipo son una verdadera apuesta para la gente que trabaja allí y las personas que compran en ellas al principio. Están bien para una experimentación ligera, pero el peligro escala rápidamente a medida que su confianza en ellas en cuanto a infraestructura se vuelve seria. Aún si están deseosos de cumplir con un gran SLA (acuerdo de nivel de servicio), no sirve de mucho si ya no están en el negocio, si quintuplican el precio, cambian cualquier aspecto de su infraestructura sin ofrecer explicaciones, documentación accesible, o si deciden que ya no es rentable para ellos ofrecer compatibilidad hacia atrás o darle soporte a su aplicación que rápidamente se vuelve obsoleta.
El lado oscuro de BYOD
BYOD (traiga su propio dispositivo) comienza como una manera de empoderar a los empleados para elegir las computadoras portátiles, tablets y teléfonos inteligentes que prefieren, pero se convierte rápidamente en una nueva tarea para todos. Las personas no solo tienen que hacer sus tareas habituales, sino que deben instalar actualizaciones y nuevo software, tener mayor responsabilidad por la solución de los problemas y por la reparación de sus equipos, y comprar un nuevo hardware cada año, más o menos. Esto no es tan malo para los programadores que saben cómo cuidar el software, pero es una pesadilla para cualquier persona en la oficina que no es experta en tecnología y tiene mejores cosas que hacer.
BYOD también presenta incompatibilidades significativas en toda la flota de TI pues pocos empleados instalarán el mismo software de la misma manera, sin considerar que no usarán el mismo modelo de hardware. Si la Mac de Chris se malogra, Chris no querrá pedir prestada la PC de Pat. Y Pat definitivamente no desea prestarle su laptop a Chris, especialmente si la compañía no subsidia su política BYOD. Pat puede ser miembro del equipo, pero no es tonta. ¿Qué ocurre si Chris hace clic en el enlace equivocado y le deja un virus a Pat? La única cosa peor que el fascismo rígido de algunos departamentos de TI es el caos absoluto de caminar a ciegas en BYOD.
El lado oscuro de crowdfunding
Hay un edificio en Washington lleno de miles de abogados que en conjunto se llaman la Comisión del Mercado de Valores. Esa agencia fue construida en las últimas décadas debido a que había vendedores locuaces, encantadores, vendedores de grandes sueños, tratando de vender un pedazo de acción al público, sin entregársela.
Los corredores de bolsa fueron los mercachifles originales del crowdfunding, y la SEC ha estado tratando de acorralarlos desde entonces.
Mientras que todo el mundo quiere creer que es diferente esta vez, no hay razón por la cual los sitios de crowdfunding no experimentan el mismo tipo de negocios turbios, errores de cálculo, y el fraude descarado que ha deteriorado a Wall Street.
Las personas inteligentes están tratando sus inversiones en gadgets geniales como si fueran billetes de lotería que pueden o no pagar. No están gastando dinero que no puedan perder.
El lado oscuro de tablets como sustitutos de PC
A algunas personas les encanta bailar el vals en una sala de conferencias con una tablet, y tratan de apabullar a cualquier perdedor que use una laptop gracias a lo mucho que pueden lograr con su nuevo dispositivo. No tienen ya más la necesidad de una computadora de escritorio ni siquiera de una laptop, señalan, deslizando sus dedos por la pantalla. Eso puede ser verdad, solo si la única cosa que hacen en su trabajo es navegar en la web y escribir pequeñas respuestas (semi gramaticales) de correo electrónico.
La escritura real demanda un teclado y a la hora que le agregas uno funcional a una tablet, pesa casi lo mismo que una laptop. El dibujo real requiere la precisión de un mouse y no unos gordos dedos moviéndose por el cristal cubierto de una capa de grasa de los restos del almuerzo.
Pero hay problemas más profundos. Los sistemas operativos son frecuentemente limitados y las compañías de tablets mantienen tales sistemas tan bloqueados como pueden. Las aplicaciones personalizadas no son fáciles de distribuir, y son más difíciles de desarrollar. El software de código abierto es raro, en parte porque se supone que tú no hagas nada más sino descargar aplicaciones de la tienda oficial. Las cosas son más abiertas en el mundo de las tablets Android, pero esa apertura parece ayudar solo a los programadores que tienen las herramientas y los medios para merodear detrás de las cerraduras. En el paradigma de la tablet, la persona promedio no se supone que entienda los archivos, o cómo hacer cualquier cosa sino oprimir grandes botones con los dedos. Sé feliz en el patio construido por las grandes corporaciones; no toques nada bajo el capó.
El lado oscuro de big data
El nuevo libro de Viktor Mayer-Schönberger y Kenneth Cukier tiene un artículo convincente de que los enormes motores matemáticos que procesan océanos de datos no necesitan ser absolutamente correctos. La estadística combina solo la necesidad de ofrecer alguna información sobre el problema para hacer que valga la pena su tiempo.
Eso en general es correcto, pero el trabajo real es separar la información que vale la pena de la paja. El análisis estadístico necesita ser editado por un humano competente para decidir entre lo obvio (los abrigos se venden bien en invierno), lo trivial (los guantes derecho e izquierdo generalmente se venden en pares), y lo vencido (Los corales rosas con brillos azules se vendieron bien el segundo jueves de abril).
En otras palabras, los algoritmos pueden ser capaces de mostrar correlaciones, pero un humano debe averiguar si hay alguna causa a ser explotada, sin mencionar cómo explotarla.
Por desgracia, gran parte del debate en torno a big data no incluye en las organizaciones la cantidad de experiencia o entrenamiento necesario para sacar el jugo a la tecnología, sin considerar, además, si su organización tiene suficientes datos como para clasificarse como big data (grandes datos).
El lado oscuro de la ludificación (gamification)
¿Todo puede ser más agradable si se convierte en un juego? ¿Incluso los impuestos? Los capataces con conciencia cívica discrepan. "Debe ser hecho con alegría", podrían estar de acuerdo, antes de añadir: "Todos tenemos el deber de contribuir al bien común y de velar por que los beneficios del gobierno fluyan incesantemente. Financiar este nuevo parque o una tubería de drenaje no es un juego por donde se le mire".
Bueno, ¿qué pasa con la pérdida de peso o acariciar a su gato o limpiar su casa? Tal vez, pero como todos los juegos, la magia tiende a desaparecer. ¿Cuántas veces se puede jugar Monopolio?
Luego está la trivialidad de esas pequeños GIF redondos que ocupan espacio en la página web. ¿Cuántos premios pueden aguantar un hombre o una mujer adultos? El truco de las medallas funciona con chicos de 10 años de edad, pero incluso los adolescentes se han visto utilizando estrellas de oro, caras sonrientes, y las cintas azules. He luchado personalmente con varias personas por la alcaldía de la tienda de comestibles, pero la magia desapareció la segunda vez que los depuse y liberé al pueblo de su gobierno despótico.
Si las empresas tratan de subir la apuesta y ofrecen un pozo real de oro, todo el esfuerzo se vuelve tan serio como un trabajo, porque eso es lo que usted llama algo que conduce a un cheque. Luego están las desagradables leyes anti-apuestas que parecen surgir en el camino cuando se mezcla la diversión y el dinero.
Y no creo que "ludificando" su sistema interno de gestión del conocimiento vaya a elevar el IQ colectivo de su organización. En todo caso, es probable que sus empleados en lugar de jugar Farmville, ahora todo el día estén coronándose como reyes y reinas feudales dentro de la aplicación de negocios de su compañía.
El lado oscuro de las redes sociales
¿Recuerda que los amigos eran personas a las que realmente les gustaba visitar, tal vez para salir en una aventura o para dar un paseo al museo? Ahora el mundo ha cambiado en algo muy diferente desde que Carole King escribió: "Usted tiene un amigo".
Muchos de los maravillosos relatos de volver a conectarse con compañeros perdidos son seguidos por el vacío que se produce cuando las personas se dan cuenta de por qué la amistad se desvaneció antes. Muy pocas de las actualizaciones de estado de verdad incorporan nuestras almas como alguna vez sucedió en una carta bien elaborada.
Los sistemas alientan el ruido, amplifican las emociones, nutren nuestro peor comportamiento de masas, y fomentan la mendicidad sin fin de afirmación. La charla interminable parece a menudo una prueba del reclamo de William Yeats de que "los mejores carecen de toda convicción, mientras los peores están llenos de apasionada intensidad". ¿No es extraño que los nuevos sistemas quieran diferenciarse por limitar el contacto y reduzcan la interacción entre las personas?
Además de realizar el control de daños de la marca en las redes externas o hacer minería en las redes de empleados en búsqueda de mayores ventas, ¿realmente quiere que sus empleados traigan esa mentalidad a los proyectos colaborativos rediseñados para concretar la mayor parte de la promesa de una nueva plataforma brillante de redes sociales?
El lado oscuro de Bitcoin
Es una maravilla que nos va a salvar de la moneda fiduciaria mediante la disminución de la capacidad de los gobiernos (o en realidad de cualquier persona) de imprimir la manera de salir de problemas. Los devotos de la moneda fuerte y cualquiera que haya sudado después de la caída de Chipre están enamorados de ella.
Pero incluso si los cálculos funcionan, hay preguntas legítimas acerca de si toda esa abstracción es realmente lo que la gente quiere o necesita. Los bits son más frágiles que el papel. Una cosa es perder un disco duro con la tarea de su hijo, y es otra de perder los ahorros de su vida en Bitcoins.
Los virus, las fallas de disco, los hackers, y todo lo que pueda salir mal con una computadora es aún peor cuando ponemos nuestro nido de huevos en ello. Sí, la mayoría de bancos son esencialmente bases de datos con una red de sucursales, pero la gente en la red está fuertemente regulada y acostumbrada a asegurarse contra la fragilidad y el error.
Y las cosas se resuelven con backups y una mejor protección contra hackers, aún sigue la pregunta de qué tanto vale la pena Bitcoin. No tiene un valor intrínseco y el mercado puede fluctuar mucho más que el de los dólares o el oro. Solo está definido por el mercado. Mientras que el dólar estadounidense es teóricamente el mismo, el sistema de banca de reserva inyecta una cantidad justa de estabilidad. Los controles políticos realmente importan.
Sin embargo, el mayor problema puede ser lo novedoso. Podemos encontrar formas de tratar con el anonimato ocasional y las matemáticas, pero toda esa experimentación llevará tiempo. La gente puede que no esté lista para saltar con ambos pies. Como Ron Paul, ex congresista de Texas con una historia de desconfianza de la autoridad central, dijo Si no lo puedo poner en mi bolsillo, tengo problemas con esto.
El lado oscuro de la Internet de las cosas
En el futuro, vamos a ser capaces de acceder a nuestros autos, nuestras cafeteras, e incluso nuestras zapatillas de deporte. Todo va a recoger datos, y se los enviará a alguien más que los usará para enviarnos aún más publicidad para que podamos comprar más cosas más y mejores fuentes de datos.
¿Realmente queremos que la Internet, ese caldo de cultivo para los virus informáticos, se conecte a nuestras cosas? ¿Queremos que los frenos de nuestro auto tengan su propia dirección IP en el caso de que cualquier estudiante de secundaria quiera experimentar con un ataque de denegación de servicio distribuido? Lo mismo ocurre con nuestra estufa de gas, horno, o cualquier otra cosa llena de hidrocarburos.
Hay cosas que no son tan peligrosas. No hay mucho que un chico de secundaria pueda hacer con nuestro sillón reclinable, pero -nuevamente- no hay mucho que cualquiera pueda hacer con una conexión a Internet a ese objeto. Seguro, su madre podría conectarse para ver su postura y regañarlo por holgazanear en casa en lugar de aprovechar un día esplendoroso, pero no hay muchas otras cosas que se puedan hacer con esa información. Podría costar solo unos cuantos dólares agregar Internet a las sillas de la casa, pero esos dólares suman.
El lado oscuro de los cursos masivos abiertos en línea
Son notablemente más baratos y muchas veces gratis. A menudo ofrecen una mejor vista de la pizarra que sentarse en la parte posterior de la mayoría de las aulas universitarias. Usted puede acelerar o ralentizar el video.
¿Qué más se puede pedir? Esto es un poco más difícil, especialmente si le gustan los foros en línea más que salas de seminarios. Sin embargo, todavía hay muchas señales que se pierden cuando no está en la habitación. Claro que puede ir a los comentarios, pero hay algo valioso en escuchar hablar a los oradores y ver sus gestos.
Fanáticos universitarios también dirán que los grandes cursos online abiertos, también conocidos como MOOC, dejan de lado la mejor parte de la universidad: trasnocharse estudiando en la cafetería, colocar letreros de patéame en la espalda del saco del profesor, oler el aroma de los libros viejos en la biblioteca, o dar un paseo por el campus en primavera u otoño. Por supuesto puede hacer todas esas cosas con un MOOC, también; solo que no tiene que ejecutarlas a través de la interfase de MOOC.
Uhm. Quizás no haya razón para ser tan negativo y cínico sobre todas las cosas.
Peter Wayner, InfoWorld (EE.UU.)