Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

El futuro de la innovación

[11/06/2013] El Centro de Innovación de IPAE ha cumplido un año de trabajo y a manera de celebración realizó la Conferencia #innovape, una reunión en la que esta organización, que se autodenomina un do thank y think tank  a la vez, presentó diferentes experiencias de innovación de empresas peruanas; pero también el vasto conocimiento que ha adquirido IDEO -firma de Silicon Valley que fomenta la innovación en otras organizaciones- en este campo.
IDEO también ayudó luego a establecer en tiempo real una serie de iniciativas de innovación que se entregaron a Javier Iguiñiz, secretario técnico del Acuerdo Nacional; el objetivo de estas acciones es que para el 2021 -año de nuestro bicentenario como república libre- pasemos del puesto 117 al puesto 40 en el ranking de países más innovadores. La conferencia del Centro de Innovación nos acercó un paso más a ello.
Volver a ser innovadores
El Perú es un país innovador desde hace mucho tiempo. La prueba de ello es el regalo más útil que la agricultura nacional le ha dado al mundo: la papa. Este tubérculo, que originalmente no era comestible, fue domesticado -junto a otras 180 plantas alimenticias- poco a poco por los antiguos peruanos hasta convertirlo en un alimento universal.
José Luis Silva Martinot, ministro de Comercio Exterior y Turismo, fue el primero en exponer en la reunión y el que utilizó este argumento para señalar que la innovación no nos es algo ajeno como país. Sin embargo, en la actualidad es necesario tener un enfoque basado en lo que otros países han logrado en cuanto a innovación moderna.
Silva señaló que en el País Vasco, una de las autonomías en las que se divide España, el porcentaje del PBI local asignado a investigación y desarrollo es de 2%. De la misma forma, sus empresarios también se encuentran totalmente convencidos que la única forma de mantener el crecimiento es innovando, algo que se concretiza en la creación de parques tecnológicos, pero también en el hecho de que los resultados son evidentes. El 80% de la maquinaria y equipos que España exporta al mundo provienen del País Vasco; es más, uno de sus principales mercados es Alemania, un país con un nivel de exigencia muy alto en este rubro.
El país puede volver a innovar. Si se toma el ejemplo de los antiguos y las prácticas de la modernidad, se puede volver por ese rumbo. Una muestra de ello es que hay pequeñas experiencias de innovación como el de un grupo de chicas del quinto año de media de un colegio estatal que han propuesto la producción del pajuro, una especie de frejol grande que crece silvestremente.
La innovación, dijo Silva, también depende de personas como ellas.
Los logros
La reunión también sirvió de oportunidad para que Luis Torres Mariscal, past president del Centro de Innovación, hiciera una recopilación de los logros obtenidos en el primer año de funcionamiento de la organización.
El país avanza y era necesario contar con una organización como el Centro, que ayudara a que el Perú pase a una economía que se basara en productos de valor agregado.
De la misma forma, Torres indicó que era necesario que en las empresas se pudieran crear capacidades para que la innovación deje de ser un proceso desconocido y sea más bien un proceso escalable e intuitivo.
Para lograrlo, el Centro realizó algunas actividades que se pueden considerar los primeros logros de esta institución. Así, por ejemplo, una de las primeras acciones de avance que señaló Torres fue el establecimiento de socios estratégicos a nivel global. Entre ellos mencionó a Fraunhofer-FCR de Alemania y Chile, a Tecnalia de España y al Agderforskning de Noruega.
Otro de los avances fue el establecimiento del modelo Innovape, en el cual la innovación se convierte en un proceso transversal a los departamentos de las empresas, además de ser escalable y sistemático. De hecho, Torres señaló que se realizaron una serie de foros para informar sobre la innovación.
El past president también habló sobre las misiones técnicas como uno de los logros de la organización, siendo la visita al País Vasco la que se realizó en octubre del año pasado.
La marca Perú Innova también es otro de los puntos de avance en la gestión del primer año. Este distintivo se otorgará a las empresas que prueben tener procesos de innovación.
Finalmente, Torres se refirió a los foros regionales que se desarrollaron en el interior del país para fomentar el tema fuera de Lima.
Algunos casos
Durante la conferencia también se dio un espacio para las empresas que han mostrado innovación en el Perú. La primera de ellas fue Intercorp, la cual a través de Interbank, mostró su experiencia con Interbank Explora, una tienda (agencia) que se encuentra en el centro comercial Real Plaza Centro Cívico. Miguel Uccelli, vicepresidente ejecutivo de Retail Banking de Interbank, mostró la forma en que ofreció a sus clientes un ambiente más acogedor que la clásica sucursal de banco.
Otro de los presentes fue Luis Eduardo Calderón, gerente general de Industrias San Miguel, un nombre que quizás no le diga mucho, pero que reconocerá inmediatamente si le decimos que es Kola Real y Cielo. Calderón puso de relieve el hecho de que la innovación se encuentra presente en el ADN de la familia Añaños. Fueron ellos los que primero lanzaron la botella de tres litros al mercado de gaseosas, y los que se atrevieron a retar a los gigantes del mundo como Coca Cola y Pepsi Cola, con bastante éxito.
Finalmente, el turno fue para Ricardo Fernández, gerente general de IBM, quien hizo un rápido recuento de todas las innovaciones (sus productos y servicios) que realizó la firma a lo largo de su muy prolongada historia.
Qué es la innovación
Sin embargo, el plato fuerte sin duda fue la presentación de Alex Castellarnau, experto senior de IDEO, la firma de la que hablamos en un inicio.
Su presentación se inició con un reto. Pidió a todos los asistentes de la conferencia que dibujaran en un papel un ocaso de sol en 30 segundos. Pasado el tiempo, Castellarnau mostró una diapositiva en la que se veían varios dibujos de ocasos; en realidad, los dibujos se repetían y prácticamente nadie pudo levantar la mano cuando el expositor pidió que alguien dijera si había dibujado algo distinto a lo que veíamos en la diapositiva.
No pueden, porque cuando hay poco tiempo; lo que buscamos es lo que ya conocemos, nos dijo. Y la innovación no puede producirse así, con poco tiempo. Es necesario dedicarle tiempo y esfuerzo, pero por sobre todo comprenderla.
Antes de entrar en detalle, el expositor explicó que su trabajo es por sobre todo reflexivo, no prescriptivo; es decir, no se encarga de decir a las personas lo que tienen que hacer, sino a hacerlas pensar en qué tienen que hacer.
Dicho esto explicó que existen tres tipos de innovación. La primera es la incremental, aquella que mejora el core business para nuestros consumidores o usuarios principales.
La segunda es la evolutiva, que puede tener dos vertientes. Una de ellas apunta a ofrecer una de las ofertas actuales de la empresa a un grupo nuevo de consumidores o usuarios. La segunda vertiente se encarga, más bien, de lanzar nuevas ofertas para los consumidores o usuarios principales de una compañía.
Sin embargo, el tipo de innovación que todos tenemos en mente es la del tercer tipo: la disruptiva. Ésta se encarga de crear nuevas ofertas para nuevos grupos de consumidores o usuarios.
Con la primera, la empresa explora lo que es; con la segunda, explora los límites de lo que es; y con la tercera, explora lo que no es, indicó.
A pesar de que la innovación se encuentra dividida en tres, esta división no es proporcional. El 70% de la innovación es incremental, el 20% es evolutiva, y solo el 10% es disruptiva.
Castellarnau e IDEO se dedican a esta última y por ello tiene algunas cifras que sorprendieron con respecto a la innovación. El expositor preguntó a la audiencia si tenían una cifra de las fallas en las startups; las personas lanzaron cifras muy cercanas al valor real: 78%.
Pero cuando preguntó por la tasa de falla de nuevos productos en las empresas grandes y reconocidas, las cifras lanzadas se alejaron mucho del dato del expositor: 99%. Todos quedaron sorprendidos.
Pero esa es la razón por la que muchas grandes empresas prefieren comprar una pequeña y a su tecnología, en lugar de arriesgarse a hacer la suya propia.
Otro de los datos que lanzó Castellarnau para entender la innovación se refería a la gente que la realizaba. Desde la perspectiva del expositor, la mayor parte de las personas son del promedio y una pequeña parte son extremos (si se los ve en una diagrama de distribución).
Son los extremos los que generan y los promedio los que validan, señaló. Por ello, si se examina un lugar como Silicon Valley se va a encontrar que la mayoría ahí, son más bien, extremos. Es decir, en una empresa de Silicon Valley se apuesta por perfiles de personas muy diversos, en lugar de tolerar la incertidumbre ésta se promueve; y no se actúan por designación, sino por elección.
En resumidas cuentas, en Silicon Valley, un lugar donde la innovación es frecuente, se cuestiona permanentemente el statu quo, esa es la norma.
Por tanto, si en una empresa se cuestiona el statu quo, cuestionar no sería una molestia sino un valor; el liderazgo sería reflexivo no directivo, y los principios y objetivos serían mucho más importantes que los planes y los procesos.
De hecho, Castellarnau sostuvo que cuando conversó con un ejecutivo de Apple éste le dijo que el primer iPhone se hizo en 18 meses, sin planes, simplemente dejando que las personas siguieran sus instintos sobre cómo entregar aquello que Steve Jobs les pedía en el teléfono.
Otro elemento a tener en cuenta es que las startups no son solo entidades legales, sino también son vehículos para aprender muy rápido. Bajo esta premisa, las ideas no son destinos sino direcciones; no importa que los equipos sean expertos, importa que aprendan rápido; y la principal pregunta no sería ¿cuánto dinero hemos ganado? sino ¿qué hemos aprendido?.
Finalmente, Castellarnau dio algunos consejos de lo que se puede hacer para echar a andar la innovación. El primero fue crear un modelo de negocios nuevo que destruya al core business actual; el segundo es compartir cada cosa que se aprenda intentándolo en la organización que se desea destruir; y finalmente nunca, nunca censuren una pregunta, es la base del aprendizaje, y el aprendizaje es la base de la adaptación.
Iniciativas
Como se indicó líneas arriba, al final del evento se entregó a Javier Iguiñiz, secretario técnico del Acuerdo Nacional, un conjunto de iniciativas planteadas por los asistentes a la conferencia.
Entre ellas destacan el compromiso de crear un sistema nacional de innovación, ciencia y tecnología como uno de los activos fundamentales del Perú para liderar el tránsito de una sociedad de desarrollo intermedio hacia una sociedad innovadora; priorizar áreas de investigación de oportunidad para el país tales como biotecnología, agroexportación, tecnologías de la información y comunicaciones, energía/nuevos materiales y tecnologías tradicionales; desarrollar una continua adaptación del modelo educativo del país; potenciar una práctica de innovación permanente en las organizaciones; promover la internacionalización de nuestra innovación, ciencia y tecnología; entre otros.
Fue una jornada bastante interesante por la enorme cantidad de información que se ofreció. Sin duda, toda ella será aprovechada para cumplir las metas de innovación de cada una de las empresas.
Jose Antonio Trujillo, CIO Perú
COMENTARIOS
chicho@i   sáb, 15-jun-13

Tuve la gran suerte de asistir vía online a la jornada que el Centro de Innovación de IPAE realizó para celebrar su primer año de andadura. Y puedo decir que fue una verdadera alegría sentir cerca el espíritu y el trabajo de esta gente hermosa del Perú. FELICIDADES


Leer más comentarios | Realizar un comentario