Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

Tecnología en tiempos de crisis

Los departamentos TI de las empresas peruanas enfrentan la crisis con mucho menos drama que sus pares internacionales

[15/05/2009] La crisis financiera internacional ha pegado con dureza a muchas empresas. Y al interior de ellas, los departamentos de TI han tenido que enfrentar la posibilidad de sufrir reducciones presupuestales e incluso recortes de personal. ¿Ha sido esta la realidad en el Perú? Consultando a los responsables TI de algunas de las empresas más representativas del país se puede apreciar que la crisis ha llegado al Perú, pero que ésta no ha generado los negativos efectos que se han producido en las firmas del Primer Mundo.

Evidentemente, en el presupuesto del 2009 la empresa -en general, no solo en el caso de Sistemas- ha tratado de ser lo más prudente posible con el tema de los gastos. No hemos tenido en Alicorp una reducción de personal, pero sí hemos revisado todos aquellos gastos que podríamos considerar no indispensables para el funcionamiento de la empresa, sostiene Ricardo Temoche, gerente de Sistemas de Alicorp.
La corporación peruana, que tiene planeado ser una de las primeras 50 de América Latina para el 2015, revisó su presupuesto y determinó que había algunos gastos que se podían considerar no prioritarios para el 2009. Uno de ellos, por ejemplo, fue el upgrade del sistema SAP que tienen en la actualidad. En un inicio se pensaba que en el presente año se pasaría de la versión 4.7 a la versión 6, pero ante el nuevo entorno que se maneja se decidió postergar la actualización para el siguiente año. Temoche también señala que se postergó algún proyecto en el área de recursos humanos, y otro relacionado con la incursión de la firma en temas web, entre los más significativos.
En realidad, como señala el ejecutivo, lo que se hizo fue trasladar algunos de los proyectos que se tenían en cola para el presente año, para fechas posteriores. Sin embargo, no por ello la carga laboral del departamento de sistemas se ha reducido. Todo lo contrario. Dado el entorno de dificultad económica del presente año, otra de las medidas que se decidió tomar fue la reducción de los servicios de outsourcing.
De acuerdo al ejecutivo, ello implicó una mayor carga para el departamento TI, pero a la vez una oportunidad para crecer y ahorrar. Dada la importancia que tienen las operaciones del departamento TI era necesario que cualquier proveedor de outsourcing pudiera ofrecer una buena disponibilidad; y por disponibilidad Temoche entiende tres características: que el servicio se encuentre disponible cuando lo necesite, que sea un recurso de la calidad que necesite, y que se encuentre a un precio asequible para él.
En el nuevo entorno resulta más seguro obtener estas cualidades entre el personal interno de la firma que entre los proveedores externos. Por ello, y aunque suene paradójico, al aumentar el rol TI del personal interno, a la vez, se está asegurando una reducción en los gastos, pues generalmente el recurso externo resulta siendo más costoso, señaló el ejecutivo.
Y en realidad era necesario asumir ese crecimiento en el área de TI. ya que la crisis internacional ha encontrado al área de Sistemas -en realidad a toda la corporación- en plena fase de expansión debido al crecimiento de las operaciones de la compañía. Alicorp ya no es una empresa con operaciones solo en Perú, es una corporación con presencia en Colombia, Ecuador y Argentina, y por tanto su área de sistemas ya no solo atiende a un solo país sino que se encarga de cuatro a la vez.
En el área de sistemas el crecimiento ha sido brusco. Somos ahora un área que atiende a múltiples empresas y tiene que distribuir sus costos entre múltiples empresas, y cuando se trata de empresas del exterior, incluso tenemos que facturar nuestras operaciones por disposiciones legales, a pesar de que son empresas de Alicorp. Mas allá de la crisis tenemos que atender estos temas, enfatiza Temoche.
Compás de espera
El caso de Ferreyros no es distinto. Empresa que ha facturado casi 650 millones de dólares el año pasado, también se encontró en la disyuntiva de qué hacer para enfrentar la crisis. Nuevamente, se puede apreciar una respuesta moderada y prudente ante el nuevo entorno económico. Y nuevamente se puede decir que no se aprecian aquí las dramáticas medidas que se toman en Estados Unidos o Europa.
Los proyectos para este año están en un compás de espera. Más que recortarse, los proyectos que tenemos en cartera -que estaban programados para el segundo y tercer trimestre del año- se han postergado probablemente para el segundo semestre de este año, sostiene Tito Otero, gerente de Informática y Procesos de Ferreyros.
Y no es que hasta entonces su carga laboral vaya a ser poca. De hecho, el personal de TI de la firma se ha encontrado bastante ocupado. Hace aproximadamente más de un año se inició el proceso de implementación del sistema SAP y el 1 de abril se realizó el go live, el inicio de las operaciones con el sistema. Otero estima que necesitará otro par de meses para que se asiente el SAP, por lo que recién entonces se podrían dedicar a otros proyectos de envergadura.
Y ciertamente van a necesitarlos. Si se toma en cuenta que en el 2003 la empresa facturaba unos 230 millones de dólares, y que desde entonces casi han duplicado sus ventas, es de esperar que el crecimiento de la firma deba ser acompañado por el crecimiento del departamento de TI.
¿Qué se hace entonces? Además de la postergación de los proyectos, Otero señala que han tomado algunas medidas para reducir los gastos. Por ejemplo, al poseer Lotus Symphony van a aprovechar este software para reducir sus gastos en licencias -Symphony es de código libre-, aunque éste es por ahora el uso más significativo que van a realizar en el campo del software de código abierto.
Pero por sobre todo van a hacer lo que toda empresa peruana saber hacer bien: ser austera.
Si hay algo que caracteriza a las empresas peruanas -que han tenido que enfrentar periodos de crisis mucho más a menudo que sus pares extranjeras- es el cuidadoso manejo de los presupuestos.
Ninguna de las empresas considera haber tenido gastos superfluos durante los años de bonanza, ni haber relajado sus procesos de gastos. Como señala Temoche de Alicorp, cualquier gasto pasa por un proceso de decisión que filtraría cualquier gasto innecesario. Además, como afirma Otero, la mejora continua de los procesos es una sana costumbre que se ha enraizado en las firmas peruanas, y particularmente en la suya.
En cuanto a los procesos automáticos nosotros siempre estamos invirtiendo en workflows. Estamos yendo hacia el uso del business process management, es decir, hemos mapeado procesos y trabajado con ellos desde el año 2000 o antes. Esto implica tener procesos mucho mas estructurados, muchos más sólidos y siempre actualizados, sostiene Otero.
Además de la implantación del SAP, Otero se ha encargado también de mejorar algunos aspectos de las prácticas de CRM de la firma a través del uso de cubos de business intelligence; esta misma tecnología se ha usado para mejorar los sistemas de información gerencial.
La crisis ha encontrado a las firmas peruanas disfrutando de la bonanza pero sin haber abandonado las prácticas que estructuraron luego de muchos años de tiempos difíciles. Los departamentos de TI ciertamente han sentido la fuerza de la crisis, pero se han sabido adaptar a ella sin mayores cambios debido justamente a que siempre han estado preparados para afrontarla.
Como señalan los entrevistados, en último término, la labor del departamento de TI es la de encontrar las mejoras necesarias para que la empresa ahorre dinero, mejore procesos y sea más competitiva. Y eso lo hace tanto en tiempos de bonanza como de crisis.
José Antonio Trujillo, CIO Perú