Llegamos a ustedes gracias a:



Columnas de opinión

Por qué la eficiencia energética impacta en el negocio

Por: Rodolfo Armellini, Gerente de Servicios de Tecnología de IBM Perú

[19/07/2012] Eficiencia y costos son dos palabras que cada vez suenan más dentro de la cabeza de los Directores de Tecnología -Chief Information Officers o CIO- de nuestro país. Asimismo, la cuenta de electricidad de sus centros de cómputo corporativos comienza a asomarse como un tema a considerar sobre sus escritorios.
Hoy la energía tiene un rol protagónico en la dinámica de costos de las empresas, ya sea por el costo propiamente dicho, como por el impacto en la continuidad operacional y en el medio ambiente (la industria de TI es una de las industrias que más dióxido de carbono emite superando a la industria de aviación).
Esta ecuación se profundiza aún más cuando examinamos esa dinámica dentro del centro de cómputo. Se dice que el consumo de energía en un m2 de data center supera entre cinco y seis veces el consumo de un m2 de piso de oficina. Por lo tanto, cuando hablamos de eficiencia energética, necesariamente tenemos que hablar de eficiencia de TI.
Para comenzar a transitar este camino, es importante identificar las áreas de mejora y definir un plan de acción que contemple la extensión de la vida útil del data center y la consolidación de los recursos de TI, en un marco metodológico que permita diseñar en forma correcta esa consolidación. Cuando no es suficiente extender la vida útil del data center, como tampoco el concepto de racionalización, el foco pasa por diseñar una nueva infraestructura que sea lo suficientemente sensible al cambio. En todos los casos, es fundamental llevar a cabo transformaciones que no pongan en riesgo la continuidad operativa de su negocio.
Según una encuesta realizada por IBM e IDC a más de 300 empresas globales, solo el 21% de ellas opera con centros de datos altamente eficientes y al mismo tiempo, todas ellas están dispuestas a gastar un 50% más en innovación y crecimiento. Es por ello que los CIO que deciden dar los pasos necesarios para mejorar la utilización de su data center, priorizan en su presupuesto aquellos procesos claves del negocio más que las operaciones básicas.
Es difícil cambiar de hábitos, especialmente cuando son hábitos de industria que están institucionalizados. Pero el mercado de hoy es diferente que al de hace unos años atrás, por lo que sobran motivos para que los CIO reconsideren su antiguo enfoque de sobredimensionar sus centros de cómputo; especialmente cuando es posible un enfoque alternativo que impacta positivamente en el negocio.
CIO, Perú