Llegamos a ustedes gracias a:



Noticias

Nueva forma de detener el spam de formularios

[18/05/2009] El spam no es solo un problema para las personas con direcciones de correo electrónico, sino también para las compañías y organizaciones que corren sitios web con varios tipos de formularios de feedback.

Bots automáticos recorren Internet buscando formularios, llenándolos automáticamente con información basura. Los datos de los formularios generalmente van a las direcciones de correo electrónico de los empleados para ser clasificada después. Muchas compañías también recolectan información de marketing a través de los formularios que alimentan directamente bases de datos, las que luego se llenan con avisos de Viagra en lugar de consumidores potenciales.
Pero una compañía de cuatro personas en Dallas ha llegado con un servicio web llamado Form Armor (http://www.formarmor.com/default.aspx ), que bloquea el spam  en los formularios web.
El servicio es similar a un gateway de pago, afirmó Larissa Reynolds, quien fundó Form Armor con su esposo, Chris. Una vez que un sitio web es configurado para usarlo, los datos de los formularios son encriptados y enviados a Form Armor para un análisis en tiempo real.
Los datos de formulario son clasificados como buenos, malos u horribles, lo cual significa que el envío contiene algún tipo de malware o ataque de SQL. Los datos de formulario buenos son pasados al cliente, mientras que los datos malos u horribles son bloqueados.
Form Armor ha pasado siete años mejorando su tecnología para identificar con exactitud el spam de formulario. Hemos podido pasar a través de montañas y montañas de datos para desarrollar este algoritmo que puede detectar qué es abuso y qué es legítimo, afirmó Reynolds.
Form Armor cuesta nueve dólares por sitio web por mes, sin importar el número de formularios. Un API (Application Programming Interface) más avanzado se encuentra disponible por 29 dólares por sitio web por mes. El API, que trabaja con PHP, ASP.net, ASP y pronto con DotNetNuke, permite a los administradores controlar la forma en que todos los datos de formulario son almacenados, sin importar si ha sido considerado bueno, malo u horrible. Sin embargo, la mayoría de los clientes no quieren mirar los datos malos y horribles, sostuvo Reynolds.
Form Armor ofrece su servicio como una alternativa a los CATPCHA (Completely Automated Public Turing Test to Tell Computers and Humans Apart), un mecanismo de defensa de sitios web que se ha debilitado rápidamente.
Los acertijos tienen la finalidad de evitar que las computadoras puedan registrar automáticamente direcciones de correo electrónico, postear comentarios en sitios web y realizar otros tipos de envíos, pero cada vez presentan más fallas. Las computadoras se han vuelto mejores resolviendo los acertijos.
Por otro lado, los spammers han creado sistemas en donde verdaderas personas resuelven los CAPTCHA. Reynolds señaló que vio el envío de un formulario spam en donde alguien que aparentemente había sido contratado para llenar el formulario se frustró y escribió: ¿por qué tengo que ir a este país para hacer esto?
Reynolds tiene sus reparos sobre la forma en que la tecnología de Form Armor trabaja ya que utiliza un algoritmo. Los spammers no se dan cuenta si los sitios usan Form Armor: el procesamiento se encuentra en el lado del servidor, y todos los datos de formulario parecen ser procesados de forma normal, incluso si Form Armor los ha bloqueado. Reynolds afirma que los positivos falsos -en donde datos de formularios legítimos son bloqueados- son escasos.
Aunque la tecnología está siendo usada para los formularios de datos ahora, puede extenderse a plataformas de correo electrónico gratuitas de empresas como Google o Yahoo, sostuvo Reynolds.
Form Armor no va a revelar cuántos clientes tiene, pero uno de los últimos ha estado contento. Urbanity Studios es un negocio web que se especializa en artículos de escritorio. A medida que crecía el tráfico del sitio, más spam ha pasado por los formularios del sitio, señaló Micki Ahrens, director de márketing.
El más problemático de los formularios era el Tell a friend (Cuéntele a un amigo), que envía un mensaje de una persona, a través de Urbanity Studios, al correo de otra. Ahrens afirmó que la compañía sabía que había algo malo cuando comenzó a recibir cientos de rebotes, o notificaciones de mensajes sin entregar. Es un indicador de que un spammer ha ruteado los mensajes a direcciones de correo electrónico que no existen, haciendo que lleguen mensajes negativos al sitio de Urbanity Studios.
Se llegó a una situación tan mala que fuimos colocados en una lista negra por Barracuda Networks, compañía que fabrica dispositivos para correo electrónico y seguridad web, durante un tiempo, afirma Ahrens.
El problema ya ha terminado. Urbanity Studios ha estado usando la versión de nueve dólares mensuales de Form Armor desde inicios de abril. Desde entonces, muy pocos mensajes spam han pasado, señala Ahrens. Los falsos positivos han sido muy pocos, ya que los clientes de la compañía tienden a quejarse vía su número telefónico gratuito si es que hay algún problema con el sitio web, indicó.
Jeremy Kirk, IDG News Service