Llegamos a ustedes gracias a:



Noticias

Panasonic asume pérdidas en su ejercicio fiscal 2009

[18/05/2009] Panasonic ha hecho públicos los resultados correspondientes a su ejercicio fiscal 2009, cerrado el pasado 31 de marzo. De acuerdo con los datos aportados por la compañía, las ventas consolidadas del grupo para el año fiscal disminuyeron un 14%.

En cuanto a las ganancias, los beneficios operativos para este año fiscal descendieron un 86%, hasta los 72.900 millones de yenes, en comparación con los 519.500 millones de yenes del año anterior. En relación con otros ingresos (deducciones), la compañía dedicó 367.400 millones de yenes en gastos de reestructuración del negocio y 92.000 millones de yenes en depreciación de los valores de inversión. Como resultado de éstos y otros factores, la compañía sufrió una pérdida bruta de 382.600 millones de yenes. En consecuencia, los ingresos netos se tradujeron en unas pérdidas de 379.000 millones de yenes. Por categoría de producto, en comparación con los importes del año anterior, las ventas de redes digitales AVC disminuyeron un 13%, las de equipos de video y audio, un 6%; las ventas de PEW y PanaHome, un 9%; y las de componentes y dispositivos, un 21%.
La acusada apreciación del yen, la rápida reducción de la demanda internacional y la cada vez más intensa competencia de precio, han colocado a Panasonic en una situación difícil desde finales del pasado año, coyuntura que ha intentado resolver con una reestructuración del negocio, basada en la selección y concentración de negocios, la integración y el cierre de plantas de fabricación, la retirada de negocios no rentables y la reasignación y reducción de los trabajadores.
Previsiones para el año fiscal 2010
En cuanto al entorno comercial para el año fiscal 2010 que finaliza el 31 de marzo del 2010, hoy por hoy, la empresa espera enfrentarse a entornos hostiles debido al desarrollo simultáneo de dos tendencias. La primera es la recesión mundial y la reducción de la demanda; y, la segunda son los cambios en la estructura de mercado, como por ejemplo los mercados emergentes en expansión, así como un desplazamiento de la demanda hacia productos con precios más ajustados. Bajo estas condiciones, la empresa reconstruirá por completo su estructura de gestión, al tiempo que se preparará simultáneamente para la siguiente fase de desarrollo y crecimiento, con el objetivo de estar en una posición fuerte cuando el mercado se recupere.
Actualmente, la empresa prevé un total de ventas consolidadas para el año fiscal 2010 por valor de 7.000 mil millones de yenes, lo que representa una reducción del 10% respecto al año fiscal anterior y que el beneficio de explotación consolidado aumente en un 3% hasta los 75 mil millones de yenes.
Natalia Mosquera