Llegamos a ustedes gracias a:



Columnas de opinión

Un enfoque estratégico para la integración en la nube

Por: Rob Fox, vicepresidente de desarrollo de aplicaciones, Liaison Technologies.

[30/08/2013] La capacidad de transferir y traducir datos rápidamente y sin problemas en tiempo real es crucial para el éxito del negocio; pero la integración, transformación y gestión de aplicaciones y datos críticos del negocio está demostrando ser un reto complejo para las organizaciones de todo el mundo. Para facilitar el movimiento eficiente de los datos empresariales a través de diversas aplicaciones, un número creciente de organizaciones están recurriendo a la integración basada en la nube. Este enfoque reduce la complejidad y el control de TI, y permite liberar recursos para centrarse en la entrega de productos y soluciones para los clientes y socios.
Aunque la nube se está convirtiendo en un modelo de entrega cada vez más omnipresente para las organizaciones de todos los tamaños, los líderes de TI y otras partes interesadas deben recordar que la nube no es una solución todo-en-uno. No hay un solo proveedor de servicios en la nube que pueda cumplir los distintos requisitos de una empresa. En la mayoría de los casos, las empresas que hacen la transición a la nube, requieren los servicios de una gran variedad de proveedores, junto con los sistemas tradicionales de aplicación a aplicación (A2A) y negocio a negocio (B2B) en las instalaciones. Como tal, hay una creciente necesidad de adoptar estrategias de integración que soportan un gran número de integraciones complejas: A2A, B2B, aplicaciones empresariales en las instalaciones, hasta las aplicaciones SaaS/nube y de nube a nube (C2C).
Cuando se trata de la integración en la nube, hay dos cuestiones fundamentales que deben plantearse. La primera es: "¿Qué problema va a solucionar la integración?" Debido a que la integración en la nube no se refiere solo a la integración entre diferentes sistemas basados en la nube, como Magento, NetSuite y Salesforce.com; sino entre los sistemas on-premise y basada en la nube, es crucial determinar primero qué es exactamente lo que se está integrando y para qué propósito. En muchos casos, las empresas necesitan para llevar a cabo integración de nube a nube, así como la integración de nube con las instalaciones, pero entender el objetivo de cualquier proyecto de integración es un requisito básico.
La respuesta a la primera pregunta nos lleva a la segunda pregunta: "¿Cómo puede la integración ayudar a resolver este problema?" Hasta hace poco, la mayoría de las empresas veían los proyectos de integración en el vacío, centrándose únicamente en un solo caso de uso; es decir, la integración A2A, integración de comercio electrónico B2B o integración en la nube. Hoy en día este enfoque está cambiando. Las empresas buscan cada vez más iniciativas más amplias que aborden todos los escenarios, así como el reto de la integración a través de ellas. La integración de datos no es un evento de una sola vez, y si la solución está construida con esto en mente, la reutilización puede afectar la capacidad de una empresa para hacer frente a los futuros retos de la integración.
La construcción de una estrategia exitosa de integración en la nube
Hay algunas consideraciones clave que todo CIO y las partes interesadas deben tener en cuenta a la hora de construir una estrategia de integración.
En primer lugar, la organización debe saber cómo detectar la complejidad. La mayoría de los proveedores de SaaS tratan de hacer sus API web simples, pero muy pocos son realmente exitosos. Al igual que muchos sistemas en las instalaciones, las especificaciones para las API de nube puede ser difícil de manejar, a menudo con cientos de páginas, y la integración con ellas no es un asunto trivial.
La complejidad se extiende más allá de conectarse a la API. Las empresas también deben considerar cómo se traducirán los datos que provengan de una aplicación SaaS en un sistema en las instalaciones de la empresa, y añadir este factor en el cálculo de la complejidad del proyecto de integración. Además, la mayoría de las API no están estancadas, pero cambian con el tiempo, añadiendo otra capa de complejidad a la integración.
También es importante pensar más allá del primer proyecto de integración. Cualquier integración en la nube puede resultar desalentadora por sí misma, y muchas empresas son víctimas de la visión de túnel. En lugar de adoptar estrategias y protocolos que escalen los proyectos en la línea, terminan por limitarse a los estrictamente adecuados para un proyecto individual. Muchas empresas cometen el error de pensar que será fácil añadir un servicio en la nube a la vez, y no anticipan la complejidad inevitable de la integración de múltiples proveedores a través del tiempo. Este enfoque limitado se enfrenta a la misma fragilidad y rigidez de un enfoque tradicional de integración de datos de punto a punto; es decir, mientras más "extremos" añada, más difícil y complejo será gestionarlo y mantenerlo.
Evitar los peligros de este enfoque para los proyectos de integración es fundamental, y las empresas deben construir una estrategia de integración explícita lo antes posible durante el proceso de adopción de la nube. La realidad es que, mientras los servicios en la nube para ambos sistemas de back-office y los procesos B2B pueden ofrecer enormes eficiencias, lograr estas eficiencias requiere un alto grado de coordinación e integración. Cuantos más proveedores de nube utiliza una empresa, más compleja es esta coordinación. Las organizaciones deben desarrollar una estrategia de abastecimiento coherente para la integración, aunque eso signifique un enfoque del hágalo usted mismo (DIY) utilizando software de las instalaciones de la empresa, un enfoque DIY con una integración de plataforma como servicio (PaaS), o la delegación de la integración a un proveedor de terceros.
Al determinar qué vía será más eficiente, tenga en cuenta lo siguiente:
(1) ¿La integración es una capacidad necesaria? Para algunas empresas, tener capacidades de integración 'caseras' es importante por razones comerciales u otras razones esenciales del negocio. Es esencial el reconocimiento temprano y proactivo de estas necesidades del personal y los recursos para gestionar de manera eficiente y completar los proyectos de integración.
(2) ¿La integración es un gasto OPEX o CAPEX? La creciente complejidad de los proyectos de integración de nube significa que la formación de un equipo externo requerirá una inversión de capital para obtener al personal especializado y el software. Para algunas organizaciones, estas inversiones de capital relativamente fijas puede ser una mejor utilización de los recursos, a pesar de que se requiere una mayor inversión inicial. Para otros, un gasto de ese capital puede no ser factible o eficiente. Para estas empresas, los proyectos de outsourcing a un intermediario de integración permite que la función ocurra como un gasto de operación regular, al reducir o eliminar el costo inicial, y al proporcionar una estructura de costos más regular.
(3) ¿Cuál es el cronograma de implementación? Como los servicios en la nube están cada vez más generalizados en el mercado de soluciones de TI, los plazos de implementación se están ajustando a medida que los departamentos exigen un rápido acceso a una funcionalidad mejorada, pero muchas organizaciones están apenas comenzando a construir capacidad de base en torno a la integración. Para aquellos con los plazos más estrictos, la estructuración de una función de integración interna no puede ser una opción.
Cuando la integración dentro de la empresa no es viable debido al costo, tiempo, u otras consideraciones tales como la falta de experiencia interna, el outsourcing puede proporcionar no solo una solución a corto plazo, sino también ofrecer una estrategia a largo plazo, especialmente en torno a la integración en la nube. Los agentes de servicios en la nube tienen infraestructura de integración existente que se puede aprovechar para el despliegue rápido, y puede aumentar la capacidad de la demanda, ofreciendo escalabilidad, donde más se necesita.
A medida que los criterios y requisitos clave alrededor de la gestión de datos siguen creciendo, la integración en la nube va a jugar un papel importante. Es fundamental que los CIO y sus organizaciones desarrollen una estrategia integral y proactiva de integración que escale de manera eficiente y coherente hacia la integración híbrida en evolución de las necesidades del negocio.
Rob Fox, Network World (EE.UU.)
Fox era un miembro original de la especificación ebXML 1.0, es el ex presidente de marketing y desarrollo de negocios para ANSI ASC X12, y co-fundador y co-presidente de Connectivity Caucus.