Llegamos a ustedes gracias a:



Noticias

Microprocesador en base a vino se fermenta en los laboratorios de Intel

[17/09/2013] En un extraño giro, un ingeniero de Intel presentó el jueves un proyecto que usa vino para dar energía a un microprocesador.
El ingeniero vertió vino tinto en un vaso que contenía circuitos en dos tarjetas metálicas durante una keynote de Genevieve Bell, fellow de Intel, en la Intel Developer Forum en San Francisco. Cuando el vino tinto tocó el metal, el microprocesador en la tarjeta de circuitos se alimentó de energía. El procesador de bajo consumo luego corrió un programa gráfico en una computadora con una pantalla de tinta electrónica.
No se tuvo mayores detalles de la tecnología, pero se encuentra a muchos años de su implementación práctica. Es simplemente uno de los muchos proyectos en proceso del grupo de Nuevos Dispositivos de Intel, el cual se encuentra investigando oportunidades de negocio en los mercados emergentes de la Internet de las Cosas y dispositivos que forman parte de nuestra ropa (wearable devices). Previamente, Intel había mostrado un prototipo de chip solar que podía ser alimentado con la luz de un foco.
Bajo consumo de energía no implica bajo desempeño, ahora que Intel se encuentra pensando en los microvatios, ya no milivatios, indicó Mike Bell, vicepresidente y gerente general del grupo Nuevos Dispositivos, durante una aparición en la keynote.
La meta de la demostración era mostrar el progreso de Intel en el desarrollo de chips de bajo consumo de energía. El grupo de Bell también se encuentra experimentando con un conjunto de productos como dispositivos incorporados con sensores, relojes inteligentes y anteojos.
En mi grupo, somos como niños en una tienda de caramelos, indicó Bell.
Esta semana la compañía presentó una línea de procesadores de extremadamente bajo consumo de energía llamada Quark para dispositivos incorporados y dispositivos que forman parte de nuestra ropa (wearables), la cual se basa en investigaciones pasadas sobre chips de los laboratorios de Intel. Los ejecutivos de esta firma hablaron acerca de cómo la reducción del consumo de energía en Quark va a ayudarla a ingresar a mercados como el de los wearables. Estos chips, que tienen aproximadamente una quinta parte del tamaño de los procesadores Atom y consumen una décima parte de lo que ellos consumen, podrían utilizarse en anteojos y parches médicos descartables que inmediatamente envían información acerca de los signos vitales de un paciente a los doctores.
En los últimos años, el último día del show se ha reservado para que el CTO de Intel, Justin Rattner, resaltara la tecnología que se está preparando en los laboratorios de Intel. La keynote de Bell fue ligera en cuanto a detalles técnicos, y más bien fue más creativa al momento de relatar las acciones de Intel al interior de los mercados de movilidad, dispositivos incorporados y wearable.
Los dispositivos de cómputo futuros podrán entender el comportamiento humano a través de los datos que recogerán los sensores incorporados y otras tecnologías wearable, indicó Bell. En los laboratorios de Intel también se llevan a cabo proyectos para dar a la movilidad un elemento más humano, sostuvo la ejecutiva.
Ella proporcionó un ejemplo de la forma en que los datos reunidos con los sensores y los dispositivos móviles pueden ayudar a que un kiosco de comida remoto anticipe lo que un cliente probablemente ordene. Otra de las demostraciones se enfocó en la seguridad de las bicicletas, mostrando a un ciclista que vestía una casaca inteligente que percibía cuando el ciclista frenaba para lanzar luces rojas a través de ella misma. La casaca es un prototipo que está siendo desarrollado por el Instituto Fraunhofer de Múnich.
La movilidad no se trata solo de dispositivos, sino de los lugares que visitamos, y también de lo que hacemos cuando estamos en ellos, señaló Bell.
Agam Shah, IDG News Service