Llegamos a ustedes gracias a:



Conversando con...

César Berenguer, director de negocios para América Latina de AirWatch

No solo controle el dispositivo, también las aplicaciones

[08/10/2013] Ahora que el mercado de administración de los dispositivos móviles está creciendo, podemos conocer algunos nombres nuevos que se han posicionado en este campo. Uno de ellos es el de AirWatch, una firma que -como otras que se dedican a lo mismo- quizás no haya escuchado, pero a la que tendrá que atender ahora que el BYOD (bring your own device) ya no es una tendencia sino una realidad cotidiana.
AirWatch pertenece a ese conjunto de empresas que le ofrecen encargarse de la administración de los dispositivos móviles -aunque no solo de ellos- que los colaboradores de su empresa traigan al trabajo, con el ánimo de usarlo para hacer sus tareas.
Y es que hay que aceptarlo, el BYOD es una espada de doble filo, pues si por un lado libra a la empresa de tener que proporcionar a sus empleados del más moderno de los equipos, por el otro conlleva los naturales peligros e incomodidades que implica toda la miríada de combinaciones de dispositivos, sistemas operativos y aplicaciones que, repentinamente, van a querer conectarse a los sistemas de la compañía.
AirWatch busca diferenciarse en ese muy competitivo mercado y por ello conversaron con CIO Perú para mostrar lo que tienen y lo que han logrado hasta el momento.
MDM
El mercado del mobile device management (MDM) ha evolucionado de manera muy rápida, aunque quede la percepción de que no en volumen. Esto lo podemos decir ya que el MDM ha dejado de ser el todo y se ha convertido en el núcleo inicial de un mercado que también abarca ahora la administración sobre dispositivos móviles de las aplicaciones que van sobre ellos.
Efectivamente, cuando preguntamos a César Berenguer, director de negocios para América Latina de AirWatch, por uno de los principales diferenciadores de su compañía sostuvo que lo que clásicamente se ofrece, el ABC como lo llamó, es el borrado del dispositivo o de las contraseñas o el establecimiento de un perfil, pero que ello no es todo lo que se puede ofrecer.
AirWatch, dijo el ejecutivo, no solo ve el dispositivo sino también la forma en que las empresas trabajan con sus aplicaciones; es decir, cómo las van a empujar, proteger el acceso a ellas, lo mismo con contenidos y lo mismo con el correo electrónico.
A través de un webcast mostró el panel de la solución con la cuenta la compañía, y en él se podía observar la versatilidad con la que ahora un administrador puede impedir que un empleado pueda ver desde su dispositivo un video en YouTube o pueda usar su cámara. Suena bastante intrusivo pero esas son las nuevas reglas con las que se tendrá que manejar el mundo empresarial.
Igualmente, desde el panel, el administrador podrá definir grupos con reglas diferentes, y así quizás a alguien se le restrinja el uso de la cámara pero no a su compañero de trabajo, quien puede que la necesite. La flexibilidad es ahora el atractivo con el cual las empresas de administración de dispositivos buscan atraer a los clientes.
De hecho, como señalamos líneas arriba, la administración del propio dispositivo es una parte central de las soluciones, pero ya se ha evolucionado hacia otras alternativas, de necesidad para las organizaciones. Ahora también se pueden administrar las aplicaciones y quizás la más importante de ellas sea la del correo electrónico.
Un dispositivo con correo electrónico corporativo debe defender el correo también; y por ello, además del dispositivo, es necesario darle al usuario la seguridad de que el correo corporativo solo podrá ser visto por él, o en caso de pérdida o robo, podrá ser borrado dejando sin opción a otras personas de que ingresen a los mensajes. Las aplicaciones, además del dispositivo, también deben ser aseguradas.
Existen alternativas en el mercado, y por ello preguntamos a Berenguer si ellos habían optado por crear un container dentro del dispositivo, o si preferían mantener el control de todo el dispositivo.
Nosotros hemos elegido no crear un contenedor dentro del dispositivo para el MDM, las apps o el correo. Y esto lo hemos hecho porque preferimos trabajar a nivel de sistema operativo, gracias a nuestra relación con los proveedores. Además, entendemos que si alguien compró un Android, un iPhone o un Windows Phone es porque es su preferencia, por el look and feel que ellos quieren, y si nosotros utilizamos un contenedor esto haría que el dispositivo se parezca a cualquier otro, indicó el ejecutivo.
Berenguer afirmó que su organización cuenta con más de ocho mil clientes y 1.400 empleados. Tiene presencia en 150 países y sus productos se encuentran en 18 idiomas. En Bangalore, en India, tienen un conjunto de 450 desarrolladores agrupados por sistema operativo, e incluso por proveedor de dispositivo (Motorola, Samsung, etcétera) para poder atender a los continuos cambios que se producen en este mercado.
En el Perú ya tienen presencia, siendo el BCP uno de sus principales clientes y Telefónica uno de sus canales.
La MDM ha dejado de ser una sigla poco conocida para ir convirtiéndose, poco a poco, en una parte importante del futuro de su organización.
Jose Antonio Trujillo, CIO Perú