Llegamos a ustedes gracias a:



Columnas de opinión

La nube: ¿Cómo cerrar el abismo que hay entre los ejecutivos y TI?

Por: Paul Lidsky, Presidente y CEO de Datalink

[15/10/2013] Hoy en día abundan las discusiones sobre cloud computing o computación en la nube, pero hay una brecha creciente entre los ejecutivos y TI, cuando se trata de evaluar el potencial de la nube.
Basándonos en nuestra experiencia trabajando con medianas empresas y organizaciones en una gran variedad de modelos de nube, echamos un vistazo al cloud thinking desde los dos lados. También ofrecemos algunos consejos sobre la mejor forma de cerrar esta división o brecha, y enfocar a la organización al premio final: una implementación exitosa de la nube, haciendo que sea muy rentable para la compañía y para los empleados en todos los niveles de la organización, y que dé mucho dinero y ganancias.
Los ejecutivos esperan devoluciones rápidas
Muchos de los ejecutivos de hoy en día han leído los estudios de los casos positivos de la nube. Posiblemente leyeron qué tan bien el servicio público de la nube funciona, especialmente en las áreas de CRM, ventas, recursos humanos y finanzas; y naturalmente se preguntan si podrían llegar a los mismos resultados. Si dudan y no hacen uso de los servicios de la nube lo más pronto posible, ¿Algún competidor ganará una cuota de mercado? ¿Exactamente, qué es lo que arriesgan por actuar o no actuar con los servicios de la nube pública? Estas son preguntas importantes y los proveedores de nube suelen tener algunas respuestas preparadas:
* Casos exitosos usados como ejemplo
* Algunas promesas de un rápido ROI
* Capacidades que abordan los retos clave de los ejecutivos
* La habilidad para ofrecer servicios de la nube a un precio razonable
Teniendo en cuenta todo esto, no es ninguna sorpresa que los ejecutivos quieran tomar ventaja de la velocidad y estructuras potenciales de costos favorables prometidos de la implementación.
Incluso los líderes de las unidades de negocio, que luchan para gestionar iniciativas urgentes o apremiantes, están cada vez más tentados a pasar por alto, o no darle tanta importancia, a sus propias organizaciones de TI. Según una encuesta de Brocade en el 2012, más de un tercio de los encuestados indicaron que los servicios de la nube habían sido implementados por las unidades de negocio pero sin la intervención del departamento de TI.
Desafortunadamente, estos servicios pueden luego causar problemas de cumplimiento y de riesgo de gestión para la organización.
TI: ¿El guardián de valor digital o el opositor o detractor de la nube?
Los equipos de TI también han leído mucho acerca de la computación en la nube, y muchos están un poco abrumados por los lanzamientos de todos los proveedores emergentes de la nube (y hay un montón de ellos).
A pesar de este creciente agotamiento de la nube, los equipos de TI están aún interesados en la extracción y aplicación de lo que es bueno acerca de los servicios de la nube para sus operaciones internas. Después de todo, es una orientación de servicio a la que muchos aspiran alcanzar o lograr. Esta apuesta por una mayor agilidad y la capacidad de respuesta, así como un modelo de costo por servicio, con el que es más fácil usar el dinero o el presupuesto. Solo ahora, todas esas características están envueltas en un paradigma de servicio en o de la nube.
Desafortunadamente, estas metas tan altas tienen que enfrentarse y equilibrarse frente a la cruda, fría y dura realidad de muchas de las organizaciones de TI hoy en día: unas con muy poco personal, presupuestos muy ajustados y con el reto de atender a los requerimientos de las operaciones diarias mientras idean iniciativas de transformación. A pesar de lo mucho que les gustaría dedicar tiempo a iniciativas como la nube, la verdad es que muchos equipos de TI no tienen tiempo que asignarle a esta tarea.
Transformar a la nube a corto plazo es muy difícil. Los equipos de TI querrán utilizar su experiencia previa y sus mejores prácticas para evaluar los riesgos y beneficios de los servicios de la nube de la misma manera en la que revisarían y aprobarían un nuevo proyecto o el software o hardware de algún nuevo proveedor potencial. Esto incluye evaluar el impacto del servicio en áreas como la de mejoras potenciales o cambios futuros del negocio.
Como uno de los principales guardianes de datos confidenciales de la compañía, también querrán asegurarse de que los datos de la compañía estén seguros y protegidos de la perdida de data. Los equipos de TI querrán confirmar lo siguiente con los proveedores terceros:
* Protocolos apropiados de acceso o seguridad alrededor de los datos y aplicaciones basadas en la nube.
* Cómo ese tipo de servicio cumple los requisitos de los datos gubernamentales o corporativos/reglas de privacidad del cliente
* Cómo los datos van a ser protegidos de la perdida de data
* Protección o defensa específica del acuerdo de nivel de servicios (SLA) del proveedor, incluyendo planes de salida si la compañía quiere mover sus datos a otro proveedor.
La transición a la nube es de naturaleza transformadora. Como resultado, los equipos de TI necesitarán ayuda en esta transición, aunque eso implique convertirse en un agente de servicios TI de la nube usando un proveedor público o desde la nube interna de la propia compañía.
Aquí hay algunos consejos que lo ayudarán a cerrar la brecha entre los ejecutivos y TI cuando se trata de la nube:
* ¿Qué es lo que los dos quieren? Muchos equipos de TI y ejecutivos encuentran objetivos o metas comunes en las que enfocarse, normalmente relacionadas con las necesidades de negocio. Mientras tanto, muchos pueden ser capaces de encontrar las maneras de sacarle provecho o sacar lo mejor de la nube -agilidad, implementación rápida, BOI rápido, mejores modelos de costo- y aplicarlo a las funciones de TI.
* Piense en TI como un servicio de primera, con tecnología de segundo grado. Pasen tiempo trabajando juntos en los procesos necesarios para abordar y hacer frente a mayores desafíos de negocio. Luego, mire como los diferentes modelos de entrega de servicios de la nube, híbridos, públicos o privados, son capaces de satisfacer esas necesidades.
* Sáquele provecho a las habilidades del equipo de TI. Muchos miembros del equipo de TI son muy buenos analizando y evaluando los riesgos y beneficios, y construyendo exitosos casos de uso. Determine como usar estas habilidades para ayudar a que su organización evalúe las ofertas de servicio de la nube.
* Reciba asesoramiento de expertos. Los expertos imparciales y las organizaciones de asesoramiento en temas de la nube pueden ayudar también, a cerrar esta brecha. Esto incluye definir la mejor forma de cambiar las operaciones de TI a un paradigma más ágil y amigable.
* Ponga la virtualización a trabajar en el centro de datos. Muchos equipos de TI pueden ya haber empezado su transición o cambio a cloud computing a través de una serie de pasos iniciales para virtualizar el almacenamiento del centro de datos, redes y/o servidores. Tomando las medidas necesarias para virtualizar completamente el centro de datos, se puede obtener un ROI de corto plazo y un mejor posicionamiento de la organización para migrar, luego, a la nube.
* Pruebe la nube con proyectos rápidos y sin riesgo. Los asesores son de gran ayuda indicando los casos de uso menos riesgosos para los servicios de la nube. El desarrollo y las pruebas basadas en la nube, por ejemplo, puede ser un lugar donde se podrían esperar grandes devoluciones con el riesgo mínimo.
* Premie la innovación. Una cultura corporativa que cultiva y premia el cambio y la innovación dentro de todos los departamentos puede ser exactamente lo que se necesita. Esto incluye a todos, desde ejecutivos hasta empleados de TI que gestionan o administras las copias de seguridad de datos.
No cabe duda de que la nube va a ser uno de los movimientos transformacionales de TI que las organizaciones van a encontrar. Moverse con éxito a la nube en cualquiera de sus formas significa una evolución de todo, desde los procesos a las tecnologías y a la gente. Tal transformación requiere que los líderes de negocio y los del departamento de TI colaboren. Si todo sale bien y tienen éxito, las organizaciones pueden mejorar, estar un paso adelante y ganar una ventaja competitiva significativa.