Llegamos a ustedes gracias a:



Reportajes y análisis

La Internet de las Cosas

[23/10/2013] Cada año, desde hace cinco años, se desarrolla en Lima uno de los foros tecnológicos más grandes del país. Level 3, empresa proveedora de servicios de comunicaciones a nivel global, organiza estas reuniones con el ánimo de tomar un tema de actualidad en el ámbito tecnológico y desarrollarlo a través de los conocimientos de sus expertos y la experiencia de empresas locales y regionales.
Este año el tema elegido fue el de la Internet de las Cosas, un fenómeno que nos señala que la red de redes ya no solo es el canal a través del cual se comunican las personas; sino también los dispositivos, toda clase de dispositivos. Es más, se estima que en el futuro, el flujo de información entre máquinas será superior al flujo de comunicación entre seres humanos, y lo que estamos viendo en estos momentos no es sino el inicio de este nuevo mundo, un espacio en el que las máquinas conversan entre ellas sin que las personas intervengan.
El pasado 15 de octubre fue el día que se desarrolló el evento en el Country Club Lima Hotel, y como en otras oportunidades, CIO Perú fue invitado. A continuación les ofrecemos una cobertura de la mañana de aquel martes (*).
La Internet de las Cosas
Oscar Schmitz, director ejecutivo de CXO Community Latam, fue el que presentó el foro este año y el primer expositor de la mañana. Sin embargo, el evento se inició propiamente con las palabras de bienvenida de Luis Piccolo, vicepresidente de Ventas de Level 3 para Argentina, Chile y Perú.
Piccolo ofreció algunas primeras aproximaciones al tema de la Internet de las Cosas. A modo de explicación, ofreció su perspectiva de cómo llegamos a ella.
De acuerdo al ejecutivo, en los últimos años, por el lado de la infraestructura, ha habido una revolución en el acceso a Internet que tiene que ver básicamente con el acceso móvil, y con la industria de los dispositivos inteligentes que hoy usamos. Y por el lado del uso de Internet, ésta se ha convertido en una vía de comunicación de personas, un ámbito de socialización, pero también un ámbito de una gran cantidad de transacciones comerciales.
En toda esta evolución siempre, al final de la conexión, se podía encontrar a una persona; pero esto ha cambiado, ahora la Internet de las Cosas es la red de los dispositivos, de los sensores, y de los equipos que interactúan entre sí, intercambiando información y tomando decisiones de acción.
Este es el gran cambio que supone la Internet de las Cosas. Estos dispositivos pueden estar en nuestras casas, en nuestros autos y seguramente en los ambientes de trabajo, e incluso dispositivos que vamos a portar con nosotros, sostuvo el ejecutivo a modo de explicación inicial del fenómeno.
Luego de la introducción de Piccolo, Schmitz se dio un tiempo más prolongado para explicar algunas otras características de lo que podemos entender por la Internet de las Cosas.
Así, Schmitz explicó que ya se encuentran algunas definiciones de lo que podemos entender por la Internet de las Cosas. Una de ellas señala que la IoT (por sus siglas en inglés) es un mundo conectado hasta el último extremo, donde objetos y seres físicos interaccionan en entornos virtuales de datos en el mismo espacio y tiempo; mientras que otra de las definiciones mostradas por Schmitz señala que la IoT son sensores y actuadores embebidos en objetos vinculados a redes cableadas e inalámbricas.
Sea cual fuere la definición que escojamos, lo cierto es que uno de los elementos que señaló Piccolo es ya toda una realidad. La infraestructura ha crecido enormemente a tal punto que ya antes del 2010 se tenían más objetos conectados a Internet que personas en el mundo. Para el 2010 la tasa de dispositivos conectados por persona llegaba a 1,84; y se estima, de acuerdo a las cifras presentadas por Schmitz, que para el 2020 se llegue a 6,58, es decir, 50 mil millones de dispositivos conectados para una población estimada de 7,6 mil millones de personas.
Schmitz luego ofreció algunos elementos que se consideran claves para la IoT. El primero de ellos es que la cantidad de dispositivos móviles es superior a la de los fijos; otro elemento es el de la existencia de sensores y actuadores para todo. Además, también son elementos clave los nuevos modelos de arquitecturas (M2M), la inteligencia y el procesamiento embebido, los nuevos protocolos y estándares, y la miniaturización y tecnologías como el NFC y el RFID.
Un protocolo para la IoT
La segunda exposición de la mañana estuvo a cargo de Emiliano Spinella, product manager regional de Level 3, quien ofreció una novedad: el protocolo MQTT (message queue telemetry transport), para el buen funcionamiento para la Internet de las Cosas.
Spinella sostuvo que los cambios se pueden apreciar con los sistemas embebidos, aquellos que tienen un procesador que encapsula conocimiento de un conjunto de procesos. Y aquí radica uno de los primeros problemas, pues toda la información que genera este sistema queda confinada a él. Y si se desea retirar la información del sistema embebido, el inconveniente es que no existe un estándar que diga la forma en que se debe hacer esto.
Cuando una empresa se encuentra en esta situación, lo que hace es desarrollar soluciones propietarias. Lo que ocurre entonces es que se genera un acoplamiento muy fuerte entre el sistema embebido y la aplicación para la cual se programó. Si en el futuro se requiere modificar la aplicación o añadir aplicaciones que tomen la información del sistema embebido, se genera otro problema. En primer lugar, porque no existe un protocolo que nos indique de qué manera se puede obtener la información; y segundo, porque quizás sea necesario acoplar ese sistema embebido a otros sistemas que consuman la información que genera, para tomar decisiones o realicen otros procesos.
Sin un protocolo que permita comunicar un dispositivo con múltiples dispositivos o aplicaciones todo se complica. Para ello sirve el MQTT.
En este protocolo se plantea que hay un publicador, un agente y un suscriptor. El publicador es el que envía publicaciones al agente -como la temperatura, por ejemplo—, y el agente, previamente, tiene suscriptores establecidos; es decir, otras aplicaciones que van a suscribirse a un tema de interés. Entonces, cada vez que se produzca un evento, el agente va a hacer un broadcast a todos los suscriptores. Esta forma de operar tiene muchos usos interesantes, como por ejemplo ubicar ganado en el campo mediante RFID.
El potencial es increíble, y hay que aplicar la imaginación en los distintos segmentos del mercado, sostuvo el ejecutivo.
Sin embargo, Spinella indicó que estos protocolos M2M son solo uno de los elementos que conforma la tecnología de la Internet de las Cosas; los espacios de direccionamiento, la computación en la nube, las aplicaciones inteligentes y los sistemas embebidos, son otros elementos importantes de este conjunto.
El impacto de la IoT
Luis Ladera, data & Internet country head de Level 3, fue el tercer expositor de la jornada. El ejecutivo sostuvo para iniciar su exposición que la IoT no es solo una tecnología, en realidad, es un conjunto de tecnologías y que tiene el potencial de transformar la forma en que vivimos y hacemos negocios.
El ciclo de maduración de estas tecnologías puede que tome entre dos a 10 años, pero a pesar de ello ya podemos ver en la actualidad muchos ejemplos de la IoT en nuestra vida diaria. Muchas veces los cambios por adopción de nuevas tecnologías ocurren primero en la sociedad y luego en el ámbito laboral.
Ladera pasó luego a mostrar algunos ejemplos de usos presentes de la IoT. Por ejemplo, dentro del campo de los wearables (que llevamos en la ropa) ya existen ejemplos de dispositivos que miden la actividad física que realizamos diariamente. En particular, el ejemplo que proporcionó Ladera se refería a un dispositivo usado por una compañía de seguros para determinar si su cliente era una persona con actividad física. Si lo era, si superaba un límite inferior de actividad establecido por la compañía, podría acceder a descuentos en la prima de sus seguros.
En los hogares ya se están apreciando dispositivos que pueden medir la presión, la temperatura, y tomar acciones, como prender la calefacción o el aire acondicionado. Igualmente, hay dispositivos que pueden medir el uso de la energía eléctrica y determinar si se puede reducir su uso y cómo hacerlo -dejando de usar algún aparato no necesario, por ejemplo.
Con tantas cosas conectadas a la red, no es de sorprender que la adopción del IPv6 sea también ya parte del día a día de las empresas proveedoras de servicios. Además, el ejecutivo también sostuvo que debido a esta tendencia, el tráfico móvil va a crecer en diez veces en los próximos cinco años, lo que a su vez promueve la adopción de nuevos protocolos, incluso alguno específico para comunicaciones máquina a máquina, que son de bajo tráfico.
Más ejemplos
Luego de que Ladera proporcionara algunos ejemplos de uso de la IoT, fue el turno de César Zevallos, presidente de la Comisión de Innovación, Ciencia y Tecnología de la Cámara de Comercio de Lima.
Zevallos inició su presentación ofreciendo algo de historia. De acuerdo al expositor, el concepto de IoT fue acuñado por Kevin Ashton en 1999, la misma persona que creó el estándar mundial RFID y otros sensores en el mítico MIT.
Desde su creación ya han pasado varios años, y en la actualidad el concepto de IoT se puede asociar, de acuerdo a Zevallos, a usos en el campo de la información y el análisis como el seguimiento de comportamientos, elevada conciencia de una situación o analítica para la toma de decisiones basada en sensores. Mientras en el campo del control y la automatización, la IoT se puede asociar a la optimización de procesos, optimización en consumo de recursos y en complejos sistemas autónomos.
En particular, Zevallos mostró usos de la IoT en dispositivos dedicados a la medición de la actividad y la alimentación -como el Fuel-, y a otros campos como la neurociencia y la automatización de los hogares.
En general, se puede apreciar una tendencia que da valor a los sensores, que se preocupa por la regulación de la privacidad y el control de nuestras vidas, por la regulación de los errores en la toma de decisiones que se realizarán de manera automática, y en la manera de visualizar los datos para la toma de decisiones.
El panel
Luego de la presentación de Zevallos, Oscar Schmitz volvió a dar un repaso por las actividades que en la actualidad pueden ligarse a la Internet de las Cosas, y luego de su segunda exposición dirigió un panel de ejecutivos que conversó sobre sus experiencias con la Internet de las Cosas.
Un destacado panel de ejecutivos participó del quinto foro de Level 3.
El primero en dar su perspectiva fue César Chang, gerente central de Operaciones y Sistemas de AFP Integra. El ejecutivo indicó que para ellos es fundamental retirar el servicio de las agencias físicas y transformarlo en un servicio virtual. Eso implica la generación de agencias móviles; es decir, utilizar cualquier dispositivo, en cualquier parte del país para que los clientes se puedan atender. En el fondo lo que queremos hacer es que la transacción sea para el cliente lo más simple posible y que el grado de información que pueda tener sobre el producto financiero -que es complejo- sea el mayor posible, indicó el ejecutivo.
Hugo Chayán, gerente de Sistemas de Enersur, fue el segundo ejecutivo en tomar la palabra. Su experiencia pasó por la implementación de la smart grid y smart metering que usa la tecnología existente para hacer más sostenible el uso de la energía. Para ello se usan medidores inteligentes desde los cuales se puede controlar dispositivos caseros y generar ahorros significativos; llegando incluso a programar el consumo mensual de energía para la casa.
Claudio Querol, líder de la práctica de consultoría Smart+ Connected Communities de Cisco, indicó por su parte que en su compañía las soluciones basadas en tecnologías pueden usarse en ciudades o comunidades más pequeñas para generar desarrollo social y económico. Específicamente, estas soluciones fueron utilizadas por Cisco en una ciudad en las afueras de Madrid, a unos 45 kilómetros, donde se implementó el concepto de ciudad inteligente en dos grandes etapas. La primera fue en el 2004 donde se colocaron las bases de la tecnología a usar, especialmente una red de fibra óptica para la ciudad y una red Wi-Fi sobre las cuales se montó una solución de video vigilancia para la ciudad y automatización de edificios conectados. Para el 2010 se pasó a un siguiente paso en donde se tiene como objetivo llegar dentro de unos años (2030) con cero emisiones de carbono.
Rubén Robles, gerente de tecnologías de la información de América Televisión, mostró su caso de utilización de RFID. De acuerdo al ejecutivo, los equipos de televisión y sus componentes cuentas con identificadores RFID con los cuales pueden llevar un control estricto de su uso. Cada vez que un reportero sale de la empresa, las etiquetas RFID que se encuentran en sus equipos permiten a los encargados de los controles saber qué equipos salieron y con quién salieron. Además, esta misma tecnología permite conocer el nivel de uso de los equipos por lo que gracias a ellos se sabe perfectamente el momento en el que los aparatos van a necesitar el mantenimiento que requieren por cierta cantidad de uso.
Fernando Grados, fundador y gerente general de Dominio Consultores, también ofreció su experiencia con el RFID. Grados sostuvo que fue uno de los primeros en experimentar con la tecnología en el 2004, pero entonces la tecnología tenía dos problemas: era muy nueva y muy cara. A pesar de ello, algo ha quedado. El RFID se encuentra mucho más cerca de lo que muchos piensan: en el auto. Esta etiqueta RFID que se encuentra en el auto es la que se proporcionó a los conductores al momento de cambiar a las nuevas placas. Con ella se podrían realizar muchos servicios pero por ahora ha quedado como un elemento sin mayores usos. Con ella se podría, por ejemplo, cobrar un peaje sin necesidad de que el automóvil se detenga o el conductor tenga que hacer nada.
Finalmente, Federico Amprimo, dirección estratégica para América Latina de IDC, sostuvo que los casos que conoce son los ya mencionados como el metering y otros usos en la minería, como por ejemplo sensores en los camiones para determinar por dónde transitan o el kilometraje recorrido para determinar el momento para realizar su mantenimiento.
Jose Antonio Trujillo, CIO Perú
(*) En los próximos días estaremos colgando los videos de cada una de las conferencias.