Llegamos a ustedes gracias a:



Noticias

SaaS, más que recorte de costos...

[26/05/2009] El Software como-Service (SaaS) ha pasado de ser una curiosidad a convertirse en una tecnología que aprovecha las ventajas inherentes de las economías de escala.

La realidad es que las empresas han empezado a impulsar el poder real de SaaS para transformar la forma en que trabajan, compiten y sobreviven. Con miles de compañías utilizando la misma solución cada día, las compañías SaaS pueden desarrollar nuevas aplicaciones y soluciones de inteligencia que serían imposible de ofrecer en un software o en un entorno de servicio gestionado.
De acuerdo con un informe elaborado por Forrester Research, TechRadar for Sourcing & Vendor Management Professionals: Software as a service, un 21% de las empresas están con pilotos o utilizando ya el software como servicio, y otro 26% está interesado en este servicio o por lo menos lo está considerando.
Muchas empresas que, en un principio, dieron la espalda al despliegue SaaS por miedo de perder su capacidad de personalizar herramientas se han dado cuenta de que han hecho un mal negocio. A menudo, las personalizaciones que crearon no ofrecen los beneficios de negocio deseados y muchas veces éstas entorpecen el desarrollo de la organización al hacerlas más vulnerables a los problemas de fiabilidad e incrementar sus costos.
Al modificar el software para dar respuesta a un entorno muy específico, se arrinconan y reducen las oportunidades de beneficiarse de las lecciones aprendidas por sus colegas. En estos tiempos turbulentos, el modelo simplemente no es práctico.
Al contrario, en un entorno SaaS, el proveedor está fuertemente comprometido con el éxito de sus clientes: Trabaja con los usuarios todos los días y obtiene feedback en tiempo real sobre funcionalidad del software lo que permite ajustar su servicio y soporte.
Hoy en día, los proveedores SaaS y los usuarios se han empezado a dar cuenta de una ventaja estratégica de la relación simbiótica que se establece entre ellos, más allá de la reducción de costos. Mientras en el modelo del software tradicional, si un cliente innova, nadie más puede realmente beneficiarse; en el modelo SaaS, todas las nuevas prestaciones están inmediatamente accesibles al resto de clientes. Y es más, el entorno colaborativo SaaS cultiva continuas mejoras en facilidad de uso, reducción de costos, tiempo más rápido de evaluación y menos riesgos.
En última instancia, SaaS asegura que los proveedores están muy unidos al éxito de sus usuarios. Por primera vez, los clientes tienen un asiento en la mesa en la que se decide el roadmap del software. No solo pueden capitalizar la riqueza de nuevas funcionalidades, sino también tener acceso a activos de información sin precedentes que demostrarán ser beneficiosos para la planificación estratégica, aparte de seguir ganando ventajas financieras adicionales con cada nueva mejora de producto. Y es que, al final, los que pensaron que SaaS era únicamente una buena alternativa para recortar costos no han visto nada aún?
Natalia Mosquera